Devastation - Idolatry

Enviado por Hawkmoon el Lun, 15/08/2011 - 21:56
2166

1. Deliver the Suffering
2. Freewill
3. Forsaken Hatred
4. Souls of Sacrifice
5. Idolatry
6. Legacy of Faith
7. Subconscious
8. Never Believe

Desde la calurosa Texas, nido de serpientes y de mucho de lo "mejorcito" y más peligrosete del Metal americano, llega Devastation, combo Thrash-Death que ya había demostrado lo que valían con "Violent Termination" y "Signs of Life", trabajos con tremenda pegada, velocidad, poder y estilo. Una máquina riffera, poco dada a hacer amigos, cuya única razón de existir parecía ser la del puro y duro exterminio.

Es hora de conocer su mejor trabajo, su onda más certera y apocalíptica. Un batido tremebundo que te podrá sonar a Dark Angel, Forbidden, Infernäl Mäjesty, Sadus, Sepultura (era 1987-1991) o Messiah. O sea, de lo mejorcito del panorama por aquel entonces. Llega el momento de hacerle frente a "Idolatry", muchacho. Prepárate para tener una nueva dentadura. Ah, y un cambio de piel (pues quedarás achicharrado) y, a poder ser, un nuevo cuerpo (el tuyo ya no dará más de sí, y durante años). Idolatremos a los tios que nos van a enviar al otro barrio.

"Deliver the Suffering" inicia la movida. Y lo hace con cierta tensión, poniéndonos los pelos de punta. Una intro, parecida a la típica melodia de los primeros films de "Pesadilla en Elm Street", sirve de antesala a un huracán acojonante, mega-cabreado, que dispara unas guitarras hirvientes, como a puntito de hacerse trizas, y todo enmarcado en un reino veloz, descacharrante. A por todas, vaya. Devastation ejecutan un material dantescamente cruel, nada comercial, que tiene por finalidad llegar a tus entrañas, convertirlas en papilla, e ir a por otro iluso. La técnica guitarrera, parida entre Dave Burk y Henry Elizondo, simplemente atruena. Menudo par de seis cuerdas, joder. La voz de Rodney Dunsmore no es todo lo certera y "brutota" que merecía la ocasión, no obstante, hay que decir en favor del "señor cuerdas vocales" que acaba cumpliendo. Material de primera categoría. Fuerza y cojones por un tubo.

"Freewill" (que recuerda, y mucho, a los Sepultura del "Beneath the Remains"), "Forsaken Hatred" (tesitura "Arise") y "Souls of Sacrifice" (celebración riffera por todo lo alto, además de servir un plato ideal para el amante de la onda "parte-vértebras), nos dejan, básicamente, aplastados contra la pared. Devastation se sirven de un don, de una naturaleza extrema y portentosa que les hace sonar compactos, sin fisuras, peligrosos como un tiburón blanco muertecito de hambre. También queda muy claro que tienen un ojo puesto en lo que se cocinaba en "VillaCavalera", lo que no quita que se intuye el propio poso de la banda, su propia contribución al infierno sónico que resulta de la fusión del calor del Thrash Metal y el salvajismo devorador del mundillo Death. Las baterías están grabadas cojonudamente, sonando densas y haciendo de Devastation algo áun más jodido y peligroso de lo que, de por sí, ya son. Es cierto que Max Cavalera se alimentó, y bastante, de las enseñanzas de Kreator, Slayer, Celtic Frost, Death o Metallica. Pero no es menos cierto que, con el tiempo, y no tanto, su estatus pasó de alumno aventajado a maestro en toda regla. Ya existía gente, en 1991, probando las mismas ondas que Max. Y Devastation, sin dudarlo, uno de los mejores combos en intentar "Sepulturizar" su premisa. Devastation no inventan nada. Pero no lo hacen nada mal. Atolondrantes y jodidamente salvajes. Ideales como entes Death-Thrash. Metal carnívoro. No dejan ni los huesos de la víctima. Se lo comen todo.

"Idolatry", el tema-título, se arranca acústicamente, a medio camino entre la belleza y el misterio (algo que siempre nos han dado las intros acústicas en el reino del Metal), y en nada, cómo no podía ser de otra manera, todo se pone, de nuevo, al rojo vivo. Batería, bajo, guitarras y garganta, preparándose para el jodido Armageddon, colega. Deje "Obituaresco", desgarrador, guitarrazos estratosféricos y mucha mala baba. Impacto total. Si el tema fuese un puñetazo, tendríamos la cara en el culo. Uno no puede evitar mover el cabezón con semejante artillería. Eso sí, se paga caro. El dolor dura lo suyo. Es lo que tiene entrar en el reino de Devastation. ¿No esperarías Power dulzón con un nombre así, no?

"Legacy of Faith" (material por el que habrían matado los mismísmos Dark Angel), "Subconscious" ("Morbidangelizando" el asunto, poniendo el vehículo a quinientos por hora) y "Never Believe" (muy similar a "Subconscious", con esa misma naturaleza cruel y bárbara) se convierten en la trilogía mortal que cierra una ofrenda tan desmadrada como "Idolatry". Una trilogía perfecta para acabar, del todo, con el oyente. Si has aguantado en pie toda la obra, tén por seguro que uno de éstos tres temas finales te tumbarán. Puedes rezar, puedes cerrar los ojos, puedes pensar en mamá...pero nada te salvará de la quema. Devastation devastan. Así de claro. Si no, a lo mejor, se llamarían Creation.

4 cuernos (bajos) para "Idolatry". Pieza de primera, oscura, densa, riffera y poderosa como un bárbaro cabreado. Pero demasiado "Sepulturizada" para mi gusto. Pero no te preocupes. La cosa atrapa desde el segundo uno. Disco adictivo. Alternativa cojonuda al "Arise" de Sepultura o al "Choir of Horrors" de Messiah.

Para amantes de la caña de calidad. No de la más original, pero sí de la que da gusto. Gustazo. Larga vida al Death-Thrash. Y a la madre que lo parió.

Rodney Dunsmore - Voz
Henry Elizondo - Guitarra
Dave Burk - Guitarra
Edward Vasquez - Bajo
David Lozano - Batería

Sello
Combat Records