Cradle Of Filth - Dusk… And Her Embrace

Enviado por Cuericaeno el Mar, 29/07/2008 - 20:11
340

1. Humana Inspired To Nightmare – 1:23
2. Heaven Torn Asunder – 7:04
3. Funeral In Carpathia - 8:24
4. A Gothic Romance (Red Roses For The Devil's Whore) - 8:35
5. Malice Through The Looking Glass - 5:30
6. Dusk And Her Embrace - 6:09
7. The Graveyard By Moonlight - 2:28
8. Beauty Slept In Sodom - 6:32
9. Haunted Shores - 7:04

Tras su germinal debut The Principle Of Evil Made Flesh y el posterior E.P. V Empire, Cradle Of Filth por fin consiguieron salir del foso del underground con su tercer trabajo, el elegante Dusk… And Her Embrace, todo un clásico de la banda donde se intensifican las orquestaciones y coros sopranos que ya empezarían a gestarse anteriormente, sumándole una más ambiciosa y delicada atención a las melodías y a los calmos pasajes de teclado, inundando de romanticismo una obra en la que se funden en morbosa hermandad oscuridad y sentimiento.

Importante decir también que aquí corrían tiempos en los que las letras de Dani Filth estaban en su mayor auge, sin menospreciar las demás etapas, en las que siempre ha estado magistral, pero en este 'Dusk...' el universo mitológico se expande ante nosotros como nunca, en una inmisericorde lluvia de nombres sagrados y malditos que sumada al veloz y rauco recital al que nos somete este erudito diablillo nos aturde y nos cuesta asimilar tales estrofas, extensas, barrocas en expresión y simbolismo, en una obligada y chirriante lección de inglés antiguo que nos eclipsa el alma y el conocimiento.

Ese ‘infierno paradisíaco’ de la portada del álbum, con esa dama cuyos pálidos brazos parecen despertar de una fúnebre pose, camuflada su esbelta figura en el boscoso edén nocturno, y en el fondo, un castillo azabache corona un frondoso monte… Dama, árbol y hogar se colocan estratégicamente como viejos símbolos de poder en una especie de proyección en negativo de aquel debut de unos legendarios Black Sabbath, como un guiño intencionado o no a los pioneros de la oscuridad, siendo ésta una respuesta distinta pero tan británica como aquellas huestes de la ‘Natividad en Negro’. Y parece que tales símbolos les dieron suerte a la hora de catapultarse hacia el oído de las masas metálicas.

Ya las imágenes prenuncian la música con absoluta fidelidad, el tétrico preludio que orquesta Humana Inspired To Nightmare, donde se oyen desplomarse las ciclópeas columnas del Cielo entre el crujir de las llamas, para luego irrumpir con saña el maléfico Heaven Torn Asunder… El grito inicial de Dani aún me pone los vellos de punta, nunca oí nada igual...

”Se alza, resplandece, libidinoso.
El Reino del Infierno cual voyeurs.
Asciende para cubrir la luz.
Nacientes eones concedidos...

El caos fue escupido
Desde el negro y eterno mar.
Aserradas montañas de sombras psicópatas”.

El épico y pasional Funeral In Carpathia, uno de los temas más grandes del álbum y uno de los grandes clásicos de la banda, con un desmesurado repertorio de melodías guitarreras traídas por los maledictos dedos de Gian y Stuart, y un meloso cántico de Sarah Jezebel Deva que embruja al oyente. Trepidante y complejo trabajo del ciclónico Nicholas Barker en las baquetas. Me encanta esa consigna final de ”Supreme Vampiric Evil”. Toda una joya...

”Sobre las cumbres, enmarcando tapices
De espeso bosque, el crepúsculo es llenado
De lucífugos besos coronados de funeraria niebla.
Acechando desde las sombras para asesinar”
.

La atmósfera mas gótica, más romántica, la trae el majestuoso A Gothic Romance, un sublime halo de violines que preludia el corte con una solemne melodía, para luego romper en una vampírica historia de amor que se mece como un perverso vals, invadiéndonos luego con frenéticos cambios de iracundas y veloces parrafadas a cargo del gran Dani, que vuelven a descansar en calmos pasajes. En ese idilio que nace en aquella mascarada, celebrada en un castillo junto al mar (como reza la letra), se muestra de forma subliminal la figura de la condesa Bathory, en una temática aislada en el álbum (salpicada en algunos temas) que en un futuro nada lejano daría fruto en el magnífico Cruelty And The Beast, donde ‘la condesa sangrienta’ sería ya la protagonista absoluta en toda la obra.

De este ‘romance gótico’ me quedo con todo, incluso con esa chirriante carcajada femenina que tanto adoro, emitida por la pluriempleada en voces Sarah, con una voz de bruja que reparte maldad y sensualidad a partes iguales, no sin dejarse llevar en este mismo tema con algún que otro orgasmo para dar ‘ambiente’ a ese pecaminoso cortejo. Imprescindible este negro aria...

” En un delgado precipicio sobre el abismo carnal,
Yo bailé como un ciego acólito.
Bebí del rojo vino, Sus labios muertos tocaron los míos,
Untándome en ellos el perfume de la noche”
.

Melancólica desfila Malice Through The Looking Glass, en la que predomina una melodía que pese a su sencillez… es grandiosa, ¡¿cómo es posible que con tan sólo 3 notas se pueda hacer algo tan maravilloso?!. El trabajo de crear tal melodía consiste en andar sobre esa corta escala de tres hacia delante y hacia atrás en una fácil combinación, jugando con la velocidad. A veces de lo más sencillo nace lo más sublime...

”Esperando al Sol ponerse, carmesiando mares,
Sólo una vez que éstos oscurezcan mi miseria cesará”
.

Y por fin llega el tema estrella del álbum, y el que le da nombre, el impío Dusk And Her Embrace, otro gran clásico de la banda que aún tiene cabida en los conciertos, pues su trallero desarrollo y sobre todo, su estribillo, nacieron para el directo, con ese gutural y desafiante ’Dusk and Her embrace!...’ que no tiene precio, todo un subidón de adrenalina y todo un tratado de intenciones, pues pese a ser una simple frase, de la manera en que es ubicada y transmitida en el corte (tras ese redoble de Barker), la hace inmensa… siguiéndola rabiosas estrofas que continúan con ese cenit del corte... y que quizás sea el cenit de todo el álbum...

”Nosotros podremos revolotear a través de las sombras
Como un sueño de lobos en la nieve.
Bajo la mortífera sombra nocturna.
Aún abrigados por el asesinado amanecer”
.

La demonial garganta de Dani Filth descansa y vela sus armas para dar paso a la instrumental The Graveyard By Moonlight, un orquestado adagio de gran esplendor y tristeza, que tras dejar su majestuosa estela final, da paso a otra gran pieza, presentada con un clavicordio... Beauty Slept In Sodom nos abraza parsimoniosa y sombría, aquí tenemos el tema más complejo y ambicioso de toda la obra, y quizá el que desborda más sentimiento y profundidad, plagado de grandes momentos. Uno de esos momentos es cuando recita por vez primera en este tema la sensual Sarah, terminando en un lascivo ”Lightbearing Samael, coalesce with me...”, para luego entrar un fiero bucle melódico de guitarras que te adentran en un pasaje de amenazadora malignidad. Soberbio y camaleónico tema, repleto de luces y sombras, todo un banquete sonoro de principio a fin...

”Relámpago,
A través de las puertas de la ciudad pagana.
Crió sombras que jugaban cual enroscada serpiente
A la luz de la vela.
Ritos de Thanateros.
La Muerte sedujo y el Caos despertó...”

Tras la despedida triunfal de esa belleza que durmió en Sodoma, Haunted Shores entra dulce, pero tras ese velo de inocencia sinfónica se esconde el tema más bestia y apocalíptico del álbum, que pronto estalla en un gutural tronar agitado en un distorsionado marco estructural de supersónicos golpes y asesinas guitarras. Black Metal en estado puro que pronto toma el sello Cradle con una de las más bellas melodías de todo el plástico, empujada por el salvaje galopar del ‘bueno’ de Nick Barker. El broche final lo pone un invitado muy especial, Cronos, voz de los míticos Venom, que es el encargado de recitar como él gusta la última estrofa, llena de descaradas referencias a esa misma banda y al género, en un notorio homenaje, nombrando ‘casualmente’ al ‘Veneno’ que fuerza las artes diabólicas, para terminar con un aún más explícito “The principle black metal masterplan”... ¡Ahí!, ¡con dos baphomets!...

Este Dusk… And Her Embrace lo considero como una de las grandes obras de estos ingleses, que pese a erigir su atmósfera de sensibilidad, no renunciaron a su salvaje condición de grupo de Black Metal, ‘complacidos con las sombras sobre los amargos cielos de Inglaterra’, como también reza ese discurso bélico de Cronos...

Dani Filth – Voz
Gian Pyres - Guitarra
Stuart Antsis - Guitarra
Robin Eaglestone - Bajo
Nicholas Barker - Batería
Damien Gregori - Teclados
Sarah Jezebel Deva - Coros

Sello
Music For Nations