Desultory - Into Eternity

Enviado por Betrayer el Dom, 06/07/2014 - 23:46
1980

1. Into Eternity
2.Depression
3.Tears
4.The Chill Within
5.Visions
6.Twisted Emotions
7.Forever Gone
8.Passed Away
9.Asleep

Hablar de Death Metal a principios de los noventa en tierras suecas, es como hablar de la NBA. Sabes que hasta en el equipo más malo hay un par de jugadores que te van a hacer volar, y como tires hacia los mandamases la cosa pasa a éxtasis puro. Yo no sé qué tipo de circunstancias se dieron en aquellas tierra durante la última década del siglo, pero allí todo lo que salía eran setas buenas. Ni una sola de mala, a lo mejor alguna un tanto insulsa o demasiado similar (casi copia) de su hermana buena, pero al final todas estaban riquísimas.

No voy a haceros la habitual lista de formaciones que lo petaron durante aquellos años, y me voy a ir directamente a por la banda que hoy nos acontece. Desultory, segunda línea del más alto nivel, unos Artillery del Death, buenísimos pero no cabían en medio de tanto titán. Además para conseguir ser leyenda hay que ser constante y cascarse unas cuantas masterpieces, y el giro que dieron con su tercer disco “Swallow the Snake” no fue demasiado bien acogido por los fans, aunque hasta cierto punto fue un movimiento relativamente previsible, y más si tomamos como referencia que los maestros Entombed ya hicieron un viraje similar unos años atrás.

Pero nos centramos en este enorme “Into Eternity”, disco a priori de Death Metal tradicional pero… siempre hay un pero, pero llenito de guitarreo “heavymetaloso”. Para mí esa fue siempre la principal baza de los de Estocolmo. Llegando al punto que en ocasiones pienso que si a Iron Maiden les hubiese dado por hacer Death, no hubiesen sonado demasiado distintos a Desultory. Mucho punteo, mucho solo, muchas guitarras dobladas, muchas melodías, en definitiva mucha clase y buen gusto escondido tras el manto de voces guturales, rápidas baterías y la distorsión habitual en todas las bandas de la época. Tan grande sería su vena Heavy, que después del mencionado “Swallow the Snake”, la banda inició un proyecto paralelo llamado Zebulon, donde ahora sí, tocaban puro Heavy Metal.

“Into Eternity” es de ese tipo de trabajos que te entran casi sin querer. Es casi imposible que ningún metalhead al que le mole el Death y el Heavy no caiga rendido ante esta obra magna. No hay debate, no hay discusión, es como decir que el “Ride the Lighting” es un mal disco de Thrash, chaval, simplemente no te enteras, cambia de canal. Hay cosas en las que uno solo puede estar de acuerdo o de acuerdo, y si no le das la nota máxima es otra cosa, podemos discutirlo, pero todo lo que sea bajar a este pedazo de trabajo de un notable es no tener ni puta idea.

La principal virtud para esa fácil digestión que os mencionaba es precisamente ese equilibrio entre la violencia y rabia “deathosa”, y las melodías y guitarreo “heavylongo”. Cada uno de los cortes machaca, golpea, atiza duro, pero a la vez acaricia y se deja querer. Un Death Metal cabroncete que atrapa desde los primeros compases de “Into Eternity”, y aunque vas cabeceando con su blast beast de entrada, conforme avanza el corte te das cuenta de que en su particular metodología para machacar cráneos también hay espacio para la melodía, casi seis minutos de duración que dan para muchos cambios de ritmo y estilos, atreviéndose incluso con un vibrante riff más propio del Black, llegando al punto álgido con ese tremendo solo del minuto 4:30.

Y comienza “Depression” y siguen igual de cabreados, golpeando fuerte, al igual que la siguiente “Tears”, y tú ya empiezas a dudar de la moto que te he vendido sobre su espíritu Heavy camuflado, pero todo se andará. Al igual te he confundido de inicio, Desultory son Death Metal golpeador y machacón como mandan los cánones, pero esconden sorpresas que no son de fácil encontrar. Busca por ejemplo detrás de la potentísima entrada made in Obituary de “Twisted Emotions” y alucina con ese punteo de guitarra, todo eso para ir calentando antes de “Forever Gone”, esta sí riffero-melódica de inicio sin disimulos, con unas notas de guitarra en el minuto 1:25 que firmarían los mismísimos Maiden. La teórica calma dura poco pues los redobles de inicio de la siguiente “Passed Away” acaban atropellando a culquiera, para cerrar con “Asleep”, para un servidor el mejor corte del disco junto con la de título homónimo.

Y esta es sin duda la virtud, la gran virtud de Desultory. Llámala equilibrio, término medio o como te venga en gana, pero una cosa tengo clara, los escasos cuarenta minutos que dura el disco pasan con una facilidad pasmosa. “Into Eternity” es un disco que cabrea y machaca, de los que te pone las pilas, y encima muchos de los riffs molones y punteos que contiene se te quedan grabados a sangre y fuego en la sesera. No son virtuosos, no son los más técnicos del territorio, pero tampoco les hace falta, en ocasiones vale mucho más un tema con feeling y pasión que un corte ultra técnico pero sin alma, y ya sabéis quien os está diciendo esto, el rey de las reseñas de Technical Metal del portal.

A mí me recuerdan bastante, salvando la diferencia de género, a Dissection. Pues sus compadres suecos también podían presumir de fabricar un Black Metal agresivo pero a la vez lleno de buenas melodías guitarreras. Curiosamente explotaron en el mismo año y su discografía también es bastante escueta (por otro tipo de razones), y ambas bandas han pasado a la historia como “bandas de culto”, que traducido es algo así como: “banda cojonuda que pese al nivelazo de sus discos no se comió los mocos y aun así sirvió para inspirar a generaciones venideras”.

Si los conocías sé que no vas a discutir conmigo sobre la puntuación, este disco no se puede bajar de un nueve ni queriendo. Y si no los conocías vas a tardar poco en darme las gracias. Desultory, tralla magna deather con tufillo heavy, ¿Qué más se puede pedir? Disco que siempre cunde, no hay más.

Klas Morberg: Voz, guitarra
Thomas Johnson: Batería
Håkan Morberg: Bajo
Stefan Pöge: Guitarra

Sello
Metal Blade Records