Diabolical Masquerade - The Phantom Lodge

Enviado por MetalPriest el Lun, 23/12/2019 - 18:04
4051

1. Astray Within the Coffinwood Mill
2. The Puzzling Constellation of a Deathrune
3. Ravenclaw
4. The Walk of the Hunchbacked
5. Cloaked by the Moonshine Mist
6. Across the Open Vault and Away...
7. Hater
8. The Blazing Demondome of Murmurs and Secrecy
9. Upon the Salty Wall of the Broody Gargoyle

Regresemos ahora que hace frío y estamos más o menos ociosos, a los reinos más gélidos de Blackheim… regresemos por tanto a Diabolical Masquerade.

No sé si toda la concurrencia que me está leyendo (que no creo que sea mucha, ¿para qué engañarnos?) conoce a Diabolical Masquerade, pero para aquellos despistados que no tienen ni puta idea sobre lo que están leyendo, les aclaro que están a punto de descubrir el proyecto paralelo (de black metal) del arquitecto principal de Katatonia y Bloodbath. Ahí es nada… Y además, resulta que en esta ocasión, nos vamos a deleitar hablando (y escuchando) el segundo álbum de este proyecto: The Phantom Lodge, que, ya os adelanto que es un disco de black metal muy riffero, crudo y a su vez melodioso. Ideal para sumergirse si no estás demasiado puesto en los reinos tenebrosos de Quorthon y Tom G. Warrior.

The Phantom Lodge parece querer continuar con lo que un año antes se había parido en Ravendusk In My Heart y también, a su vez, con lo que se cascaban agrupaciones de Noruega como Immortal, Emperor y quizá en menor medida Dimmu Borgir… cuando todavía molaban, claro. No olvidemos que estamos en 1997 momentáneamente ¿eh? Por aquel entonces Immortal estaban petándolo con sus discos cacharreros que dejaban entrever cierta épica a lo Bathory, por otro lado, Emperor y Dimmu conjuntaban cojonudamente los teclados con su metal negro y en Suecia… la melodía se mantenía como figura preponderante. No solo en el metal extremo, sino en el metal entero (su música en general a decir verdad). En esta situación, nuestro colega Blackheim prácticamente acababa de parir su debut con Diabolical Masquerade y el seminal Brave Murder Day. Era un momento tremendo en la escena oscurilla escandinava… y Blackheim tenía la juventud, talento e influencias de su lado; y no solo eso: tenía a Dan Swanö de su lado. El puto amo y el genio del momento juntos (calificativos perfectamente intercambiables, BTW). Obviamente esto iba a salir bien. Y es que The Phantom Lodge demuestra ser un álbum superior al ya cojonudo, mágico y conceptual Ravendusk In My Heart.

Si ya el debut de 1996 demostraba una bestial furia, un manejo letrístico cojonudo y una atmósfera logradísima, con The Phantom Lodge todo esto se incrementa de forma evidente, y es más: se mestiza a las mil maravillas con la técnica que estaba adquiriendo por aquellos años el bueno de Blackheim y a su vez con los truquitos de estudio de Swanö. Pongámoslo de este modo: Emperor tienen su Anthems To The Welkin At Dusk, Dissection el Storm Of Light’s Bane, Immortal (tendrían) el At The Heart Of Winter, y Diabolical Masquerade… tendrían este cabrón. Posiblemente, el que más se semeje al Phantom Lodge de los mentados sea el At The Heart Of Winter, aunque con un evidente enfoque “a la sueca”.

Tomemos como ejemplos de la tremenda genialidad de Diabolical Masquerade la opening Astray Within The Coffinwood Mill, que no deja de ser un viaje en sí mismo cargado de pasajes fríos, rifferos y melodiosos, la bellísima Ravenclaw también (epic black metal que nada tiene que envidiar a dioses como Summoning) o la burlesca Upon The Salty Wall Of The Broody Gargoyle, que está cantada por Swanö. Pero ojo, tomad estas tres como meros ejemplos porque estas no son lo único que vale la pena de este álbum. No podemos dejar de acordarnos de otras canciones como The Puzzling Constellation Of A Deathrune (mágica), The Walk Of The Hunchbacked; rápida e intrincada, todo lo contrario de lo que su título sugiere, o Hater (muy heavy-riffera ella).

The Phantom Lodge es de esa clase de discos que nadie mete en su top 10 de clásicos del black metal pero que merecería estar en el de cualquiera que sepa de qué cojones estamos hablando ¿Qué pasa? Que Diabolical Masquerade es una agrupación de estudio y además llevan cosa de casi veinte años sin pronunciarse. Es normal que no estén muy en mente del personal… lo que no quita que sus tres primeros discos no dejan de ser cada uno mejor que el anterior; una trilogía de lo más prometedora y recomendable dentro del black metal. Hay melodía, buenos riffs, voces tremendas, baterías enfermas y una producción que no desmerece NADA.

Si te va el black metal y no conocías a Diabolical Masquerade… ya estás tardando mucho. Y si los conoces… pues oye: que no son malas fechas para repasarlos. En casa de Tomás el vecino meten “Noche de Paz” y “Los Peces en el Río” y tú, pues metes The Blazing Demondome Of Murmurs And Secrecy. Sin problema.

Cinco cuernos bajos (pero cinco al fin y a la postre) para The Phantom Lodge y sus odas gélidas. Un 9,0.

Blackheim: voz, guitarras, bajo, teclados, efectos y producción.

Músicos de Estudio:

Sean C. Bates: batería y percusión.
Tina Sahlstedt: flauta (tracks 5 y 6).
Marie Gaard Engberg: flauta (tracks 5 y 6).
Ingmar Döhn: bajo líder en track 5.
Roger Öberg: voz extra en track 1.
Dan Swanö: voz en track 7, programación adicional, producción y mezcla.

Sello
Adipocere Records