Blasphème - Désir de Vampyr

Enviado por francosc13 el Mar, 07/01/2020 - 23:55
4425

1. Seul (04:01)
2. Territoire Des Hommes (04:30)
3. Orgie Romane (03:17)
4. Saint D’esprit (03:19)
5. Contrôle (03:05)
6. Au Nom Des Morts (04:12)
7. Taxer Le Peuple (03:09)
8. Vivre Libre (05:38)
9. Erreur De Moeurs (03:30)
10. Désir De Vampyr (04:31)

Si hablamos de Francia muchos coincidirán en que es el país conocido por sus perfumes, su gastronomía y arquitectura (a quien no le gustaría visitar la Torre Eiffel), entre otras atracciones. Por mi parte y situándonos en el contexto del Portal del Metal puedo decir que Francia también debería ser conocido por su escena de Heavy Metal clásico durante los 80’s. Quizás muchos ya conozcan a los grandiosos Sortilège, probablemente los principales referentes de esta escena, pues resulta que sus compatriotas también aportaron su grano de arena a nuestro género favorito, teniendo como ejemplo a ADX, Nightmare, High Power y los reseñados del día de hoy: Blasphème (Paris, 1981).

En general estas bandas francesas tomaron influencias de la NWOBHM y de otros grandes como Judas Priest para hacer su propia propuesta, lo cual se puede notar en la música de Blasphème, sin embargo, este no es el caso de una banda genérica de Heavy con un vocalista cantando en francés, tampoco se trata de algo al nivel de lo más grandes, por lo que si no tienes expectativas tan imposibles más de una sonrisa debería sacarte la propuesta de Blasphème, especialmente en su segundo larga duración Désir de Vampyr (Lizard Records, 1985).

Désir de Vampyr contiene muchos de los elementos que más me gustan del Heavy Metal: un sonido poderoso y majestuoso, rodeado de un aura mística y oscura, momentos memorables, un guitarrista más que componente, en este caso Pierre Holzhaeuser, quien desprende un gran talento tanto en riffs como en solos, y un vocalista que no pasa desapercibido, este es el caso de Marc Fery, quien demuestra un gran poderío vocal con un tono operístico bastante exótico al estar pronunciado en francés (lo único que podría molestar es que a veces suena algo nasal).

Seul inicia en grande con esos ritmos galopantes y el memorable estribillo donde Fery entona a todo pulmón el nombre de la canción. Por otra parte, Territorie Des Hommes se desenvuelve a medio tiempo con momentos más enérgicos y Orgie Romaine después de los coros de la introducción sigue mostrando un gran nivel, destacando el solo de guitarra. Con solo tres temas Désir de Vampyr ya me ha demostrado que Blasphème entienden a la perfección como debe sonar el Heavy Metal con verdaderos huevos y actitud, dándome más ganas de seguir escuchando lo que queda de disco. Aparte no creo que sea necesario ser un experto en francés para darse cuenta que el contenido lírico de Blasphème no se trata de flores y mariposas.

Mencioné hace poco el aura oscura que contiene Désir de Vampyr, ejemplificada en temas como Saint D'esprit y Au Nom Des Morts, donde también debo destacar el trabajo en general de las guitarras y el manejo de Marc Fery entre graves y agudos. ¿Ya dije la palabra memorable en esta reseña?, pues escúchate Contrôle, un tema intenso y directo con un Fery desatado por completo. Quizás la producción algo "ruidosa" en las guitarras pueda molestar a lo más exigentes, pero dentro del contexto del cual estamos hablando, se puede afirmar que la producción en general cumple de sobras para este tipo de trabajo.

Probablemente estés pensando que a pesar del buen nivel mostrado hasta ahora en Désir de Vampyr, a Blasphème aún le falta llegar al “peak”, donde demuestren de verdad de que están hechos. Esto llega ya casi terminando el disco con Vivre Libre, la balada del disco y que balada señores, Marc Fery es el absoluto protagonista con unos bellos falsetes y dándolo todo cuando entona Vivre libre, oh vivre libre Et survivre pour vivre libre, recordando por momentos a las baladas setenteras de Judas Priest (guardando las distancias obviamente).

Si Vivre Libre ya fue un pepinazo, espérate al tema final, la homónima Désir de Vampyr, que inicia de forma lenta y oscura como si se tratara de un tema Doom, para desatarse en la epicidad, mostrando todos los ingredientes que ya he mencionado con anterioridad, incluyendo algunas voces dobles en algunos pasajes (a lo King Diamond). Un gran ejemplo de como se debe cerrar un disco de Heavy Metal, dejando un sabor agradable en los oyentes cuando termina la reproducción.

Blasphème es un ejemplo más de como la mayoría de las bandas ochenteras que de verdad tenían las intenciones de hacer Heavy Metal, lograban comprender a la perfección los pasos que debían seguir para captar esa esencia tan necesaria en el género. Désir de Vampyr es un muy buen disco, tengo claro su distancia con los máximos referentes, sin embargo, me es difícil negarle la SOLIDEZ que presenta, tanto a nivel instrumental como vocal (con sus virtudes y defectos). ¿Qué hubiera sido de Blasphème si hubiera editado este disco cantado en inglés?

Con esto queda demostrado que Francia también tuvo su escena con buenos talentos que hace más de 30 años acompañaron a sus compañeros ingleses, estadounidenses y alemanes en su cruzada por el auténtico Heavy Metal. Nosotros también somos parte de esa cruzada, así que, si no tienes mayor problema con el idioma francés, no tienes excusa para no escuchar Désir de Vampyr, calificado con unos cuatro cuernos medios, rondando el 8,5.

Phillipe Guadagnino: Bajo
Regis Martin: Batería
Pierre Holzhaeuser: Guitarras
Marc Fery: Voz

Sello
Lizard Records