Dead Kennedys - Fresh fruit for rotting vegetables

Enviado por Onán el Mar, 08/04/2008 - 13:23
109

1 Kill the Poor
2 Forward to Death
3 When Ya Get Drafted
4 Let's Lynch the Landlord
5 Drug Me
6 Your Emotions
7 Chemical Warfare
8 California Über Alles
9 I Kill Children
10 Stealing People's Mail
11 Funland at the Beach
12 Ill in the Head
13 Holiday in Cambodia
14 Viva Las Vegas

El debut de Dead Kennedys marcó un antes y un después en la historia de las canciones, de la música con letra o de la letra con música, según jerarquize cada cual. Supuso la irrupción en el mundo de una banda con una personalidad propia tan gigantesca que se convirtió de la noche a la mañana en el centro de atención de mucha gente en muchos lugares del mundo, dando lugar a ilustres secuelas. En España tuvimos al menos dos grandes bandas en las que creo ver claras influencias de DK: La Polla records bebió algo de la actitud y la pose escénica de Biafra y los suyos, y a los madrileños TDK se les veía el plumero de manera bastante cantosa en lo que se refiere a la música. Afortunadamente me estoy refiriendo a dos grandísimas bandas sobradas de carisma, que brillaron con luz propia y convencieron a mucha gente con su propio material, sin por ello deber nada a influencias como la de DK... pero por eso mismo sirvan estos dos ejemplos para ilustrar el irresistible atractivo de la super banda de San Francisco.

Curiosamente, casi cualquier otra grabación de DK presenta un sonido más crudo, digamos más feo y sucio que el de este disco de debut. Por eso y por la calidad extrema de las canciones, con esa violentísima ironía y ese humor negro tan característicos, parece mentira que éste sea eso, el disco de debut. Bien podría tratarse de un disco fruto de la evolución del grupo, un disco de madurez. ¡Ya eran así desde el principio!

La primera canción arranca alto y claro proponiendo el exterminio de los pobres mediante bombas de neutrones, para así eliminar "lo superfluo" sin destruir la propiedad privada, que de esta eficaz manera podría pasar limpiamente a los ricos, para su uso y disfrute. Esta canción salió también en un single cuya portada representaba una enorme excavadora que se llevaba cientos de los consiguientes cadáveres. Irritante y monstruoso, ¿verdad? Todo por la ironía, lo que sea con tal de desenmascarar a los ricos, a los gobiernos, a las grandes empresas y demás "malos" de la película de la vida, a base de exagerar sus intenciones hasta lo inconcebible (o no). En las últimas décadas se han escrito folios y folios de crítica social, de queja o exigencia de cambios, pero no como éstas. Aquí está la fuente de la que tantos han bebido después.

No es posible seguir comentando las catorce barrabasadas que conforman el disco, siempre aceleradas y poderosas, sin escribir una especie de tesina de naturaleza filosófica, así que me quedo con un par de ellas que me tocan la fibra especialmente: la terrorífica Let’s lynch the landlord (el título lo dice todo) y la más terrorífica aún si cabe Holyday in Cambodia (en fin, tres cuartos de lo mismo). La primera es de esas canciones rematadamente bonitas de DK, cuya belleza es un arma arrojadiza usada para dar mayor teatralidad a una letra demoledora; la segunda es directamente demoledora sin más toda ella, como una bola de esas con las que se derrumba edificios, y estalla en un estribillo que me pone los cataplines por pajarita. Y es que la música de esta gente solía volverse más melódica y bailable cuanto más cafre se iba poniendo la letra. Angelitos.

Jello Biafra - Voz principal, diseño gráfico
East Bay Ray - Guitarras, producción
Klaus Flouride - Bajo, coros
Ted - Batería
6025 - segunda guitarra en "Ill in the Head"
Paul Roessler - Teclados

Sello
IRS, Alternative tentacles