Denner/Shermann - Masters Of Evil

Enviado por BurnRain el Mar, 07/11/2017 - 18:52
3898

1. Angel’s Blood
2. Son of Satan
3. The Wolf Feeds at Night
4. Pentagram and the Cross
5. Masters of Evil
6. Servants of Dagon
7. Escape from Hell
8. The Baroness

Si Iommi dio forma a las sombras desde las seis cuerdas, los que supieron nutrirse de sus enseñanzas llegaron llamativamente armados en parejas, más incisivos, alzando un entramado metálico. Me refiero a los dúos de guitarristas como Downing y Tipton, Murray y Smith o quienes nos ocupan hoy, Denner y Shermann.

Tras años de silencio como pareja volvieron a despertar a la herizada Bestia con el EP Satan’s Tomb en 2015, la dupla Denner/Shermann regresan con el prometido LP Masters Of Evil mucho más trabajado y dando lecciones de riffs creadores de atmósferas. De riffs plenos de Heavy Metal. Manteniendo las expectativas creadas en el EP.

Satan’s Tomb era más seminal, más impetuoso e inconsciente. Este Masters Of Evil ha madurado, las guitarras perfilan con mayor poso las sombras. El ímpetu ha dado paso a un equilibrio de potencia como no se ve hoy día. Las guitarras tejen y tejen riffs que se van sucediendo con una energía digna de veneración, acelerando o decelerando con un poderío milimétricamente calculado.

Los dos primeros cortes, "Angel’s Blood" y "Son of Satan", son dos cimas guitarrísticas en pleno s. XXI. Peck a la voces se deja llevar por sendos monstruos de las seis cuerdas, especialmente grandes en simbiosis. El voceras esta en un gran momento y sube a notas muy altas. La base rítmica va tachonando los temas en un pulcro acero. Si hay que encontrar algún pero es en cierta falta de personalidad de Peck que en muchas partes parece un imitador, a pesar de eso los temas son sobresalientes.

Lo de imitador en sumamente obvio en “The Wolf Feeds At Night” por momentos el mismísimo Ozzy Osbourne entra en escena. La base rítmica sigue golpeando con fuerza y precisión, más cercanos al thrash metal que al clásico. Denner y Shermann siguen tejiendo como las arañas dejándonos atrapados.

El trabajo exhaustivo a las seis cuerdas continúa con “Pentagram and The Cross”, demostrando que no hace falta llenar 10 minutos de guitarras para hacer un trabajo elaborado y vistoso, y sobre todo expresivo de la temática sombría de la canción.

“Masters Of Evil” sigue con Peck a en las alturas y tratanto de permanecer en lo alto de la bestia. El entramado a las seis cuerdas es muy activo y cambiante como un mar de acero. La intensidad no decae.

En “Servants Of Dagon” el bajo de Grabowski sale desnudo al ruedo, las guitarras cargadas de inquietante locura y, al mismo tiempo, los coros espectrales nos ayudan a recrear el terrorífico dios Dagón surgido de un relato de H.P. Lovecraft.

Otro tema para enloquecer, metiendo la directa desde el riff y grito inicial es “Escape From Hell”, una orgía de guitarras que se van sobreponiendo y quiebros que eluden el infierno.

Hundiéndonos en las tinieblas, los riffs se vuelven más densos con otros que alzan el vuelo. Heredera de los más grandiosos Mercyful Fate, “The Baroness” pone el broche al disco. El juego vocal es el más intenso y acertado, sin necesidad de ir siempre a los agudos, en ocasiones empezar por tonos más bajos y contrastar ayuda a recrear más el infierno.

Este disco debería llamarse Masters of Evil Guitars, un lucimiento del trabajo en pareja a las seis cuerdas, un matrimonio presidido por Satán y con sacrificados oficiantes. Los parches son del mismísimo lucifer y le sigue al bajo leviatán. Denner y Shermann están sobresalientes, sin peros y sin excusas.. A Peck le sobran algunos agudos y copiar algunas “poses” vocales, pero en general cumple en una difícil posición. Un LP notable, lástima no tener una personalidad más original al micrófono.

Marc Grabowski: Bajo
Snowy Shaw: Batería
Michael Denner: Guitarras
Hank Shermann: Guitarras
Sean Peck: Voz

Sello
Metal Blade Records