Cronos - Rock 'n' Roll Disease

Enviado por Hawkmoon el Sáb, 29/09/2012 - 15:54
2604

1. Messages of War
2. Rock 'n' Roll Disease
3. Midnight Eye
4. Lost & Found
5. Love Is Infectious
6. Sexploitation
7. Superpower
8. Aphrodisiac
9. Sweet Savage Sex
10. Bared to the Bone
11. Dirty Trix Dept.

Hoy volamos hacia 1993, pues toca comerse "Rock 'n Roll Disease", el segundo trabajo solista del icónico maestro de las tinieblas garajero-satánicas: Cronos.

Por aquel entonces, el ex-vocalista, ex-bajista, y ex-imagen, de los héroes de culto Venom, pensaba que podría vivir del cuento y, claro, le dió por alargar la sombra de los propios Venom más allá de su propio reino. Como en el primer disco, vamos. Pero sin el mismo esmero.

Anquilosadete, pasando, y mucho, de lo que ocurre alrededor, centrado en su propia mierda. No hay tiempo para pensar en quienes son Pantera, o qué cojones hacen Pearl Jam o Soundgarden. Cronos, fiel a su modo de proceder, sigue pirrándose por el Thrash sucio e imperfecto, tarado total, y por el Speed cacharrero. No piensa cambiar. Que lo hagan otros. Se añade poso Heavy Metal, para resultar más hímnico, más poderosote, Rock grumoso y, ala, ya tenemos segunda aventura. Complicaciones las justas, chaval. Cronos no nació para ser el más original. Nació para ser el más loco, el más vacilón...una bala perdida. Pero que siempre te acaba dando. Almenos, joder, hasta el momento.

No comento la portada, me da pereza. Pero, como podrás ver, es una basuraza de campeonato. Si con el primer trabajo el tito Cronos se esmeró lo justo, joder, ahora pasa de todo. Una portada totalmente negra y con el nombre del álbum y el grupo habría sido lo mejor. Simplona idea, claro. Pero infinítamente mejor que la soplapollez que tengo ante el careto.

Bueno, a darle cerita a la música, a deleitarnos con la premisa 93 del papá de "Countess Bathory".

Primer escupitajo británico: "Messages of War", que, como todo lo que hace el tito Cronos en plan solista, canta a Venom por los cuatro costados, pero tiene un encanto especial. Intro acústica para perdernos en un mundo de Thrash seco, martilleante, con ínfulas de gente como Xentrix o Death Angel (el maestro también sabe copiar, aprender algo nuevo de sus alumnos), y, claro, guiados por una voz aguardentosa, que ya es marca registrada. Lemmy, Dio, Dickinson, Halford o Eric Adams, por citar voces archiconocidas, no necesitan de más de medio segundo para estampar su sello en un tema. Los conoces solamente poner un pie en el track, y hacen más grande un tema. Cronos, lo creas o no, logra lo mismo. Voz que le hace ganar enteros a una movida. Y eso que el mendas, creo yo, de clase de canto...nada. Eso se llama arte, joder. Carisma metálico.

"Rock and Roll Disease" y "Midnight Eye", los siguientes temas, apuestan por calmarse, por entregar algo domesticadote, demasiado light para la garganta del ex-Venom, aunque, menos mal, "Lost & Found", que vuelve al sendero de lo iroso, lo garajero y lo cruel, nos levanta el animo.

Más Rock casposete-gruñón: "Love is Infectious" (que sigue la vertiente "Lost & Found"), "Sexplotation" (con un Cronos muy alejado de su registro, cantando de verdad, pero perdiendo mogollón de fuerza, de potencia), "Superpower" (Venom en plan simplón), "Aphrodisiac" (Speed contundente) y "Sweet Savage Sex" (más leña Venom, pero rockerizada para la ocasión, sin piojos, sin mal olor a orín). Cinco temitas, que parecen durar como quince, que no hacen mucho por agrandar la leyenda del bueno de Cronos. Trabajo altamente dependiente de Venom, con su dosis comercialoide, con algunos momentotes logradotes, pero que no tiene el encanto de su debut o, descarado, el poso malévolo del pasado de su vocalista y gurú. A medio gas, sin establecerse del todo. No sabemos si asistimos a un trabajo Speed con tufo a Rock, o a un trabajo rockero que se ha puesto las pilas y pilla pendiente. Le falta personalidad al disco. Le falta definición.

"Bared to the Bone" ("Cronos and Roses") y "Dirty Trix Dept.", instrumental, finiquitan el disco.

Flojerío. La cosa ha perdido enteros, y brutalmente, desde el primer track. Un descenso total. Se suda, hay músculo, hay buenas intenciones, los guitarras Jimmy Clare y Mike Hickey (los mismos mendas que acompañaron a Cronos en "Calm Before the Storm") no se lo curran mal, Cronos incluso canta, se esmera...pero, la verdad, el disco es un coñazo, no parece tener alma. Está como creado a lo Frankenstein, pero no se han tomado ni la molestia de hacerse con cadáveres de la misma raza, y, claro, la criatura tiene un aspecto deplorable. Cabezón rockero, alma de thrasher, piernas de avestruz y cojones de araña. Bizarrada padre. Unos Venom de segunda. O tercera.

Bajón respecto al primer trabajo, y nada esencial. Un bochornete. Un tema molón, un par con gracia y el resto...a la basura.

2 cuernos (altos) para Cronos y sus Venom rockero-coñazo.

Conrad "Cronos" Lant: Voz y bajo
Jimmy Clare: Guitarra
Mike "Mykus" Hickey: Guitarra
Chris Patterson: Batería

Sello
Neat Records