Delain - The Human Contradiction

Enviado por Vesper Lynd el Mar, 13/10/2020 - 19:07
4610

1.«Here Come the Vultures» - 6:05
2.«Your Body Is a Battleground» (Ft. Marco Hietala) - 3:50
3.«Stardust» - 3:57
4.«My Masquerade» - 3:43
5.«Tell Me, Mechanist» (Ft. George Oosthoek) - 4:52
6.«Sing to Me» (Ft. Marco Hietala) - 5:09
7.«Army of Dolls» - 4:57
8.«Lullaby» - 4:56
9.«The Tragedy of the Commons» (Ft. Alissa White-Gluz) - 4:31
10.«Scarlet» - 4:36 (Bonus track)

“The Human Contradiction” (2014) es el cuarto álbum de la banda holandesa de metal sinfónico, Delain. Tras un “We Are The Others”, que, a pesar de sus buenas intenciones, no me gustó mucho por el exceso de temas con influencia pop y su sonido demasiado comercial, no me esperaba un sucesor de semejante calibre.

“The Human Contradiction” es, hasta el día de hoy, año 2020, el mejor álbum de éste grupo liderado por el teclista Martijin Westerholt (hermano menor de Robert, guitarrista de Within Temptation). Guitarrero, pesado, con canciones de excelente calidad y unos invitados de lujo, con una Charlotte Wessels mostrando toda su capacidad creativa en las letras y en las voces, este álbum me demostró que esta banda tiene mucho potencial para desarrollar y que un traspié, lo tiene cualquiera. Hay una sola canción que no me termina de convencer, “My Masquerade”, sino le hubiera puesto cinco cuernos.

Sin más preámbulos, el disco comienza con “Here Comes the Vultures”, una canción de ambiente gótico y misterioso: pesada, compleja (para lo que es el estilo de la banda, claro), con unas guitarras que predominan sobre los teclados y una Charlotte espléndida que se luce a la perfección. Ésta es una de las mejores canciones del álbum.

“Your Body Is a Battleground” es otro tema en el que destacan más las guitarras que la orquesta, cuenta con la participación del bajista de Nightwish, Marco Hietala, que realiza un dueto genial con la vocalista pelirroja, sumándole muchos puntos al tema con su poderosa voz de tenor. A pesar de ser una canción bastante metalera y guitarrera, tiene un estribillo pegadizo y con gancho, como todas las composiciones del señor Westerholt, quien tiene un talento especial para estos menesteres.

Quiero aclarar que el vikingo Marco es un gran amigo de éstos chicos y siempre que pueden, lo invitan a colaborar en los discos y hasta cantaron temas con él en vivo en algunos festivales. Es un gesto muy bonito de parte del finlandés, que viene de una banda consagrada como lo es Nightwish, que muestre su apoyo a las agrupaciones nuevas. Inclusive los finlandeses se los trajeron como teloneros a Sudamérica en el 2018 y en mi país, al menos, estos tulipanes tienen gran convocatoria.

“Stardust” fue single, es una canción accesible y entretenida, con un excelente trabajo en los teclados y las guitarras, además tiene algunos coros muy sutiles. Según la vocalista, es una de las favoritas de los fans. A continuación, sigue “My Masquerade”, un tema de medio tiempo en el que Charlotte se luce muy bien, el problema son esos coros masculinos que no me gusta cómo quedan con el conjunto. Tal vez sea el único tema flojo de todo el disco.

Pasamos a “Tell Me, Mechanist”, que comienza con un teclado suave y luego aparecen unas guitarras que adquieren mayor relevancia. Aparece el segundo músico invitado, George Oosthoeck, con algunos guturales que le otorgan variedad. Es una buena canción en la que destacan la voz angelical de la holandesa y esos guturales geniales del invitado, y eso que yo no soy fan del death metal, pero este tipo se pasa, es muy talentoso. Otro acierto que compensa el fallo en la canción anterior.

En “Sing To Me”, otro de los puntos fuertes de este álbum, vuelve a aparecer Marco Hietala, pero en una participación más acotada. Es una canción que tiene un estribillo hipnótico, en el que la pelirroja está fantástica en su interpretación, expresiva y conmovedora. Cuenta con unos teclados y una orquestación que le otorgan un ambiente bien sinfónico, acompañados de la guitarra, el bajo y la batería. Un auténtico temazo.

“Army of Dolls” es un tema con cierta influencia de la música pop en la melodía del estribillo, destacan los teclados y las guitarras. La letra de la canción, escrita por Charlotte, trata sobre el horrible mandato social que nos imponen a las mujeres de tener que estar delgadas para ser consideradas lindas, a eso se refiere con el ejército de muñecas: a los estereotipos de belleza impuestos por los medios, las revistas, la moda, entre otros.

Llegando al final del álbum, continúa “Lullaby”, una de mis favoritas, con una melodía maravillosa en el teclado y una guitarra que toma mayor protagonismo, con una Charlotte que le canta a un amor perdido. Sencilla pero brillante, con un estribillo efectivo y entretenido.

El último tema es el excelente “The Tragedy of the Commons”, de un aire gótico y melancólico, en el que destacan los coros y aparece la última invitada: la talentosa Alissa White-Gluz de Arch Enemy, quien hizo muy buenas migas con la señorita Wessels, gran admiradora suya (salieron juntas de gira con Kamelot y allí se hicieron amigas). Alissa se despacha unos buenos guturales aquí, aportando su granito de arena, además de cantar con su voz limpia al final (tiene una voz muy bonita esta chica), lo que le sumó muchos puntos a la canción.

Me encantó esta colaboración, la canadiense volvería a realizar un dueto con Charlotte en el tema “Hands of Gold” en el próximo disco de Delain, “Moonbathers”. Otro temazo más, de lo mejor de su repertorio. También se las puede ver cantando juntas en el DVD “Live In Paradiso” que grabaron por su décimo aniversario en Holanda, es muy recomendable.

El álbum termina aquí, pero podríamos incluir el bonus track, “Scarlet”, una balada preciosa acompañada del piano, en la que la pelirroja realiza una labor maravillosa en las voces. No entiendo como no lo incluyeron porque el tema está buenísimo.

En fin, “The Human Contradiction” es un álbum excelente, súper recomendable para los fans del metal sinfónico, no será un disco complejo pero las canciones son de muy buena calidad y muestran a un grupo que maduró y que se encontraba en pleno apogeo y esplendor. Los discos que sacaron después son buenos trabajos, pero yo creo que no llegan a superar a éste, que hasta ahora me parece el mejor de toda su carrera. Le doy cuatro cuernos, 9/10. Le hubiera dado cinco de no ser por “My Masquerade”, que no me terminó de convencer.

Charlotte Wessels - Voz
Timo Somers - Guitarras
Otto Schimmelpenninck van der Oije - Bajo
Martijn Westerholt - Teclados, arreglos, producción
Sander Zoer - Batería

Músicos invitados

Marco Hietala - Voz limpia masculina (2, 6)
George Oosthoek - Voz gutural (5)
Alissa White-Gluz - Voz gutural & voz femenina limpia en lo coros (9)
Georg Neuhauser - Coros (9)
Guus Eikens - Guitarras adicionales
Oliver Philipps - Guitarras adicionales, arreglos, ingeniero (de voz)
Mike Coolen, Ruben Israel - Percusiones adicionales
Mikko P. Mustonen - Orquestación

Sello
Napalm Records