Bob Daisley & Friends - Moore Blues for Gary

Enviado por The Nomad el Dom, 11/11/2018 - 13:21
4229

1. That´s Why I Play The Blues
2. The Blues Just Got Sadder
3. Empty Rooms
4. Still Got The Blues (For You)
5. Texas Strut
6. Nothing´s The Same
7. The Loner
8. Torn Inside
9. Don´t Believe A Word
10. Story Of The Blues
11. This One´s For You
12. Power Of The Blues
13. Parisienne Walkays

Cuando un 6 de febrero de 2011 Gary Moore se nos fue, se han producido tímidos tributos a su música, y en concreto a su catálogo de blues. Entre los que más destacan fue un concierto homenaje que realizaron Eric Bell y Brian Downey, de la banda Thin Lizzy en 2011, llamado The Gig for Gary. Pero, en realidad no ha habido un gran trabajo que reuniese a grandes músicos que realizaran un tributo en condiciones.
Bob Daisley, bajista y productor, trabajo con el músico irlandés desde 1984 hasta 1992. Estuvo en sus dos etapas, tanto heavy como blues, y participó en su trabajos más laureados, como Victims Of The Future, Run For Cover, Wild Frontier, After The War, Still Got The Blues o After Hours, de 1992. Más tarde, Moore contó con él para Power Of The Blues, en 2004.
Este músico australiano, que ha además ha trabajado con Rainbow, Ozzy Osborne, Black Sabbath , entre otros, ha sido consciente siempre de que faltaba un gran homenaje al músico irlandés y se puso a trabajar en ello hasta conseguir músicos de la talla de Steve Morse, Don Airey, Steve Lukather , Glen Hughes , Joe Lynn Turner o Eric Singer.
De toda la música de Gary Moore se han seleccionado trece temas, la gran mayoría muy conocidos, sobre todo del catálogo de blues salvo alguna pequeña excepción. Y el resultado son grandes versiones con grandes músicos, y en donde llegan a colaborar dos de los propios hijos de Gary Moore, Gus y Jack.
Es algo que sin duda faltaba. Un trabajo que nos llega a recordar ese gran y recomendado disco de Paul Rodgers de homenaje a Muddy Watters, titulado, Muddy Watter Blues, de 1993, en donde reunió a un sinfín de guitarristas como Brian May, Jeff Beck, David Gilmour, Buddy Guy, Brian Setzer, o el propio Moore. La diferencia es que, en este trabajo los invitados o colaboradores reunidos no son solo guitarristas. Otra diferencia es que no hay una banda base que estén detrás de los invitados. El único denominador común es Bob Daisley, que toca el bajo en todos los temas, si bien es cierto que el baterista Rob Grosser es el que más participa. Aquí los invitados son cantantes, (Joe Lynn Turner , Doug Alrich) guitarristas (Steve Lukather, o John Sykes), teclistas como Don Airey o bateristas como Eric Singer. La mayoría de todos estos músicos invitados por Daisley han tocado o colaborado con Gary Moore alguna vez.
Así el álbum se abre con “That´s Why I Play The Blues”, con Jon C. Bulter a la voz, y Tim Gaze a la guitarra. Correcta y bluesera, aunque quizá envuelta con una melancolía que estará presente en todo el álbum. Joe Lynn Turner se pone al micrófono para salir victorioso en dos temas. El primero de ellos, “The Blues Just Got Sadder”, junto a un Steve Lukather que se sale y el segundo, “Power Of The Blues”, más animado.
Al conocido guitarrista John Sykes le toca “Still Got The Blues”, con Danny Bowes a la voz y Don Airey a los teclados para un tema que se lo sabe muy bien ya que Airey lo tocó y grabó con Moore allá por 1990. En ese mismo disco aparecía “Texas Strut”, que cerraba la cara A del vinilo. Aquí el turno es para Brush Shields a la voz y Tim Gaze a la guitarra, que junto con Rob Grosser a la batería y Bob Daisley al bajo, llegan a conseguir una versión, animada y con un final un poco diferente.
Quizá el momento más triste, nostálgico e incluso lacrimoso llegue con “Nothing´s The Same”, que sí ya dé por si es un tema triste, ahora cobra un sentido nuevo porque va dedicado al propio Moore. Las ganas de Glen Hughes a la voz, Luis Maldonado a la guitarra y un cello a cargo de Ana Lenchantin consiguen unos cuatro minutos de preguntas sin respuestas.
“Torn Inside”, cerraba aquel Power Of The Blues, aquí está interpretada por Stan Webb , a la guitarra y a la voz. “This One´s For You”, es un tema muy animado y choca bastante porque sus intérpretes son los hijos de Moore, Gus a la voz y Jack a una guitarra muy, muy correcta.
“Story Of The Blues”, quizá sea la versión más atrevida, con una introducción diferente, y unos teclados muy blueseros de Lachland Doiley, pero que no logran sustituir la sección de viento, que por más que queramos se echa en falta. Eso sí, Tim Gaze a la guitarra y Jon C. Butler a la voz les ponen una garra y unas ganas logrando una gran versión.
Tres temas se salen un poco del tiesto , de la estética blues del álbum. “Don´t Believe A Word”, “The Loner” y “Empty Rooms”. El primero, un clásico que escribió el amigo de Moore, Phil Lynott. Damon Johnson canta y toca la guitarra en este emblemático tema que, por más que queramos, nos recordará siempre a Gary Moore y que te manda a coger el disco del directo de Bush Hall de 2007 en donde bordó esta canción.
Eric Singer, ante todo es baterista, ha tocado con mucha gente además de Kiss, Avantasia, Brian May y en la gira de promoción de Wild Frontier de Gary Moore. De este disco proviene The Loner, que aquí ejecuta Doug Aldrich a la guitarra. Un instrumental clásico en donde los haya y un reto a cualquier guitarrista que como siempre, no solo debe tocar las notas bien, sino que debe comunicar y llegar a la gente. Por último, el tercer tema que se sale del blues, es la conocida y obligada versión de “Empty Roms”. Aquí el turno es para Neil Carter, que no sólo tocó y grabó con el irlandés, sino que además co-escribió temas con él como “Thunder Rising”, de su época más heavy. En esta balada se le da un aire más soul, más country, con armónica incluida de Bob Daisley
El disco se cierra con la versión más que obligatoria de “Parisienne Walkways”, y le dejan el marrón a un Steve Morse, que no solo ejecuta a la perfección el tema, es que se lo lleva a su terreno, a su forma de hacerle hablar a la guitarra. Con una voz Ricky Waryck, sublime, el tema produce una nostalgia tan grande que nos volvemos a hacer la pregunta de siempre, por qué algunos músicos tan buenos se tienen que morir tan pronto. Un disco necesario, obligado y que, se me antoja corto en artistas con renombre. Puede que se eche algún que otro clásico como “Walking By Myself”, pero en general, es un trabajo más que recomendado, no solo porque es una gran recopilación de magníficas versiones todas ellas, sino porque además es un billete para que escuches la discografía original de un grande. Siempre nos quedará un blues para ti, Gary Moore. LH.

Bob Daisley: bajo
Jon C Butler: voz
Joe Lynn Turner: voz
Neil Carter: voz
Steve Lukather: guitarra
John Sykes: guitarra
Steve Morse: guitarra
Don Airey: teclados
Rob Grosser: batería