Cryptic Slaughter - Convicted

Enviado por fulanometal el Vie, 21/12/2007 - 13:04
108

1. M.A.D.
2. Little World
3. Sudden Death
4. Lowlife
5. Rage To Kill
6. Rest In Pain
7. Nuclear Future
8. State Control
9. Hypocrite
10. War To The Knife
11. Nation Of Hate
12. Black And White
13. Reich Of Torture
14. Convicted

En la época que fui abducido por la nave del hardcore Cryptic Slaughter fue una de las bandas que más despertaron mi admiración. Lo formaban cuatro chavales de California que rondaban los dieciséis años y que tenían la osadía de tocar más rápido que ninguna otra banda de su época, incluyendo los thráshicos clásicos. Convicted (1986) fue su debut y un gran hallazgo para mí, ajeno a que a menudo sonara como una tartana a punto de desarmarse. Pertrechados con una batería tan demoledora como inestable, una voz que espumaba rabia a raudales, riffs ora trashicos ora cavernícolas, un bajo cristalino con gran protagonismo, y tocando a velocidades de infarto que aún hoy sorprenderán a más de uno, consiguieron que durante una buena temporada no me dedicara sino a escuchar Convicted y Money Talks, su segundo y también memorable esfuerzo. De acuerdo, no eran el colmo de la precisión, pero tampoco le vamos a pedir trazo firme a un batería de quince años. Además, yo ni reparaba en ello, alucinado como estaba por M.A.D., Nuclear future, Reich of torture y en general todos los temas que componen este disco, que serían firmes candidatos para el Pogo Final, aquél al que muy pocos sobrevivirían. Eran los más rápidos y punto. Cuando tienes quince años lo que más importa es la actitud, pues ya habrá tiempo para aprender a tocar. Cryptic Slaughter iban sobrados de ganas, y el llegar a sonar conjuntados habría requerido que echaran un poco el freno para mejorar la caligrafía, lo cual los habría hecho pasar desapercibidos para los que como yo, buscábamos el más rápido todavía, en una época en la que Pete Sandoval aún no había establecido el límite físico de lo humanamente tocable. De otra forma habría resultado difícil que su música atravesara continentes en un mundo tan distinto al actual, en el que incluso engendros como los Fecal Coproboys gozan de un escaparate global.

Seguro que esas constantes imprecisiones rítmicas resultarán inaceptables para algunos, hoy que hemos escuchado grupos que saben tocar mejor y más rápido. Pero Cryptic Slaughter aportó con su debut un enorme torrente de furia juvenil y descontrolada, algo que un trabajo concienzudo en busca de un sonido más compacto habría terminado diluyendo. Disfrútenlo, por favor.