Blaze - As Live As It Gets

Enviado por Hawkmoon el Mar, 14/06/2011 - 22:49
1579

Disco 1

1. Speed of Light
2. When Two Worlds Collide
3. (Tough As) Steel
4. Kill & Destroy
5. End Dream
6. Stare at the Sun
7. Land of the Blind
8. Silicon Messiah
9. Dazed & Confused (Led Zeppelin)

Disco 2

1. Virus
2. The Brave
3. Stranger to the Light
4. Identity
5. The Sign of the Cross
6. Futureal
7. Ghost in the Machine
8. Born as a Stranger
9. Tenth Dimension

La vida, por regla general, no es un sendero fácil. Y si no que se lo digan al pobrete Blaze Bayley.

El ex-Wolfsbane, y ex-Maiden, siempre se quedó, por circunstancias adversas (como el suplir a alguien insustituible como era Bruce Dickinson en Iron Maiden) a las puertas del beneplácito de la fauna metalera. Ni un disco enorme (brutal, elegantísimo, superior) como fue "The X Factor" (el disco con más sentimiento en el carrerón de la doncella, y su punto final como banda de alto nivel), y mucho menos el desafortunado "Virtual XI", hizo que su nombre llegase al lugar que, como poco, merecía.

Trás su desafortunado (a ojos de muchos) paso por Iron Maiden, reino que tuvo que abandonar por la puerta de atrás en cuanto el hijo pródigo, Bruce Dickinson, decidió que era el momento de volver a ganar millones en el mundo de la música (supongo que harto de tocar para 500 fans por noche, y 450, desde luego, fanáticos del material de Maiden). Nadie le pagó a Blaze, realmente, lo que merecía. 5 años, un puto lustro, al frente de Iron Maiden, desgañitándose ante una de las audiencias más fieles en el metaleo, y una de las más duras, y entregando un gran disco (olvidamos gustosos su segunda aportación) a la discografia del combo británico, era, sin duda, más que suficiente para ganarse el respeto de una gran parte de la comunidad metálica. Cosa que no ocurrió. Ni ocurrirá. Al paso que vamos...

Si un músico cree en lo que hace, se siente fuerte, y su mensaje, digan lo que digan los demás, le parece lo suficientemente durote, épico y molón para volver a fundar, y desde los cimientos, una banda y un sonido, grabar un disco, subirse a un escenario, y volver a sangrar por el género del Heavy Metal añejo, lo tiene que hacer. Pase lo que pase. Las olas se diseñaron para ser "surfeadas". Los muros son para trepar. Blaze seguía teniendo hambre de show, de Metal, de energía.

Supongo que de liderar a los jodidos Iron Maiden, como frontman, a volver a tu casa, con el estigma de ex-Iron Maiden (estigma que te jode de por vida, a no ser que seas Bruce Dickinson) es una situación bien jodidota. No me gustaría verme en el pellejo de Bayley, la verdad.

Cumples tu sueño, te unes a la banda de tus amores y grabas con ellos un disco de nivelón. Giras por todo el mundo y, de repente, como si el sueño se tornase en horrible pesadilla, todo el mundo se empieza a cagar en tu madre, en la forma que tienes de entonar, en como te mueves por el escenario. Joder, hasta se dice que eres feo, que estás gordo, medio calvo y no eres tan guapo como el anterior cantante. Se te machaca, injustamente, por la opción de otra persona que te escogió sin valorar que no eras lo más adecuado, como si tú, en plan iluso, fueses a rechazar semejante ofertón, semejante Valhalla en la tierra. El fín, que el pobre Blaze salió del reino Maiden de lo más chamuscado. De la luz a las tinieblas. Patadón en el culo y un simple "Gracias, colega. Fue bonito mientras duró, pero no eres Bruce." de Steve Harris.

Lo bueno que tienen los metaleros es que aguantan lo que no está escrito, y piden más. Así es Blaze Bayley. ¿Que nadie creía en él? Pues cojonudo, entonces. Era la excusa ideal para demostrarle a la gente que estaba equivocada. Blaze Bayley no había nacido para ser, solamente, un ex-cantante de Iron Maiden, para nada. Las etiquetas, para la ropa. El ex-Wolfsbane "cagó", con una ira digna de un dios del Metal, un disco "Maidenista" total, con mucho brillo y bastante nivelón. Su nombre, "Silicon Messiah". Una especie de híbrido "The X Factor-Virtual XI", cargado de aura adrenalítica, y bien pesada. "Tenth Dimension", su segundo hijo en solitario, llegó veloz, al año y medio, y portando una materia similar, muy "Maidenista" igual, quizás algo sobada ya, pero con carisma, con entrega. Con cuerpo. El Metal, cuando anda bien parido, siempre acaba entrando en la jodida "quijotera". Se quiera o no.

La gran asignatura pendiente de Blaze con Iron Maiden, además de la aceptación de un grueso gigantesco de fans, fue la de parir un "Live". Está claro que el tour de "Virtual XI", con un set list no muy certero, y con una interpretación vocal bastante deslucida (en 1998 Blaze tuvo graves problemas con una infección en su garganta) no era un buen testimonio de cara a años venideros, pero creo realmente que el tour del "X Factor" nos podría haber dejado algún "Live" de nivel, como su show en el Monsters of Rock del 96 (en Sao Paulo). Show magnífico. O su show en la Brixton Academy, en Londres.

A grandes males, grandes remedios. Eso debió de pensar Blaze. Si Iron Maiden le negaron un "Live", ahora que él era el amo, el puto jefe del cotarro, el "Harris" de los Blaze, el "Live", su ansidado directito, vería la luz. Y con material de Maiden "robado", por echarle. Donde las dan...desde luego que las toman. Eso sí, Blaze tuvo el detalle de no "robar" material que no fuese suyo, faltaría más. Blaze es inglés. La educación ante todo.

Grabado a medias entre un show en Suiza y otro en Londres, "As Live As It Gets", con una portada en la que vemos a Blaze, en plan triunfal, protagonista total del asunto, y en plena descarga, no parece, a priori, algo matador. No me molan, por regla general, los "Lives" que no están paridos la misma noche. Aunque bueno, si hago memoria, la poca que tengo, vienen a mi mente discos como el "Decade of Agression" de Slayer, el "In Command" de Annihilator o el "Real Live One" de Maiden, que están paridos a base de varios shows y, joder, el material me encanta. Me quito el prejuicio, me quito, también, mi sudadera del "Powerslave", me pongo una del "X Factor" (para que Blaze no se enfade) y tiro para la primera fila. ¿Te vienes? Venga, a disfrutar. En el peor de los casos sonará material de Iron Maiden. Ya estás pillado, ¿eh?. Si es que Maiden tiran mucho. Y Blaze lo sabe. Le debe el tener una carrera a haber estado, aunque poco y mal, en el feudo de Steve Harris. Puede que el puntapié, la suela de Harris que aún lleva en pleno culo, duela, pero, a la vez, da de comer. Dicotomias del Metal. Equilibrios extraños que Blaze debe afrontar. El "Ying y el Yang" del jodido Heavy Metal. Te da, te quita, te da, te quita.

Nos callamos de una puta vez. Se apagan las luces. La gente empieza a gritar. Una intro guerrera empieza a calentar motores. Demos paso a la "Blaze-venganza"...

"Speed of Light", la primera en sonar, nace atacante, con dos guitarras "Maidenescas" como soporte rítmico y vacilón a la bravía voz de Bayley, que aunque suena algo apagada en segundos se va calentando y empieza a atinar. Se necesitan unos segundos para adaptarse a la audiencia. Sonido impecable a nivel instrumental, desde luego. Las cuerdas suenan con brillo, certeras y límpias, el público está bien presente, se les nota eufóricos, la batería retumba, y Blaze, pese a estar mejorable, sobretodo comparando con el disco de estudio en el que conocimos el tema, cumple. Primera toma de contacto maja.

Llega, aunque creo que demasiado pronto, el recuerdo a Iron Maiden. "When Two Worlds Collide", una de los peores temas de su disco del 98, nos cae ahora. El público juega un papelón importante en la importancia del track en vivo, desde luego. La banda suena potentorra, técnica, al nivel de unos Maiden, pero es la explosión de las gradas la que hace mantener las ganas de darle cera al tema. Se nota que los cabrones de Blaze hacen disfrutar a su gente. Y si encima tocan temitas de la doncella, aunque tengan el peor estribillo de su historia, pues mejor que mejor. En un show, borracho perdido, hasta el "Como Estáis Amigos" parece un puto "Flight of Icarus", jejeje. Tema más compacto que el de Maiden. Ahí estamos, Blaze. Intentando mearte en los maestros. Con un par.

"(Though As) Steel" (recuerdo a Wolfsbane, con caña Hard por un tubo y un movimiento vibrante y eléctrico) da paso a "Kill & Destroy", tema-himno, facilón, sin florituras, muy "Maiden", que sin mucha variación, y a base de comernos un estribillo que se sabe vender muy bien, acabamos con los puños en alto, unidos al ex-Maiden, cantando a pleno pulmón. Himno de cartón piedra. Pero molón de cojones. Es como su "Futureal".

"End Dream", "Stare at the Sun", "Silicon Messiah" y "Dazed & Confused" ("Sabbathiana" versión de Led Zeppelin) completan la primera parte del show con muy buena nota. Por la entrega de la banda, al completo, y la de su público. Blaze ha sabido rodearse de unos músicos con empatía, con fuerza, dotados de técnica y con garra. Ideales para acompañar a un guerrero de la calaña vacilona de Bayley. A por el segundo CD...

"Virus", uno de mis temas predilectos de la era Blaze (junto a "Look for the Truth", "Sign of The Cross" o "Lord of the Flies") y que siempre he mantenido que habría elevado el listón de un discazo como "X Factor", o el de una mierdecilla adorable como fue "Virtual XI", llega dispuesto a dejar huella. Los que llevamos años pegados al "tema fantasma" ya conocemos de su poder, que va creciendo conforme avanza el minutaje, muy en onda "Sign of the Cross", aunque con un aura más directa, con más mala baba y descaro, con un final apoteósico, baratero, muy Maiden, que parido a base de "coros teclatoides" nos la sabe poner bien cipotona. Wray y Slater, los dos guitarras que juegan a ser Janick y Dave, aciertan con tino, aportan su rollete más Heavy-Thrash dulzón y riffero, y el público responde con esos "Yeah" impagables, que, a veces, en vivo hacen superar tu premisa en estudio. Como ya les pasó a Maiden con su "Afraid to Shoot Strangers", que es escucharlo en vivo y no volver a escucharlo en disco. Aquí no hay coros finales, aunque la cosa ha sabido darnos bien.

"The Brave" (uno de los mejores temas de Blaze, cómo no, con influencia de Steve Harris, pero con los cojones de un toro bravo), "Stranger to the Light" e "Identity" ponen las cosas al rojo vivo, sonando portentosas y poderosas (impagable el baile entre bajo y batería) para que "Sign of the Cross" (el "Hallowed Be Thy Name" de la era Blaze) y "Futureal" (su "Aces High" de saldo, pero majete), más tesorazos Maiden, le hagan al fan irse a casa bien contento. Si te gustan los discos de la doncella junto al ex-Wolfsbane seguro que vas a disfrutar. Todos los temas del directo están tocados con mucha alma y temple, en especial los de Iron Maiden. Se nota que Blaze tenía, o creía tener, una cuenta pendiente con su fandom en Maiden. Los músicos que se lucen junto a Blaze interpretan los temas con valentía y arrojo, y sumado todo ello a una producción de directo genial, parece que vivamos el show. Y no ya en primera fila. No. En el puto escenario. Tocando junto a los Blaze. El disco es puro Metal, puro sudor, pura electricidad. Puro Maiden.

"Ghost in the Machine" (soberbia, y soberbiamente interpretada. Otro de los temas del ex-Maiden al que llevo años pegado y que Steve Harris mataría por tener bajo su protección), "Born As a Stranger" (Helloween + Iron Maiden) y "Tenth Dimension" cierran el directo de Blaze Bayley y sus amiguetes con una sensación genial. Esa que vives cuando sales de un show del que no esperabas el show de tu vida y que se te acaba grabando en el coco, y durante largos años. Yo, que he vivido varios conciertos del bueno de Bayley, atestiguo que "As Live As It Gets" es un testimonio cañero, y la mar de realista, de lo que es vivir un show del británico.

Sudor, sangre, pasión...Heavy Metal. Dos palabras que definen a Blaze Bayley. Blaze Bayley...un tipo que define la esencia de luchador.

4 cuernos (medio-altos) para Blaze y su continua búsqueda de credibilidad. Directo genial para "Blazemaniacs". Y para todo aquel que quiera pasar un rato excelente moviendo el cabezón hasta sangrar por las orejas. Y con tufo a Maiden. No pidas más.

Blaze Bayley - Voz
Steve Wray - Guitarra
John Slater - Guitarra
Rob Naylor - Bajo
Jeff Singer - Batería

Sello
Steamhammer