Derdian - DNA

Enviado por Marcapasos el Dom, 29/07/2018 - 20:55
296

1. Abduction (01:12)
2. DNA (05:27)
3. False Flag Operation (05:00)
4. Never Born (05:43)
5. Hail to the Masters (04:27)
6. Red and White (05:04)
7. Elohim (05:26)
8. Nothing Will Remain (05:31)
9. Fire from the Dust (06:21)
10. Destiny Never Awaits (05:41)
11. Frame of the End (05:00)
12. Part of This World (06:05)
13. Ya nada cambiara (05:31)

Los finales de los 90’ y principios del 2000 dejaron un buen número de bandas aglomeradas a lo que se conoce como segunda gran oleada europea de Power Metal. No todas llegaron al nivel de popularidad de Rhapsody, Edguy o Sonata Arctica, pero sí que calaron hondo en el público seguidor del género.
Lamentablemente, la situación actual de buena parte de esas formaciones no es la más favorable. Los ucranianos Conquest han anunciado recientemente el fin (definitivo o no) de su carrera, hace mucho que no hay noticias de Celesty y Holy Knights y, con suerte, cada mucho tiempo tenemos novedades de Power Quest, Dragonland y Fairyland. Pero, afortunadamente, hay excepciones, siendo un gran ejemplo los italianos Derdian.

Encomiable es la racha que lleva el grupo encabezado por el señor guitarrista y compositor Enrico Pistolese. Desde su primera fantástica etapa hasta la presente de carácter más social y moderno para con sus temáticas, Derdian no ha cesado de brindarnos trabajos de grandísima calidad. Incluso tras la salida de su vocalista, Ivan Giannini, la banda a bien produjo, en 2016, Revolution Era, con el que regrabaron diversos temas clásicos de la saga New Era contando con un tremendo conjunto de vocalistas invitados para la ocasión, entre los que se contaron Fabio Lione, Elisa C. Martín, Ralf Scheepers o Henning Basse, entre tantos otros.

Así las cosas, y tras cuatro años de su último álbum de estudio, Derdian regresan por todo lo alto con su nuevo trabajo, DNA, con Ivan Giannini de vuelta al redil en su papel de vocalista (en 2017 se nos daba la noticia de que, finalmente, estaría de vuelta con Derdian, lo cual supuso toda una alegría).

Quien siga a conciencia la carrera y el estilo de estos italianos bien sabe que, lo hagan como lo hagan, siempre acaban dando certeramente en la diana, y DNA no será la excepción, ni mucho menos. Tras la introductoria Abduction (desde ya, una de las aperturas más bonitas que ha tenido un disco de Derdian), la homónima DNA salta a la palestra abriendo las puertas de la obra de la forma más explosiva, con ese brillante Power Metal Neo-clásico en el que los teclados son los protagonistas (como siempre, fabulosa y fundamental la labor de Marco Garau, sin duda uno de los pilares básicos que conforman el sonido de la banda). La batería de Salvatore Giordano sabe cómo arrancar la mecha del doble bombo más intrépido, y Pistolese, bien apoyado por las segundas cuerdas de Dario Radaelli y el bajo de Banfi, saca a relucir solos y composiciones excepcionales marca de la casa.
Mas, temas como Never Born (grácil composición coronada por un emocionante estribillo) y Nothing Will Remain (tema romántico en el que priman la usanza de los teclados y un hermoso pasaje instrumental lleno de matices), así como los singles Red and White y Hail to the Masters (un corte rápido y barroco a la clásica usanza frente a un medio tiempo más épico y hasta folk donde Pistolese retoma su rudo papel en los coros, respectivamente) no hacen sino confirmar el fantástico estado de forma en que se encuentra la banda.

Asunto aparte, a veces no hace falta tener un presupuesto desmesurado o el apoyo de una orquesta, por ejemplo, para crear algo grande, sino aprovechar al máximo lo que se tiene a mano. Asimismo, es toda una proeza ver cómo este DNA crece pista tras pista pasando por temas tan dispares como False Flag Operation (de temática conspiracionista, la canción que da entrada a la faceta más progresiva de Derdian), Elohim (pieza que destaca sobremanera por aventurarse por un instrumental sorprendente de Blues) y Destiny Never Awaits (un track abiertamente sinfónico que abre con una sonata de piano preciosa). No olvidamos, claro, temas más sombríos, como Fire from the Dust (de tonos melódicos más oscuros) y Frame of the End (revestido de las guitarras más agresivas del disco), los cuales, aun variando la fórmula, no hacen perder un ápice de la seña de identidad de Derdian.

Para cerrar, el álbum cuenta con una de sus mayores bazas: Part of this World, composición que une en sintonía el Power Metal con la música clásica y que, gracias a la sentida performance de Giannini, se alza como la escena más emotiva del CD, de lo mejor que nos han ofrecido. Por otra parte, no podemos obviar el obsequio que conforma el decimotercer track hacia el público hispano, Ya nada cambiará. Se trata de una versión de Nothing Will Remain cantada íntegramente en español. Desconozco las razones de esta decisión, pero es todo un detalle por parte de Derdian y todo un gusto escuchar la canción en lengua cervantina.

Derdian lo han vuelto a hacer. DNA se une a la lista de sucesión de grandes obras de Power Metal Melódico que el grupo no ha dejado de parir desde sus inicios en el mundillo. Más allá de algún punto novedoso por aquí y por allá, este disco no supone nada nuevo en su discografía, pero ello poco importa cuando se mantienen estas cotas de calidad. Pocas pegas se le puede echar a un álbum tan completo, si tal pedir, en todo caso, esa balada que ha faltado o una épica canción de largo metraje, pero poco o nada más.
Hay que recalcar, eso sí, que estamos hablando de un LP que supera la hora de duración. DNA, pues, puede resultar demasiado excesivo y saturado para quienes no simpaticen demasiado con el Power Metal; sin embargo, mirando el envés de la moneda, sabrá a gloria bendita a los más allegados del género, garantizado. Bestial que, encima, sea una producción independiente.

Que ni se duden esos cuatro cuernos altos (9/10) para los milaneses (banda que siempre ha merecido mucho más reconocimiento, por lo que espero que este sea su gran momento) y su excelente sexta placa, una de las citas obligatorias para todo fanático del Power Metal de este 2018.

Enrico "Henry" Pistolese / Guitarra, voz
Salvatore Giordano / Batería
Marco "Gary" Garau / Teclado
Dario Radaelli / Guitarra
Marco Banfi Bajo
Ivan Giannini / Voz

Sello
Independiente