Cobalt - Slow Forever

Enviado por Mendoza M. el Jue, 02/08/2018 - 07:45
1585

CD1 - Slow

1. Hunt The Buffalo
2. Final Will
3. Ruiner
4. Beast Whip
5. King Rust
6. Breath
7. Cold Breaker

CD2 - Forever

1. Elephant Graveyard
2. Animal Law
3. Iconoclast
4. Slow Forever
5. Siege

Tras siete años de aparente inactividad, los norteamericanos Cobalt regresaron armados hasta los dientes para demostrar que todo lo bueno que se hizo en "Gin" no fue casualidad. El otrora dúo dinámico conformado por Erik Wunder y su amigo de infancia Phil McSorley mostraron poca timidez desde sus inicios con el potente y altanero "War Metal" (2005), punto de partida que los llevaría a aterrizar rápidamente en una madurez musical notable, confeccionando dos joyas de una calidad irrefutable en el proceso como lo fue el voraz "Eater of Birds" (2007) y el majestuoso "Gin" (2009), una dupleta de discos -sobretodo el segundo- que juegan descaradamente con las fronteras del Black Metal, alejándose de su vertiente más tradicional al agregarle una mixtura de elementos que dan como resultado un sonido muy particular y reconocible.

Sin embargo, Erik Wunder, el creador conceptual-musical-astral del asunto se llegó a encontrar sin vocalista en el punto más prometedor de su carrera. Las tensiones con Phil McSorley, se hicieron insostenibles y en el 2014 Cobalt se veía desprovisto del hombre que dotó de vida a cada canción del proyecto. El bueno de McSorley era poseedor de una voz desgarradora, inmisericorde y con una carga emocional tremenda. He de suponer que no debió ser fácil encontrar un reemplazo, pero tarde o temprano llegó y su nombre es Charlie Fell, el encargado del micrófono en el cuarto largo de Cobalt: "Slow Forever".

En este álbum podremos encontramos patrones fundamentales que bien pudimos apreciar en sus anteriores producciones y que se vuelven a repetir para deleite del oyente: La furia desbocada y salvaje de un debutante Charlie Fell que supo acomodarse a las circunstancias que exigía un puesto como el que ocupa actualmente. La fascinante profundidad instrumental esta coronada por una guitarra monolítica e inconmovible ante cualquier sobresalto, tan firme y masculina que no deja de sorprender por su facilidad para crear pasajes tan ásperos y hermosos al mismo tiempo. La batería de Wunder, aunque menos atrevida y experimental que en tiempos de antaño, vuelve a mostrarse sólida y contundente. El bajo continua retumbando de manera grosera, acompañando como una sombra a la batería y forjando los cimientos sobre los cuales el dúo compositivo hace gala de sus aptitudes de manera indiscriminada.

Desde los esotéricos acordes iniciales de "Hunt The Buffalo", pasando por las maratónicas "Final Will" y "King Rust" hasta desembocar en el apartado Black 'n' Roll infaltable en una producción de Cobalt como "Cold Breaker" y la sublime "Elephant Graveyard" nos damos cuenta de que estamos ante una obra notable; típico de Cobalt, banda que en todos sus discos se da espacio para introducir instrumentales acústicas e hipnóticas con su encantador toque Folk norteamericano de tintes desérticos que juegan con la paciencia del oyente. En este caso tenemos a la terrenal "Breath" y la tribal "Animal Law".

El tema-título "Slow Forever" comienza de manera apaciguada, mostrando una batería inquieta, una guitarra sollozante y un Fell ceremonial que arrastra los versos por los calabozos que construyó McSorley tiempo atrás. Aquí se vuelve a mostrar la verdadera cara de Wunder, quien despojado de las ataduras de su propia genialidad se da el placer de crear una pieza verdaderamente divina donde todos sus instrumentos brillan a la máxima expresión. Con un andar colérico e incorregible, la maravillosa "Beast Whip" se transforma rápidamente en otra canción para destacar del resto, sobretodo por ese contraste maravilloso que yace en los apoteósicos minutos finales donde la angustiada guitarra logra conseguir un aura de clímax melancólico y sublime.

Los detalles que se manejan en este trabajo son de una calidad suprema. Las composiciones bailan alrededor de un concepto inquietante, oscuro y con un cierto grado de originalidad que le conceden en mi opinión a este cuarto álbum de Cobalt unos meritorios cinco cuernos. Erik Wunder lo volvió a hacer. Cobalt se alzó cual ave fénix para mostrarnos su cara más temible con "Slow Forever": una producción excelsa, repleta de variedad, y que junto a "Eater of Birds" y "Gin" forjan una discografía mortífera que se muestra sólida en todas sus lineas y que se candidatea para convertirse en material indispensable en el futuro cercano.

Erik Wunder: Todos los instrumentos
Charlie Fell: Voz

Sello
Profound Lore