Conquering Dystopia - Conquering Dystopia

Enviado por Betrayer el Mié, 30/07/2014 - 00:16
3397

1. Prelude to Obliteration
2. Tethys
3.Ashes of Lesser Men
4.Doomsday Clock
5. Inexhaustible Savagery
6.Totalitarian Sphere
7.Lachrymose
8.Autarch
9.Nuclear Justice
10.Kufra at Dusk
11.Resurrection in Black
12.Destroyer of Dreams

Han pasado ya cuatro años desde que Nevermore anunciaran su disolución, y desde entonces parece que el virtuoso guitarrista Jeff Loomis no consigue encontrar el camino correcto, ese proyecto definitivo que le haga brillar de nuevo como el gran compositor que es. Primero volcó todas sus energías en su segundo álbum en solitario “Plains of Oblivion”, y pese al esfuerzo y el buen número de reputados colaboradores, el disco no pasó de discreto. Aun peor se le pusieron las cosas con el EP publicado al año siguiente bajo el título de “Requiem for the Living”, casi veinte minutos de buen metal que de poco le sirvieron. Y ya en pleno 2014 decide volver a la carga con este ambicioso proyecto de nombre Conquering Dystopia.

Lo primero que llama la atención de esta formación es un lineup estelar, donde encontramos como figura más destacada, a parte del propio Loomis, a toda una institución del Death Metal como es el bajista y líder de Cannibal Corpse, Alex Webster. Le secunda en la base rítmica una de las nuevas figuras emergentes dentro del circuito de Death Metal Técnico americano, hablamos del batería Alex Rüdinger, miembro de Ordinance y fichado recientemente por una de las bandas más interesantes del estilo, The Faceless. Y por último tenemos al segundo hacha Keith Merrow, y “socio” de Jeff Loomis en la creación de este proyecto. Un guitarrista poco conocido todavía pese a contar ya con tres discos de estudio en su haber.

Pero el mundo de la música jamás ha funcionado ni funcionará de forma matemática, así que una formación repleta de grandes nombres no siempre es garantía de buen material, y por ende, de éxito. Recuerdo por ejemplo aquel proyecto de mediados de los noventa llamado Voodoocult, que agrupaba en sus filas nada más y nada menos que nombres de la talla de; Mille Petrozza, Chuck Schuldiner, Dave Lombardo o Valdemar Sorychta, bajo la batuta de un tal Philip Boa. Pues bien, este elenco de estrellas parieron un petardazo infumable llamado “Jesus Killing Machine” que no había por donde agarrarlo. Aunque por lo general, si los miembros se toman el proyecto en sí con las ganas y energía positiva adecuadas y no como un mero pasatiempo, el resultado suele ser satisfactorio. Y está claro que los cuatro musicazos que hoy nos acompañan, se han volcado de lleno en este disco.

“Conquering Dystopia” es un trabajo moderno y ambicioso, que cimentado sobre las bases del Death Metal de sonido más actual, construye un gigantesco y enmarañado edificio metálico repleto de estructuras progresivas, utilizando como principal materia prima grandes dosis de shredding, acompañado siempre un buen puñado de melodías, que por cierto, no son fáciles de apreciar y disfrutar, al menos en primera instancia.

Y es que este disco suena muy denso y aplastante, siendo la principal culpable una producción que potencia las distorsiones y los graves al máximo, llegando en ocasiones a saturar al oyente de tan pesado y farragoso que llega a hacerse el sonido. Solo hay que escuchar ese bajo tan metálico y abrumador de Webster en “Inexhaustible Savagery”, para darse cuenta que estos tíos intentan exprimir al máximo las posibilidades de sonido actuales. A mí la producción del disco en líneas generales me recuerda bastante a la de esta nueva hornada de bandas de Technical Deathcore que se está estilando en Norteamérica. Y sinceramente, tampoco es de extrañar, pues Loomis siempre se ha caracterizado por estar a la vanguardia en cuanto a posibilidades de sonido se refiere. Fue uno de los pioneros en la utilización de la guitarra de siete cuerdas en sus Nevermore, con el objetivo de conseguir la mayor contundencia posible para su música.

Pero la gran diferencia entre el maestro Loomis y el resto, es que él jamás se ha limitado a vivir del abuso de power chords mega potenciados, y siempre ha sabido cuidar al máximo el gusto por los buenos riffs y las pegadizas melodías. Quizás el único pero de este disco sea precisamente que para llegar a disfrutar de las citadas melodías, uno debe darle varias pasadas, pues la primera sensación que te queda al escuchar el plástico es que una jodida apisonadora sónica te ha pasado por encima. Pero si conseguimos apartar esa primera capa de blindaje sonoro y escarbamos un poquita más, es cuando vamos a disfrutar de verdad de este disco. Oye, esto es Death Metal Técnico Progresivo Instumental, ¿quién cojones dijo que fuera tarea fácil escucharlo?

De todos modos el combo Loomis/Merrow es más que consciente de que una propuesta como esta no es de fácil digestión, así que ellos mismos se encargaran de suministrarnos algún que otro digestivo sonoro a lo largo del disco, para que su escucha se haga más amena. Así tenemos dos temas que actúan a modo de valeriana dentro de tanta tralla como son “Doomsday Clock”, “Lachrymose”. Dos breves interludios breves donde la banda entierra el hacha de guerra y nos deja reposar un poco el pescuezo antes del siguiente mazazo sonoro.

Releyendo lo escrito hasta este punto, el menos experimentado puede incluso “asustarse” un poco, pero tranquilo que eso lo arreglo yo rápido. Si no estás demasiado familiarizado con este tipo de propuestas comienza escuchando “Tethys” y “Totalitarian Sphere”, los dos temas más accesibles del disco por así decirlo. En ambos las melodías hacen acto de presencia desde el inicio, y no hay que indagar tanto para degustarla. Además el sutil uso de teclados ayuda a que los temas se hagan más llevaderos, y me recuerdan hasta cierto punto a la utilización que ha hecho de ellos Arch Enemy en su último lanzamiento “War Eternal”.

Del resto me gustaría destacar sobretodo el primer tema del disco “Prelude to Obliteration”. Un tema con una entrada noqueante y un estribillo (por así llamarlo) muy pegadizo, donde la batalla de shred entre Loomis y Merrow alcanza unas dimensiones épicas. Un corte muy completo y equilibrado, y que vendría a ser el mejor ejemplo representativo posible de lo que nos vamos a encontrar dentro de “Conquering Dystopia”. El premio tema más “burro” del disco se la lleva sin duda “Inexhaustible Savagery”, un corte de una contundencia sobrenatural, que se puede desgranar en tres capas que, una vez sobrepuestas dan un resultado espectacular. Tenemos por un lado una sección rítmica brutal por parte de Webster, por su parte el dúo maravillas se enzarza en un duelo de escalas neoclásicas al alcance de pocos, y el joven Rüdinger se encarga de revestir esos momentos neoclásicos con un doble bombo en plan Power Metal la mar de adictivo, que cambia a fuerza bruta cuando el tema lo requiere de nuevo.

Y por último le concedo la mención especial a “Nuclear Justice”, como tema más progresivo del disco. El corte arranca de forma engañosa, cautivándonos con unas embelesadoras melodías de guitarra que nos hacen creer que estamos ante un impás relajado como los mencionados anteriormente, pero nada más lejos de la realidad. Es llegar al minuto 1:34 y unas estridentes y psicodélicas guitarras nos ponen los pelos como escarpias, una auténtica gozada la contraposición de tensiones (para quien no los conozca recomiendo la escucha del disco “The Joyless Parson” de la banda Orgone).

Puedo afirmar con rotundidad que este es sin duda el mejor material que ha parido Loomis desde su salida de Nevermore, aunque eso no quita que un servidor vea esto como un proyecto de aquellos que no llegan a nada y pronto caen en el olvido. Webster, a estas alturas de su carrera no va a apostar fuerte por esto teniendo una banda de reputación tan consolidada como Cannibal Corpse. Rüdinger a buen seguro va a centrar todos sus esfuerzos en hacer el mejor trabajo posible en el nuevo lanzamiento de The Faceless. Y Merrow ya tiene su propio proyecto personal…Teniendo en cuenta todo esto amigo Loomis, y después de felicitarte por tan enorme disco, solo me queda un consejo que darte; deja de marear la perdiz, llama a Warrel Dane, os tomáis unas cervezas, limáis asperezas y reactiváis de nuevo Nevermore, que es lo que todos estamos esperando.

Alex Webster: Bajo
Alex Rüdinger: Batería
Keith Merrow: Guitarra
Jeff Loomis: Guitarra

Sello
Independiente