Campillo - En La Calle

Enviado por Stoned el Vie, 04/09/2015 - 19:39
3671

1. No Tengo Solución
2. Ya No Soy Yo
3. El Tiempo Pasó
4. Iremos Al Infierno
5. Un Buen Final
6. El Extraño
7. Si Me Haces Soñar
8. Bailas Con Tu Sombra
9. En Mi Cielo
10. La Mala Suerte
11. En La Calle

Siempre imaginé que Santiago Campillo encajaría sin rubor y sin complejos en una de esas legendarias jam bands de southern y hard rock como los Allman Brothers Band, Lynyrd Skynyrd o los primeros Black Crowes. Curiosamente, esas elucubraciones se cumplieron con los años, siendo Campillo invitado por Dickey Betts en los shows que éste ofreció en España como parte de su gira europea de 2012. Y efectivamente, Campillo encajaba como un guante. Tiene la base, el groove, el duende. El flow. Llámenlo como quieran. Existen en la piel de toro guitarristas mejores: en técnica, en polivalencia, en versatilidad, en tono. Pero ninguno se acerca al murciano en ese aspecto puramente southern que sólo él es capaz de lograr.

Viejo conocido y peso pesado de la escena rockera murciana, el nombre de Santi Campillo quedará indisolublemente unido –quizá en contra de su voluntad- al de M-Clan. No en vano, su nombre es mencionado en una de las canciones más radiadas en la historia de las emisoras comerciales españolas, y es, tanto como para los melómanos como para los que no, un trozo de la historia de la música popular en España. Es en –sobretodo- los dos primeros discos con M-Clan cuando Santi se ganó su definitiva fama de guitar hero por los siglos de los siglos, siendo él responsable en gran parte del sonido demoledor de estos históricos álbumes que cualquier buen seguidor del hard rock setentero americano tendrá en un lugar privilegiado en su colección.

Tras una sonada espantada de la banda murciana (con demandas y cruces de ácidas declaraciones en prensa escrita mediante), Campillo, que no para, toca con diversos grupos; son destacables los también murcianos Lunáticos, un dúo acústico con Miguel Bañón, Los Rebeldes y un largo etcétera. Bajo su propio nombre, comienza a girar con Santiago Campillo & The Electric Band, un conjunto de covers de clásicos del rock tan sumamente bien tocados que te da igual escuchar “Highway To Hell” después de cinco mil seiscientas veintiséis veces. Como te vas a cansar con Carlos Felipe a la armónica y a la voz, y que cuando quiere suena como un Bon Scott recién resucitado cuando entona por AC/DC. O con Juli “El Lento”, uno de los mejores baterías que he tenido el gusto de ver en directo. O con Steve Emery, bajista y músico superlativo sobre el que existe la historia de que formó brevemente parte de la banda de Eric Clapton, todo indica que en un corto período a finales de los setenta. Así que esta alineación de lujo, digna de figurar en el más elitista confrontación de “all-stars” es como mínimo, para tener en consideración.

Ví por primera a Santiago Campillo con la Electric Band (jamás tuve la ocasión de verlo con M-Clan en su magistral formación original) a finales de la pasada década en el mítico y madrileño Siroco, y me fui a casa con la púa de Steve Emery en el bolsillo y la certeza de haber presenciado uno de los conciertos de rock que más días me dejaron un pitido en los oídos. Años después volví a ver a Campillo, esta vez sin Emery al bajo, en un pequeño y desierto bar; unas ocho personas contando los camareros, aunque Santi no defraudó. Ya por esa época estaba empezando a dejar un poco más de lado las Gibson y centrándose más en Stratocaster, que es hoy en día su principal guitarra. Al final de la actuación tuve ocasión de intercambiar unas palabras con él, y el propio Santi me enseñó los discos que traía: uno de ellos era “En La Calle” (2009), su primera referencia seria en solitario. El mismo me lo cobró, algo que no puede más que chocarme porque lo que tendría que estar haciendo un músico como él es tocar y grabar, no dar conciertos en lugares semivacíos ni vendiendo discos en mano.

Soy bastante mitómano y le pedí también una púa, que me regaló diciendo “¿Quieres que te firme también el disco?”, cosa en la que yo ni había caído, porque soy muy mitómano pero también bastante tontaco a veces. Le comenté también que si llego a saber que estaría de charleta con él de esa manera tan libre y distendida le hubiese traído ”Colisseum (1997)” para que me lo firmase también, a lo que se limitó a dedicarme una media sonrisa como queriendo decir “No me haría ni puta gracia, socio”. Y así me hice con este álbum del que hoy hablaré, y que no pude escuchar por ningún medio hasta que el propio Santiago Campillo me lo vendió él mismo.

Lo primero que llama la atención de este “En La Calle” es la cuidadísima edición. Se trata de un peculiar digipack con anillas a modo de libro y desplegable en la parte de la portada, dejando ver una preciosa Gibson Les Paul en manos de Santi. Es una edición limitada y numerada, y como curiosidad diré que el mío es el nº1975. Todo el artwork y parte artistística ha sido creada por Juli “El Lento”, que además de tremendo batería hace un trabajo sobresaliente en esta faceta. Todo un lujo viendo las paupérrimas ediciones que estamos acostumbrados a ver –tristemente- con demasiada frecuencia.

La banda de Santi Campillo en este álbum es la misma que la Electric Band con la excepción del cambio de cantante, apareciendo en este Francis Sarabia, un desconocido y grandísimo vocalista murciano que me sorprendió gratamente y que se compenetra a la perfección con las guitarras de Santi y con el resto de la banda. “En La Calle” es un buen disco. Muy disfrutable, agradable, divertido. Perfectamente tocado. Pero nada más. El propio Campillo produce y la producción le queda muy plana por momentos, echándose en falta a veces más mala leche, más gain, más soltar la correa, o mejor, soltar a las fieras y que sálvese quien pueda. En el plano compositivo, hablamos de un disco con un nivel de temas que, a lo largo del disco no decae, manteniendo un dignísimo nivel, si bien el hard rock de “No Tengo Solución” “Ya No Soy Yo”, o el blues de “En La Calle” destacan con demasiada facilidad sobre el resto de temas, como la genérica balada “Si Me Haces Soñar” o el blues funky “Iremos Al Infierno”. Que son eso, correctos, dignos, pero también faltos de empaque y de personalidad. Aún así, muy destacables en comparación con el nivel –generalizando- de los discos editados últimamente en cuanto a rock español. Recomendable para amantes de los sonidos añejos, setenteros, southern, bluesys, hard…

Hace poco Santi, que no para y sigue sin parar, editó su primer disco en el que ejerce por primera vez las labores de vocalista y titulado “Carretera Sin Final” (2015). No lo he podido escuchar, así que la próxima vez que Campillo toque por aquí me acerco a ver si me lo vende y me hace precio de amigo. Y a ver si me atrevo esta vez a llevar “Colisseum”…

Santiago Campillo: Guitarra
Francis Sarabia: Voz
Juli "El Lento": Batería
Steve Emery: Bajo

Sello
Pagana Records