Concierto Kataklysm, Hypocrisy, The Spirit - sala Razmatazz 2, Barna (01/11/2018)

Enviado por Betrayer el Sáb, 03/11/2018 - 10:52
3624

Jueves 1 de noviembre, día de todos los santos, y que mejor manera para rendir homenaje a nuestros difuntos que un buen show de Death Metal, la música de la muerte. Los artistas para la ocasión no eran moco de pavo, Hypocrisy y Kataklysm, historia viva del Metal que llevan dando guerra desde 1991, casi “ná”. Dos titanes del Death Metal con tintes Melódicos que comparten ciertas similitudes pero con estilos muy diferentes, tal y como se pudo comprobar en sendos directos.

Pero vayamos por orden, los alemanes The Spirit eran los encargados de preparar el terreno, aunque huelga decir que ya desde un buen principio la sala presentaba un aspecto espectacular, con un montón de gente que sabía que era una de esas noches en la que te lo vas a pasar bien. Además el hecho de ser día festivo también ayudó lo suyo a la temprana afluencia de público. Con tan solo un disco bajo el brazo “Sound From the Vortex”, los germanos ofrecieron un show breve pero intenso, con una Death/Black abrasivo que nos recordó vagamente a cuando Tribulation tenían cojones. El sonido fue decente para tratarse de los teloneros y su puesta en escena también estuvo a la altura para siendo una banda novel, quizás solo queda por pulir algo más de empaque en los cambios de ritmo, ya que en ocasiones el batería quedaba algo desamparado. Pero en líneas generales la banda se llevó sin duda el aprobado y habrá que estar atento a cómo evolucionan en futuros lanzamientos.

Turno ahora para Peter Tägtgren y sus secuaces, que venían a demostrar que pese a llevar cinco años sin sacar material nuevo, no están para nada oxidados. Total con lo extensa y buena que es su discografía tampoco lo tenían demasiado difícil para escoger un set list a la altura, y así lo hicieron dando un repaso general a su discografía y picando un poquito de todas la épocas. Como si de un disco en sí se tratase, decidieron alternar temas más directos y cañeros con sus inimitables medios tiempos. Dicha apuesta puede parecer arriesgada pues en ocasiones el respetable se enfría un poco con los citados medios tiempos, pero estos tíos tienen tantas tablas que incluso los temas más lentos sonaron muy contundentes y desprendieron muchísima energía.

El arranque con la mítica “Fractured Millennium” fue todo un acierto, jamás la palabra medio tiempo tuvo tanto sentido. De ahí en adelante fueron cayendo un éxito tras otro, “Valley of the Damned”, “En of Disclosure”, “Fire in the Sky”, “War Path”, “Eraser” o “Adjusting the Sun” fueron algunos de ellos, incluso hubo espacio para una mezcla entre el “Pleasure of Molestation”, el “Osculum Obscenum” y el “Penetralia”, para cerrar el show con “Roswell 47”. Tägtgren no acusó para nada la falta de actividad (también es cierto que ha ido girando con su otra banda Pain), y para ser sincero lo vi en un muy buen estado de forma, combinando sus guturales más estridentes con un abrupto growl infernal. Diría incluso que lo vi mejor que cuando vinieron también a la Razmatazz 2 con Dimmu Borgir allá por el 2003 (joder cómo pasa el tiempo), aunque si mal no recuerdo en aquella ocasión el hombre iba algo perjudicado, en cambio esta vez dio la sensación de estar mucho más sereno y concentrado. Ahora solo queda esperar que le haya vuelta a picar el gusanillo con esta gira y decidan sacar nuevo disco.

Cambio de chip (y de sonido) para recibir a los canadienses Kataklysm, que se presentaron en Barcelona como una auténtica máquina de percutir. Tal y cómo os decía conceptos de Death Metal Melódico muy diferentes, europeo a rabiar el de Hypocrisy, y muy americanizado el de Kataklysm, que para más inri pasaron por alto todo lo publicado su primera etapa con el peculiar vocalista Sylvain Houde, y se dedicaron a mirar del nuevo siglo en adelante cuando el otrora bajista Maurizio Iacono pasó a ocuparse de la voces. Nada que objetar, cada uno sabe lo suyo, pero si fue una lástima no catar ningún tema de la etapa en que practicaban un Death Metal más furioso y viperino.

Los canadienses venían con disco nuevo bajo el brazo “Meditations”, y como era de esperar llovieron varios temas de este. Mientras en el show de Hypocrisy hubo algo más de equilibrio entre temas rápidos y machacones, en el caso de Kataklysm la balanza se inclinó hacia los cortes de aire más Groove. Con un sonido espectacular, súper compacto, muy alejado de la estridencia de los suecos, capitaneados por la poderosísima guitarra de Jean-François Dagenais, y muy bien secundado por el demoledor golpeo de Olivier Beaudoin, el concierto fue una auténtica masacre de headbanging, puntuales circle pit, y bastante olor a bermudas y Fear Factory. Que nadie se confunda, castañazos los hubo, temas como “Fire” o “Guillotine” pulverizaron la sala, pero abundó más la rotura cervical melena al viento.

De todas formas no dejó de ser curioso que a unos veinte minutos del final hubiese parte del público que fuese despejando, y es que aunque nos quieran vender que Hypocrisy y Kataklysm son bandas cortadas por el mismo patrón, la realidad es bien distinta y eso en directo es irrefutable. Quizás el Deather más old school acabó algo cansado de tanto riffeo machacón, al igual que los chavalines de pelo corto que poblaron el mosh con los canadienses, anduvieron algo distantes cuando los suecos ejecutaban su puesta en escena.

Iacono se mostró como un frontman muy activo y comunicativo durante toda la velada, ganándose al público con sus pequeños chapurreos en español. Y desde el arranque con “Narcissist” no paró de cabecear y arrengar al respetable, que pudo disfrutar de temazos como “Thy Serpents Tongue”, “Crippled & Broken”, “Like Animals”, “The Black Sheep”, o la divertida “Manipulator of Souls”

En resumen, una gran velada de Death Metal, donde pudimos apreciar dos maneras muy distintas de concebir una misma rama del Metal, con unos prometedores The Spirit, unos Hypocrisy que siguen manteniendo el nivel, y unos Kataklysm muy crecidos, maduros y profesionales, posiblemente en uno de los mejores momentos de su carrera. Y lo mejor es que consiguieron regalarnos entre todos una “feliz” noche de todos los santos.

Kataklysm
Hypocrisy
The Spirit