Delain - We Are The Others

Enviado por Vesper Lynd el Mié, 07/10/2020 - 18:57
4610

1.«Mother Machine» - 4:34
2.«Electricity» - 4:14
3.«We Are the Others» -
3:17
4.«Milk and Honey» - 4:26
5.«Hit Me with Your Best Shot» - 3:59
6.«I Want You» - 4:52
7.«Where Is the Blood» (Feat. Burton C. Bell) - 3:16
8.«Generation Me» - 3:43
9.«Babylon» - 4:06
10.«Are You Done with Me» - 3:05
11.«Get the Devil Out of Me» - 3:21
12.«Not Enough» - 4:43

Delain habían arrancado bien, con su debut “Lucidity” (2006) y el más que notable “April Rain” (2009), se venían consolidando como una de las mejores bandas de metal sinfónico del nuevo milenio. Toda la discografía de esta banda es bastante recomendable excepto el disco del que voy a hablar.

He leído por ahí que la vocalista confesó que en este período la discográfica los presionó para obtener mayores ventas. A decir verdad, los productores se involucraron en la composición de TODAS las canciones, lo que fue muy perjudicial para este álbum, dándole un sonido excesivamente pop y comercial. Hay temas que se salvan, claro, cuatro o cinco, pero el resto no dan la talla y no parecen ser siquiera de una banda de metal.

No había ninguna necesidad de meter mano en las composiciones ya que Westerholt y compañía estaban haciendo un muy buen trabajo, pero bueno, business are business y Napalm quería facturar lanzando un álbum radiofriendly que vendiera muchas copias, ampliara el público y aumentara sus arcas.

Por eso este “We Are the Others”, que tendría que haber sido un tributo precioso terminó siendo un álbum poco original, con canciones mediocres, predecibles y excesivamente comerciales. Se salvan algunas claro, y de esas voy a hablar, de las que vale la pena escuchar.

Por un lado, tenemos el primer tema “Mother Machine”, guitarrero y entretenido, con un buen estribillo, marca de la casa y una Charlotte dándolo todo en las voces, secundada por los teclados de su amigo el señor Westerholt. Empezamos bien. Seguimos con “Electricity”, que arranca con una bonita sección orquestal, luego aparecen las guitarras y la pelirroja cantando una melodía atractiva y pegadiza. Otro de los pocos aciertos de este disco.

“We Are the Others” es la canción con la que Delain suele cerrar sus conciertos, todo un clásico a estas alturas, con una letra preciosa dedicada a la memoria de Sophie Lancaster, una chica británica que fue asesinada por una patota de jóvenes por estar vestida de negro, al estilo gótico.

Me gustó mucho el mensaje contra la discriminación que sufren los góticos y metaleros en el mundo por su atuendo y por la música que escuchan. Estoy segura que a más de uno que este leyendo esto alguna vez lo miraron mal por tener una remera de banda y usar una campera de cuero, porque también me ha pasado. A nivel musical, es un tema sencillo basado en los teclados y las guitarras que incluye un coro de niños, es una canción muy entrañable y emotiva, de mis favoritas de este grupo.

“Milk and Honey” es una de las mejores canciones de este álbum, con unos teclados un poco electrónicos y un ritmo pegadizo, sin perder la esencia metalera sinfónica, con un solo de guitarra más que aceptable; pero lo mejor de este tema es la letra, en la que una Charlotte rabiosa despotrica contra su ex novio, que le fue infiel y la reemplazó por otra.

“The moon was silver light,
The air was sweet like honey.
We said our last goodbyes,
Now what are we becoming?
Outside the blackbirds sing,
But you keep down the blinds,
'Cause each time you kiss her lips
They'll sing my lullaby.”

Esta chica sí que sabe escribir y canalizar las experiencias de la vida para componer música, no hay nada mejor que un corazón roto para inspirarse y componer canciones magnificas, sino, pregúntenle a Tuomas Holopainen (“Ghost Love Score”, “Beauty of the Beast”, “Forever Yours”, “Feel for You”, son auténticas joyas provocadas por el despecho y el mal de amores).

Por otro lado, está el single “Hit Me With Your Best Shot”, que es entretenido y tiene un buen estribillo, suena comercial, pero no está tan mal.

La última canción destacable del disco es “Where Is the Blood”, que cuenta con la colaboración de Burton C. Bell, vocalista de la banda Fear Factory. Charlotte hace unos coros geniales (esos “aaah” tan característicos de este tema) y aparecen esos teclados de ambiente futurista, este tema tiene un aire un poco grunge porque ella canta suave y lento y luego aparece el señor Bell con su frase “If I hurt you so much!” que le da un poco de dinamismo y energía al asunto. Súper recomendable y los pueden ver a los dos en vivo en el DVD Live In Paradiso, que está en YouTube.

¿Y qué pasa con el resto del disco? Pues que ya no hay nada que valga la pena escuchar. Tenemos a la poca inspirada “I Want You”, esa espantosa “Babylon” con ése estribillo que me chirría en los oídos, las excesivamente poperas “Are You Done With Me”, “Get the Devil Out of Me” y “Not Enough”, que podrían haber sido tranquilamente canciones de Britney Spears, con un poco más de guitarra, teclados y orquestación.

Charlotte canta muy bien aquí, eso sí, pero estos temas no encajan en un disco de metal sinfónico, no soy de la ortodoxia metalera, pero esto está totalmente fuera de lugar. Estas canciones me recuerdan al “Shallow Life” de Lacuna Coil, otro disco con un par de temas buenos y el resto totalmente comerciales, poperos y descartables.

Una verdadera lástima. Un disco que tendría que haber sido un tributo bonito y se quedó a mitad de camino. Por suerte, después de este traspié, me sorprenderían y sacarían el mejor disco de su carrera, “The Human Contradiction” (2014), sin la influencia nefasta de productores ambiciosos metiéndose en la composición de las canciones para lucrar.

No puedo ponerle tres porque ese es el puntaje de sus últimos dos discos y éste es inferior. Mi puntuación, con todo el dolor de mi alma porque esta banda me encanta, es de 2 cuernos.

Charlotte Wessels - Voz
Martijn Westerholt - Teclado
Guus Eikens - Guitarra rítmica
Timo Somers - Guitarra líder
Otto Schimmelpenninck van der Oije - Bajo
Sander Zoer -Batería

Músicos invitados

Burton C. Bell - Voz en "Where Is the Blood"
Anders Wikström - Voz

Sello
Napalm Records