Castle - Castle

Enviado por Kaleidoscope el Jue, 16/03/2017 - 02:51
3883

Escarba, no pares si encuentras algo, sigue escarbando. El trabajo de un minero es arduo y muchas veces mal remunerado, pero cuando encuentras una mina a reventar de oro todos esos días picando valen la pena. CASTLE es una de esas minas de oro que te topas luego de haber cavado por meses, años, encontrando muchos pedruscos sin valor, pero también muchos tesoros.

Provenientes de Holanda, CASTLE son una banda practicante del death/doom y normal que toquen dicho género, siendo Holanda su país de procedencia, el fecundador del death/doom (junto con Inglaterra) y por lo tanto portadores de un gran porcentaje del genoma "doómico mortal". No hace falta recordar que en 1987 SEMPITERNAL DEATHREIGN habían sacado una demo de death/doom, eso sí, aún muy embrionario y crudo. Fue con "Creepshow" en 1988 que sacaron lo que se podría decir que es el primer material de death/doom junto con la demo homónima de sus compatriotas DELIRIUM, el "Enter the Domain" de ASPHYX, la "Demo 1989" de DOOM SNAKE CULT (que salió en 1988 a pesar del nombre) y por supuesto las demos "Morbid Existence" y "Paradise Lost" de PARADISE LOST. Sí se dan cuenta todas las bandas menos DOOM SNAKE CULT (USA) y PARADISE LOST (Inglaterra) son holandesas, la escena del death/doom en ese país era realmente grande para los números que movía el género.

Establecido ya más o menos el contexto histórico de este estilo, podemos hablar de CASTLE. A veces parecemos más arqueólogos que melómanos, pero es que ir buscando los eslabones perdidos del acero y encadenarlos es una actividad que realmente disfruto.

Este homónimo es uno de los discos más raros y únicos de dicha escena, luego de haber mostrado su potencial con "Chasing Unicorns" y la maravillosa "Purple Visions" decidieron lanzar su primer y último larga duración (Sí, otra de esas bandas que hacen un disco y desaparecen misteriosamente) bajo el sello Malodorous Mangled Innards Records (nombre cortico y nada rebuscado), pequeña y modesta casa que ha lanzado sus joyitas como "Preach Eternal Gospels" de PHLEBOTOMIZED, en menor medida el "Carnivoracity" de AVULSED y obviamente, el que para mí es su mejor lanzamiento, este "Castle".

La atmósfera que reside en este plástico es mágica, muy oscura y por momentos depresiva. El uso de teclados sobresalientes con ese aire heavy un poco setentero combinado con growls profundos que se funden con la música, agregando la textura rugosa típica del death metal, es una combinación que de primeras puede ser demasiado estrafalaria, eso sí, sin caer en el ridículo "carnavalismo". Mezcla rarota, pero lo suficientemente batida como para que no haya grumos y la cosa sea homogénea. Que su rareza no te eche para atrás, porque aquí se palpa sentimiento de verdad, sin poses, creíble, realmente puro. Encontrar algo así es dificilísimo, porque en el metal hay muchas bandas que te venden rabia, depresión, satanismo, frustración... ¿Pero cuantas son las que realmente lo sienten? La mayoría cantan sobre esos temas y luego se van a dormir tan tranquilos. Saber si los sentimientos que expresan son reales no se puede saber con certeza, pero si se puede intuir cuando se tiene cierto olfato; yo aquí huelo a autenticidad.

El disco como buen ejemplar de su especie, sabe pasearse sabiamente entre tempos lentos, medios y acelerados. Los holandeses hacen estas transiciones con gran soltura y naturalidad, habían aprendido bien de sus maestros, se intuye que tomaron nota de los una vez grandes THE GATHERING y los primeros ANATHEMA, a pesar de ciertas similitudes con las bandas citadas, cosa totalmente normal y licita en cualquier banda, CASTLE desprenden un aura singular, que nunca había visto. Canciones como "The 7th Empire" y "Alter Reality" (tremendos e hipnotizantes teclados) son para guardarlas en un cofre con una de esas cerraduras de alta seguridad para conservarlas toda la vida y no perderlas jamás. "The 7th Empire" desprende una emotividad nostálgica, que por momentos te lleva a los 70´s, te revive esa sensación tan característica de esa década de que aquí se está sembrando algo que aún es deudor del pasado, pero que tiene un futuro brillante que proyectar.

La parte instrumental no es lo único a destacar. El apartado lírico se sale un poco de la regla, al igual que la música, en ese sentido texto y melodía van de la mano. Las temáticas de las canciones oscilan siempre entre lo medieval fantasioso y el nihilismo, lo curioso es que las letras son una especie de cuentos medievales que te invitan a el cuestionamiento, sobre todo en el ámbito religioso, pero también insinúan que en ese cuestionamiento está el camino al conocimiento.

"...Going to the One I owe a favor
Leaving myself until it's over
Leaving the bridge...

Travelling... everywhere
Remembering what's left behind
Knowing... every sphere
Seeking Light, for my mind
(Perseiving life as a Bridge)"

CASTLE hicieron un ejercicio extraordinario, repleto de brillantez, pero que se siente cómo "lo que pudo ser" y no lo que fue, se ve la semilla, mas no el árbol. Con todo y todo, la semilla se puede parar en lo alto junto a los árboles más majestuosos y antiguos. Yo no puedo imaginar la inmensidad del tronco de los holandeses si hubiesen llevado más allá su fórmula.

Esta "semillita" bien se merece un 9.2, 100% recomendado para todo el simpatizante del death/doom clásico. Si no has escarbado hasta aquí, tranquilo que aquí te dejo túnel hacia Las Minas Del Rey Salomón y podrás quedarte con todo su oro.

Otra prueba de que hay otro mundo más allá de lo conocido que mereció ser encontrado y no lo fue. El metal es a veces un poco injusto, por eso nosotros debemos hacer justicia con estas bandas y darlas a conocer, aunque sea al 1% de lo que realmente merecían. Grandes CASTLE, no hicieron música, hicieron magia.

Eric: Voz
Richard: Guitarras (rítmica), Piano, Teclado
Ilja: Guitarras (líder)
Lucien: Bajo
Jean-Marie: Batería

Sello
Malodorous Mangled Innards