Dee Snider - For The Love Of Metal

Enviado por Dieguitoacdc el Vie, 18/01/2019 - 10:05
2488

1. Lies Are A Business
2. Tomorrow's No Concern
3. I am The Hurricane
4. American Made
5. Roll Over You
6. I'm Ready
7. Running Mazes
8. Mask
9. Become The Storm
10. The Hardest Way
11. Dead Hearts (Love Thy Enemy)
12. For The Love of Metal

Tras la disolución de Twisted Sister y el lanzamiento de un disco para olvidar como fue el extraño “We Are The Ones” (2016), en el que los sonidos rápidos y crudos parecían haber sucumbido ante un Rock comercial necesario para triunfar en los Estados Unidos, pero poco agradable para el aficionado europeo, que suele ser más tradicional, muchos pensamos que al señor Dee Snider solo le quedaba vivir de los clásicos (incluyo aquí su cómico “Huevos con Aceite”) y de su imagen como frontman de una banda mundialmente querida. Afortunadamente, cual Ave Fénix, el rubio ha resurgido de sus cenizas con el lanzamiento de este “For The Love Of Metal” con el que el músico se deja de experimentar y vuelve a ofrecernos una buena dosis de música distorsionada y rabiosa.

Gran parte de la responsabilidad de esta “resurrección” la encontramos en el hecho de que Snider se haya unido con un par de buenos músicos como Mark Morton (Lamb Of God) a la guitarra, Joel Grind (Toxic Holocaust) guitarra y coros, Nick Bellmore (Toxic Holocaust) a la batería y Charlie Bellmore (Kingdom Of Sorrow) al bajo. Cabe destacar que este elenco de músicos también se ha encargado de componer las diferentes canciones (Dee Snider ha reconocido en varias ocasiones que ya no compone absolutamente nada).

Si te gustan los discos fuertes, con grandes estribillos y estructuras efectivas, estoy seguro de que “For The Love Of Metal” te dibujará una sonrisa en la cara.

Snider ha evolucionado o, más bien, ha vuelto a adentrarse en el mundillo del Metal duro, algo que es de agradecerle tras el frío “We Are The Ones” (¿he dicho ya que no me gustó?). Prueba de ello es la trepidante apertura de este trabajo. “Lies Are a Business” es un asombroso cañonazo marcado por una batería cercana a los cánones del Power Metal, sobre la que emerge la cuidada e incendiaria voz de este inmortal artista que sigue en plena forma. Mención especial para el gran solo de guitarra y el final machacón. Las hostilidades siguen marcando este LP (aviso que todo el trabajo se antoja similar en este sentido) tal y como puede comprobarse en “Tomorrow’s No Concern”, en la que volveremos a ser partícipes de una pista de guitarra soberbia que se empasta a la perfección con una nueva interpretación de máxima calidad del señor Snider. Como podéis apreciar, tal y como ya os he ido avanzando, no es un trabajo demasiado arriesgado y tira por una fórmula similar prácticamente de principio a fin, pero, al menos, muy atractiva.

Algo que queda claro con “I Am The Hurricane” (una pieza destructora) o las más comerciales “American Made” (inevitable vibrar con el grito inicial del cantante) y “Become The Storm” es que nuestro protagonista posee una habilidad innata para adaptar el sonido de sus composiciones a los tiempos que corren. Todas las piezas de este trabajo suenan modernas, cercanas al Metal más actual, algo que no todas las bandas clásicas del género muestran en sus obras más actuales (tampoco es que lo necesiten, supongo).

Siempre que llego al estribillo de la efectiva “Roll Over You” termino pensando en los Twisted Sister (unos coros “marca de la casa”), aunque la canción siga moviéndose en unos terrenos más modernos. No es tan salvaje como otras piezas del álbum, pero convence sobradamente. Mucho más enérgica es “I’m Ready”, aunque tenga un estribillo bastante flojo a mi parecer que termina condenándola a ser una de las composiciones menos alabables del conjunto (¡y eso que el trabajo guitarrero mola bastante!). Menos mal que pronto explota en nuestros oídos “Running Mazes” y la mala leche musical regresa. Conforme los segundos pasan, esta pista se va haciendo más y más efectiva. Los mismos sentimientos positivos experimenté desde la primera escucha con “Mask” (más de lo mismo, pero para bien).

Tristemente, no todo pueden ser cosas positivas (tampoco es que el álbum hasta el momento fuera magistral, aunque sí bueno). “The Hardest Way” necesita unas cuantas (BASTANTES) escuchas para convencer. Y es que la colaboración con Howard Jones (Light The Torch), con esa mezcla de voces, no termina de enganchar, pese a tener una base instrumental decente. La colaboración, en cambio, con la afamada Alyssa White-Gluz, vocalista de Arch Enemy, banda que no me gusta mucho, me ha dejado sorprendido para bien. Esta pieza, titulada “Dead Hearts (Love Thy Enemy)” llama la atención desde el inicio por tirar hacia lo melódico (un medio tiempo de la vieja escuela) en el inicio, que es cuando Alyssa tiene más protagonismo, hasta que entra Dee y la cosa vuelve a caldearse.

Para finalizar tenemos una cita con la mejor canción del disco (o mi preferida al menos), que es, precisamente, la que da nombre al disco. “For The Love Of Metal” es una auténtica declaración de intenciones con la que el rubio parece decirnos “señoras, señores…me merezco un jodido respeto porque soy una eminencia del género”. Su amor por el Metal queda más que claro en la instrumentación de esta pieza, en la voz tan explosiva de nuestro “prota” durante toda la canción y, por supuesto, por su curiosa letra en la que nombra los títulos de auténticos clásicos de nuestro querido Heavy como “Run To The Hills”, “Painkiller”, “South Of Heaven”, “Victim Of Changes”, “The Last In Line” o una pieza propia como “Under The Blade”. Tengo que rendirme ante los diversos cambios de ritmo que suben más aún el nivel de este corte de cierre.

A mí el disco me ha gustado. Dee Snider parece volver a saber lo que hace y me da la sensación de que sigue disfrutando del negocio musical como el primer día. El veterano artista ha jugado bien sus cartas y ha aprovechado el hecho de tener buenos músicos a su lado. No obstante, hay que decir que, ni mucho menos, es un disco rico por su variedad. Más bien, como ya se dijo, es una obra creada a partir de una fórmula bastante repetida, pero, por suerte, también muy efectiva. Cuatro cuernos para esta indiscutible leyenda que no deja de demostrar su “amor por el Metal”.

For The Love Of Metal

Lies Are A Business

Running Mazes

Dead Hearts (Love Thy Enemy)

Dee Snider: Voz
Howard Jones: Voz en “The Hardest Way”
Alissa White-Gluz: Voz en “Dead Hearts (Love Thy Enemy)”
Joel Grind: Guitarra y coros
Mark Morton: Guitarra
Nicky Bellmore: Batería
Charlie Bellmore: Bajo

Sello
Napalm Records