Cannibal Corpse - Tomb of the Mutilated

Enviado por Hammer el Mar, 21/07/2009 - 05:29
106

Tan solo un año y unos meses habían pasado desde la publicación de Butchered at Birth, y nuestros “amigos antropófagos” ya nos sorprendían con otro trabajo impresionante, seguramente mas técnico y feroz que su antecesor, y por supuesto mucho mejor en calidad. Pero muchos se preguntarían, si era posible alcanzar y superar la brutalidad de sus dos trabajos anteriores, que eran sin duda discos pesados y difíciles de escuchar para oídos no entrenados; pero este reto, no era muy difícil para la estupenda banda de Buffalo, que probablemente realizó en 1992, el mejor álbum de su carrera. El productor de este excepcional trabajo musical fue el señor Scott Burns (que trabajó con Cannibal Corpse en sus primeros cinco discos), reconocido en el ámbito “deathmetalero” por ser el productor de discos tan geniales como Human de Death o el espectacular Arise de Sepultura, entre muchísimos otros. La unión de Cannibal Corpse y el Sr. Burns hacen de la producción de Tomb of the Mutilated, toda una obra de arte.

El primer álbum, Eaten Back to life, sin duda muy brutal, pero tenia todavía esas influencias del Death Metal puro, que no dañan el disco, pero lo hacen un poco diferente a los siguientes trabajos de la banda, la voz de Chris Barnes en Eaten Back to Life, son guturales muy bien “ejecutados”, aunque distinto a lo que escuchamos en Butchered at Birth, álbum en el que ya podemos apreciar esos guturales extremos, pero en Tomb of the Mutilated se escucha la voz de Barnes llevada al extremo, una voz extremadamente gutural, muy diferente a lo que se había escuchado antes en otras bandas de Death Metal, es por eso que este álbum es único. Incluso, dentro del álbum hay una nota que expresa lo siguiente: “Electronic Harmonizer was not used to create any vocals on Tomb of the Mutilated” (No se usaron harmonizadores electrónicos para crear alguna voz en Tomb of the Mutilated). Sencillamente increíble.

En los instrumentos de cuerda están Jack Owen, Bob Rusay y Alex Webster, todos unos monstruos en su trabajo, aunque Rusay únicamente grabó los solos de guitarra del álbum (mientras que Owen se ocupaba de toda la parte rítmica) su trabajo es genial sin duda alguna, sus solos frenéticos no decepcionan a nadie, rápidos y directos. Alex Webster es todo un fenómeno, este señor puede tocar a una excelente velocidad, siguiéndole el paso a sus compañeros, y todo lo hace con sus dedos, su técnica es sin duda de las mejores del Heavy Metal en general. Pero, ¿que seria de una banda como Cannibal, sin un buen baterista?, aquí es donde entra el espectacular Paul Mazurkiewicz, un hombre que tiene en su mente los mas descabellados cortes, los ritmos poderosamente veloces y el manejo del doble bombo llevado al extremo.

La “hermosísima” portada del álbum, donde dos zombies están practicando un acto sexual (aja, los zombies no solo se dedican a desmembrar gente inocente) llamado “cunnilingus”, no es mas que la pura representación del Death Metal, donde la muerte vive, siente y nos regala imágenes que para siempre estarán en nuestras mentes, no me voy a poner en la penosa obligación de explicar que es un “cunnilingus”, solo vean la portada. Sin sorprender a nadie, esta desagradable portada fue censurada, y se “reemplazo” por otra en la que un zombie de color esta observando la cochinada que realizan sus compañeros difuntos. Por cierto, estas desagradables portadas fueron realizadas por el Sr. Vincent Locke, todo un artista, recrea muy bien el sentimiento del álbum.

Sin más preámbulos, me dirijo a detallar el álbum; la primera pista es la espectacular Hammer Smashed Face (jeje, la misma que sale en la película de Ace Ventura), que inicia con unos brutales cortes, en los que Paul se suelta un poco y empieza su ataque con el doble bombo, al llegar al “corte definitivo”, Alex nos regala un corto pero genial solo de bajo, ya conocido por millones de fanáticos del Death Metal; tras esta feroz introducción, Barnes empieza a hacer de las suyas, el titulo de este grandioso tema lo resume todo, ya que en esta mágica composición el salvaje Barnes nos comenta muy bien como es el proceso de destrucción de una cabeza por parte de un martillo. Los riffs son geniales, muy originales y por momentos me recuerdan a Slayer. Después de un breve intermedio, llega la parte más rápida de la canción, en la que Barnes sorprende con un grito grandioso: “No one can stop...me!”. Posterior a esto vuelve relativamente la calma, Barnes termina de describir su sangrienta historia y la canción termina como empieza, para mi esta es la mejor composición de Cannibal Corpse.

I Cum Blood empieza con un espectacular riff que suena realmente macabro, tiene tintes morbosos que lo hace un pasaje de guitarra “detestable” y de una u otra forma agradeces cuando Barnes irrumpe en la canción con un grito marca de la casa, el abominable riff continua acompañado del estridente bajo de Webster, quien sigue a las guitarras con una catastrófica velocidad, el trabajo de Paul también es impecable, su técnica con los blast beats es realmente satisfactoria, yo no toco la batería pero no hace falta tener mucho estudio en el instrumento para darse cuenta que Paul Mazurkiewicz es uno de los mejores bateristas del genero. A lo largo de esta rápida pista, se pueden escuchar los geniales riffs que ejecuta Owen y hacia el final de la canción un acelerado pero penetrante solo de Rusay da fin al grandioso tema. Lo que nos canta Barnes en esta pista es una desconcertante muestra de Necrofilia, pero profundizar en el tema no me causa mucha gracia. Solo digamos que tienes ganas de “ya sabes que” y pues el único lugar para lograr satisfacerte es un oscuro panteón.

Addicted to Vaginal Skin, tiene al inicio una voz casi fúnebre, posiblemente atribuida al asesino serial Arthur Shawcross, mas conocido como “Genesee River Killer”. Después de una frase que dice (posiblemente) este señor, se da inicio a una canción que a mi me recuerda mucho a bandas como Autopsy, que tocaban ese Death Metal puro, no se ustedes, pero esta canción la veo algo melódica, pero que carajo, le queda perfecto, tiene un ritmo pausado pero que acelera en etapas, eso hasta la mitad del tema, después se desata el caos, Paul muestra ritmos mas veloces en su batería, Barnes sigue cantando a la misma velocidad y finalmente llega el sorpresivo solo de Rusay, un rápido pasaje, donde le da “mas vida” a la canción; un ultimo pasaje vocal de Barnes y se da fin a esta tercera pista. La letra del tema es sobre una especie de ritual sexual al que no le prestare mucha atención.

Una corta introducción da paso a Split Wide Open, el tema mas corto del disco, es un tema directo, cañero como los demás y sin duda una buena muestra de que Cannibal Corpse puede componer muy buenos temas sin mucho preámbulo, se destaca la genial voz de Barnes, los excepcionales riffs de Owen y por supuesto al prospero Webster que logra una buena composición en su bajo. En esta canción, Barnes nos cuenta algo mas profundo que una experiencia sexual, nos relata sobre recién nacidos que son usados como ratas de laboratorio, que son asesinados al nacer, podría ser una referencia al aborto, pero no pongo las manos en el fuego al hacer esta afirmación, sin duda es una letra profunda y complicada.

La siguiente pista es Necropedophile, antes de describir este tema, me gustaría retroceder en el tiempo hasta el año 1985, cuando Slayer publica su excelente Hell Awaits, donde se encontraba una genial canción llamada Necrophiliac, sin duda, este genial tema debió ser una influencia para Barnes a la hora de escribir Necropedophile, de hecho la canción de Slayer y la que fue escrita por Barnes guardan cierta similitud, solo que Araya y compañía no abusaban de niños muertos pero si hacían referencias a Satanás. Y la de Cannibal si habla de Necropedofilia (que atroz suena esta palabra) pero sin hablar del demonio. Musicalmente lo encuentro algo Thrash pero con los alaridos de Barnes en su máximo esplendor, hacia el final del tema se escuchan unas voces angelicales, supongo que son niños jugando en un parque sin saber que muy cerca hay maniacos Necropedofílicos; les digo que aun estoy esperando que alguna banda de grindcore salga con algo llamado Necropedozoophiliac (una pequeña broma).

The Cryptic Stench es la sexta pista de este bestial álbum, cuenta con una perfecta introducción de casi un minuto, de esas que te invitan a mover la cabeza al ritmo de la música, sin duda, una composición fenomenal, tras un corte de Paul, Chris Barnes inicia sus “angelicales cánticos”, que son alternados por los filosos riffs de Owen, debo decir que esta pista es bastante fría, simplemente no le puedes notar gracia alguna, así que no esperemos que una canción como esta te anime en momentos difíciles. Pero si tengo que sacar lo mejor de la canción escogería los geniales riffs, te llevan a un estado de ahogo que me gusta experimentar de vez en cuando.

Entrails Ripped From A Virgin's Cunt inicia con unos apresurados cortes de batería, que con mucha prisa te meten de lleno en un tema rápido, con un Chris Barnes que al parecer esta tratando de llevar sus guturales al extremo, geniales las voces en este tema, y por supuesto la utilización del doble bombo es toda un espectáculo; El solo de Rusay también es de rescatar. Es en este tema donde me di cuenta que Cannibal Corpse es una banda supremamente técnica, rica en cambios bruscos, donde todos los miembros de la banda deben estar muy concentrados para lograr los brutales sonidos que quieren.

Un riff algo thrasher nos da la bienvenida a Post Mortal Ejaculation, un tema extraño, algo repetitivo, lo que lo hace bastante hipnótico, el bajo de Alex Webster parece cabalgar sobre océanos de sangre, acompañados de las rápidas guitarras de Owen y los geniales berridos de Barnes. Hacia la mitad, un intermedio nos envuelve en una inminente oscuridad, la batería de Paul no para de demostrar esa velocidad tan salvaje que lo caracteriza y Chris Barnes encolerizado nos muestra de lo que es capaz.

Beyond The Cemetery es la ultima pista de este espectacular trabajo discográfico, la batería hace una pequeña introducción que nos mete en un mar de riffs marca de la casa, que junto a Barnes hacen de este tema una composición algo complicada de escuchar, por cierto me recuerda mucho a A Skull Full of Maggots (de Eaten Back to Life) e incluso le encuentro cierto parecido a Murder Worship, en fin, genial tema para cerrar el álbum.

Tomb of the Mutilated me parece el trabajo mas completo en la carrera de Cannibal Corpse, sus inigualables riffs sencillamente se te meten a la cabeza y no te los puedes sacar, los inmortales pasajes que crea Alex Webster con su bajo son brutales, la bateria de Paul Mazurkiewicz suena muy bien, debido a la grandiosa producción del álbum, y por supuesto, entre lo mejor del álbum siempre estará ese Chris Barnes que nunca mas grabaría un disco de tal calidad con Cannibal Corpse, si bien venia The Bleeding, era muy duro igualar esa bestialidad que logro plasmar en este álbum, las líricas, todas escritas por Barnes, también es otro punto a favor del disco, estas líricas, son extremadamente desagradables, pero sin duda son geniales y alimentan el feeling de estos señores. Le doy 5 cuernos, porque sencillamente, es una obra maestra del Death Metal.

Chris Barnes: Voz
Jack Owen: Guitarra Ritmica
Bob Rusay: Guitarra Solista
Alex Webster: Bajo
Paul Mazurkiewicz: Batería

Sello
Metal Blade