Cynic - Uroboric Forms: The Complete Demo Recordings

Enviado por BlackStorm el Vie, 07/06/2019 - 22:38
1680

Demo '91:
1. Uroboric Forms 03:48
2. The Eagle Nature 03:28
3. Pleading for Preservation 05:03

Demo '90:
4. Lifeless Irony 04:07
5. Thinking Being 04:52
6. Cruel Gentility 04:32

Reflections of a Dying World:
7. Denaturalizing Leaders 03:47
8. Extremes 02:30
9. A Life Astray 02:44
10. Agitating Affliction 03:39

Demo 88':
11. Once Misguided 03:00
12. Weak Reasoning 03:38
13. Dwellers of the Threshold 03:59

Extras:
14. Uroboric Forms (Demo 1991, Brian DeNeffe Vocal Audition) 03:46
15. The Eagle Nature (Demo 1991, Brian DeNeffe Vocal Audition) 03:33

Disco Completo

Siéntete afortunado porque no todos los días tiene uno la dicha, el honor y la grandísima suerte de presenciar un artefacto entre la historia ya no solo del metal sino de la música en general. Como si de un museo dedicado se tratara, hoy toca embarcarse en la ardua e interesante tarea de explorar desde su concepción hasta la realización de unos auténticos alienígenas, engendros que no son de esta tierra pero que se suplantaron aquí para elevar estándares musicales a niveles que uno ni sospechaba y que solo con el tiempo pudieron envejecer como merecían.

Hablar de Cynic es hablar de una de las bandas más inspiradas que ha parido el panorama jamás. Es hablar de técnica, maestría, sentimiento, originalidad. Sus trabajos fueron en su día tan complejos y adelantados a su tiempo que tuvieron que pasar varias décadas para con esto del internet pudieran tener la atención que desde un principio debieron tener. Su disco debut -Focus- es un artilugio que debería tener cualquiera que diga disfrutar de la buena música en su estantería, aunque sea a modo de curiosidad como un objeto anecdótico; porque aun siendo lo más objetivos que se pueda ser, fueron una banda que revolucionó y rompió con cualquier esquema de lo que se había hecho y se haría en años posteriores.

Pocas cosas son tan mágicas como escucharse el clímax final de How Could I, o las bellas guitarras de Evolutionary Sleeper, dos de los mejores tracks compuestos por este magnífico grupo. Una ínfima cantidad de bandas aun hoy en día supieron mezclar tan perfectamente el virtuosismo con sentimientos tan puros, pariendo dos obras que por más tiempo que pase seguirán sonando frescas. Sin embargo, por extraño que parezca, Cynic no siempre fue esa banda espacial que escuchamos en Focus o Traced in Air, sino que antes de su debut tenían lanzados varios demos en su haber que pasaron muy desapercibidos y que muestran a una banda en crecimiento, buscando encontrar su verdadero potencial y sonido.

Escucharlos en un orden específico o -mejor dicho- cronológico nos abre las puertas para contemplar una de las evoluciones más drásticas que jamás haya existido dentro del mundo del metal, escalando a pasos gigantescos entre demo y demo. Y aunque antes contemplar esto solía ser una tediosa tarea, por la baja calidad de producción de este material y lo difícil que era de conseguir; ya hoy no lo es tanto, porque justamente todos esos demos son los que se reúnen en la presente compilación: Uroboric Forms: The Complete Demo Recordings.

Para la facilidad tanto mía como la del preciado lector, voy a destripar esto en un orden secuencial que nos permitirá -como he insistido desde el comienzo de esta reseña- explorar el avance que tuvo Masvidal y los suyos a lo largo del tiempo. Y eso nos abre las puertas al primer material jamás conocido facturado por Cynic:

-Demo ‘88

Con Jack Kelly en las vocales y Mark Van Erp en las hachas (quien eventualmente estaría en bandas como Soltice y Montrosity) la formación desde un principio estuvo a medio camino de llegar a su punto más álgido. Mucho se dice que Cynic es Masvidal y viceversa, pero eso sería restarle muchísimo mérito al señor Reinert que estuvo machacando las batacas desde hace más de 30 añacos.

Más allá de la formación, lo primero que piensa uno al escuchar este recóndito demo es “¿en serio esto es Cynic?”. Así de primeras, son solo una banda de thrash como ramalazos de crossover, sobre todo en el estilo vocal de Kell, que poco o nada podía ofrecer ya a finales de los 80s cuando todo estaba servido y vendido. Rescataría de los tres tracks, tal vez Dwellers of the Threshold, donde el aún muy tímido Reinert hace alguna que otra maniobra interesante, pero en rasgos generales, el primer respiro que dieron estos extraterrestres al llegar a la tierra no fuera para nada impresionante.

-Reflections of a Dying World

Jack Kelly renuncia a sus labores vocales, que se ven esta vez asumidas por el mismo Masvidal, dato curiosísimo porque quien escucha los Cynic modernos con sus toques new wave por el acentuado uso de vocoders, no se imagina que de esa voz casi angelical de Paul puedan también salir berridos medio rasposos a lo death/thrash.

Jason Gobel pasa a formar parte de la banda aportando hachazos junto a Paul y lo que probablemente terminó compactando el sonido algo más en esta demo (recordar que eventualmente sería el segundo hacha en Focus). En general se escucha más maduro, se nota tanto en los riffs como en los ritmos de Reinert que se va soltando cada vez más. Cuidadito con este demo, porque ya estaba a medio camino entre un thrash técnico con unas cotas de calidad solo vistas en bandas como Voivod o Watchtower. A este punto ya la bestia iba sintiéndose a gusto en su nuevo hospedaje.

-Demo 1990

Si entre el primer demo y el segundo suben varios escalones, engrasando su sonido y volviéndose una banda sólida que va camino a encontrar su sonido definitivo; cuando llegamos a la tercera placa la calidad empieza a subir como si se estuvieran lanzando entre catapultas hacia el infinito. Aquí hay varios factores que inciden que son inevitables mencionar. El primero de ellos es que Sean y Paul ya habían conocido a Chuck Schuldiner (que por cierto aparece en los agradecimientos de esta demo) y eso definitivamente debió dejar una marca imborrable en cada uno de ellos para siempre. Un antes y un después que definiría el rumbo tanto de Cynic como de Death al menos en los próximos años.

Y, por si fuera poco, hay dos factores más que se alinearon como si de dioses manipulando el destino para crear las circunstancias perfectas se tratara, porque pasa y resulta que antes de pasar por Atheist, la leyenda de las cuatro cuerdas Tony Choy había formado parte de Cynic y justo se unió a la banda en este demo. Yo no cambiaría el resultado final Focus por nada en el mundo, Sean Malone a pesar de todo es un bajista cojonudo y con una destreza envidiable; pero tengo que admitir que fantaseo todas las noches imaginándome todo lo que pudo lograr esa tripleta milagrosa de Masvidal-Reinert-Choy si seguían colaborando en un futuro. Lo digo porque Tony le da justamente ese toque que faltaba en las cuatro cuerdas para terminar de elevar un demo que de por sí ya se desbordaba en calidad técnica.

Encima a todo lo mencionado, la cerecita sobre el pastel: Scott Burns produjo esta demo. Nada más con semejante formación, influencias y nombres detrás de este material, los entendidos como mínimo sabrán que -por regla de tres- este trabajo no baja del muy bueno. Y se los termino de confirmar: sí, es un demo de sobresaliente. Todos, absolutamente todos los apartados dan un salto increíble, las voces de Paul terminan de madurar y tienen un cuanto menos interesante parecido a las de Kelly Shaefe en Piece of Time; mientras tanto Reinert ya empieza a dar riendas sueltas a sus habilidades dejando en evidencia de una maldita vez que su destreza no es simplemente de este mundo entre tanto los riffs enrevesados, técnicos, malsanos le acompañan. Corran y teman, ¡la bestia ha despertado! Algo hasta entonces solo visto en los ya mencionados Atheist, en este demo facturaron tres pedazos de tracks que hoy por hoy son de obligatoria escucha para quien sea que disfrute del metal técnico.

Se deja notar y mucho la buena relación que tenían Chuck y la banda y cómo las influencias se dieron de una manera bidireccional, porque estoy seguro que ambos bandos intercambiaron ideas para terminar creando auténticos titanes del death metal técnico como son Focus y Human. Poco más que decir de esta demo, esto sí suena a Cynic casi en su totalidad. A este punto era pura autenticidad porque ya estaba dejando a entrever las principales características del sonido posterior de la banda, solo que aún quedaban esos ramalazos thrasheros. Me hubiese encantado un disco de larga duración bajo este estilo. Y eso, que aún no se les terminaba de caer la máscara. Hasta este punto, solo Chuck con su magistral sexto sentido para encontrar diamantes en bruto había sido capaz de notar el tremendo potencial que tenían estos dos jóvenes que para el próximo demo ya se iban a consolidar como auténticas leyendas dentro del metal extremo.

-Demo '91

Si estas parado siéntate, no te vaya a dar un desmayo cuando escuches lo que para 1991 estos fuera de serie ya habían parido. Viniendo de un demo que de por sí ya era muy raro, con cambios de ritmo pocos comunes, matices jamás vistos en un thrash/death metal progresivo/técnico para chuparse los dedos; lo alcanzado en su siguiente material es ya para encenderle unas velas y adorarlos como los santos reyes del feudo. En el momento Uroboric Forms suena es como si en ese mismo instante hubiese estallado todo un campo de minas alrededor de todo mi cuerpo, erizándome los pelos desde la cabeza a los pies. Muchísimo más cavernosa que su equivalente de estudio, pero sin perder la técnica ni un por un segundo convirténdose en una versión abrasiva con pura esencia deather destroza cuellos.

Aquí evolucionan y se muestran casi en su forma final, con directamente un death metal de lo más técnico y mejor facturado que existía para la época. El sello que dejó Choy va a dejar loco a más de uno, azota esas cuerdas con una rabia y maestría que quedó escrita en piedra como referencia pura y dura para generaciones venideras de que es lo que significa ser un bajista virtuoso dentro de la escena. Este es el demo más alienígena que jamás parió la banda, también el más crudo y alocado. Cynic en un 90% de su esencia, donde ya solo les faltaba escalar unos cuantos peldaños y terminar de amasar sus influencias jazzeras, para dar lugar a la germinación del Opus Magnum que significó Focus.

¿Qué hubiese pasado si Paul hubiese seguido cantando con guturales y no hubiese decubierto el vocoder? ¿Y sí Tony Choy nunca hubiese dejado Cynic y no daba paso a que casi por casualidad Sean Malone terminara de completar el cuarteto para el disco debut del 93? Esta es en definitiva la respuesta.

No me puedo ir sin mencionar el tributo que significa ver el logo original de Cynic en esta portada a blanco y negro con un acabado borroso que refleja perfectamente lo volátiles que son los demos. Tampoco los dos últimos tracks con las audiciones de Brian DeNeffe que es otro elemento que se añade a este arreglo de “Qué hubiese pasado si...?” que representa esta compilación.

Detalles aparte, animo a cualquier fan del grupo y seguidor del death metal a escuchar todos estos demos, porque representan una de las evoluciones más sorprendentes jamás vistas y también un pedazo representativo dentro de la historia de un género que ha mutado ya una infinidad de veces.

Paul Masvidal: Voces, Guitarras
Mark van Erp: Bajo
Sean Reinert: Batería
Jack Kelly: Voces
Jason Gobel: Guitarras
Tony Choy: Bajo