Cerebus - Too Late to Pray

Enviado por stalker213 el Dom, 03/06/2012 - 18:31
2483

1. Running Out of Time (3:08)
2. Taking Your Chances (3:48)
3. Distant Eyes (4:34)
4. Too Late To Pray (6:48)
5. She Burns (4:39)
6. Rock the House Down (4:18)
7. Catch Me If You Can (5:35)
8. Talk Is Cheap (3:34)
9. Longing For Home (6:27)

Sin dejar todavía el hilo retomado recientemente -me alegra decir- seguimos para bingo, rescatando la enésima perla oculta de una escena Power Americana que de lo masiva que fue, no sigue sino sorprendiéndonos, día a día, eructando a la superficie tremendas bandas de enorme talento que las más de las veces escapan en ocasiones hasta a algunos de los más versados en la materia; Y si no sucede con éstos, ni lo dudéis: Lo hace con otros, porque lo más grande de la música es que cuanta más conoces, más consciente eres de la poca que controlas.

Y en este sentido -cabe decir- hay que destacar el cómo los de North Carolina no son de los que decepcionan. Porque si bien, ya de primeras, invocan sin rubor a sus influencias más evidentes (PRIEST y fundamentalmente MAIDEN ¿Cómo sino?), sin duda se intuye al punto una calidad innata y un saber hacer que, para quien de veras no sirve, resulta del todo imposible de impostar. Por eso, aunque ‘Running Out of Time’ fusile inmisericordemente a los MAIDEN más clásicos en la melodía doblada en (01:29), se antoja igualmente palpable la incontestable suficiencia de los tipos para cabalgar con porte sobre la cresta de la ola, mediante un pedazo de tema, muy reminiscente por momentos de otras bandas como JAG PANZER o los legendarios MANILLA ROAD, como el primero con el cual abre la placa.

Por el contrario, ‘Taking Your Chances’ enciende sus motores, navegando a dos aguas, entre los PRIEST del ‘Killing Machine’ y los DIAMOND HEAD de primera época, dejando definitivamente a las claras el cómo, a pesar de haber mordido el polvo con tan solo un álbum colgado del cinturón, CEREBUS fue una banda que -aunque por breve tiempo- brilló con la suficiente intensidad como para seguir todavía hoy día en el recuerdo de los seguidores. Efecto que, indudablemente, consiguen de igual modo tanto la épica y fantásticamente escrita ‘Distant Eyes’ como el tema título, incrustado en la cuarta pista.

Siguen el curso dos temas que, por la guisa de sus títulos, pareciera como si la discográfica hubiera conminado a los muchachos a incluir algo de morralla en su álbum para atrapar a audiencias más autocomplacientes que ampliaran el mercado, pero ni tan solo por esas, tanto ‘She Burns’ como ‘Rock the House Down’, bajan el piñón un solo segundo. No obstante, creo firmemente en cómo sin lugar a dudas ‘Catch Me If You Can’ es la mejor del pack, cautivando sin remisión al oyente ya desde el primer fill colado por Barker y fundamentalmente merced a un memorable estribillo, del todo demoledor, donde el combo formado por Huffine & Pennell y sobre todo la poderosa sirena de Scott Board, dejan bien en lo alto el nombre de estos CEREBUS y el de su primer y único opus, ‘Too Late to Pray’. Por lo demás: Ojito con perderse su sección intermedia, alternando pasajes calmos con ingentes torrentes de guitarra, porque de verás qué la vais a disfrutar.

Ciertamente, viniendo de donde veníamos, lo más probable era bajar el listón tras en anterior cañonazo, como indubitablemente sucede tanto con el notable instrumental ‘Talk Is Cheap’ como con la correcta balada ‘Longing For Home’, aunque convendremos en el cómo a pesar de producirse el bajón al cual hacíamos alusión, no es en modo alguno tan brusco o ridículo como para no terminar de saborear el disco como éste realmente merece ¿Podía dudarlo alguien? Pffff... Si alguien no apuesta su dinero por un disco de la New Renaissance es porque ni tiene ni puta idea...

Notable trabajo de sobrias formas, además de concluyentemente brillante hasta en un par de instantes que, la verdad, son para enmarcar. Justo como la portada (¡Atiende ese logo thrashero!) que, a pesar de calcar sin reparos a la ya conocida estampa del “Planeta de los Simios”, sin duda constituye una de aquellas que aunque no sepas ni lo que contiene, te la llevas todo feliz a casa para adjuntarla al grueso de tu rica colección de vinilos.

Valoración: 8.0

Scott Board: Voz
Andy Huffine: Guitarra
Chris Pennell: Guitarra
Eric Burgess: Bajo
Joby Barker: Percusiones

Sello
New Renaissance