Black Sabbath - Born Again

Enviado por jonerstoner el Mié, 13/01/2010 - 13:31
11

1. Trashed
2. Stonehenge
3. Disturbing the Priest
4. The Dark
5. Zero the Hero
6. Digital Bitch
7. Born Again
8. Hot Line
9. Keep at Warm

Amado u odiado a partes iguales. Born Again es para un servidor uno de los mejores trabajos de Black Sabbath. Un disco de culto.

De acuerdo, en ocasiones es crispante y desesperante. Desde la portada de dudoso gusto por el diseño, a la extrañísima combinación de los gritos de Ian Gillan con los oscuros riffs de Iommi, a la cafre y cacharrera producción de un tal Robin Black, pero que parece ser que Geezer Butler se encargó de fastidiar más, dándole más gravetones en las mezclas. Y es que los egos son algo que pueden joder y mucho un trabajo. Pero es que precisamente son todos estos factores junto con la vuelta de Bill Ward, tras la época Dio, y el superior protagonismo del siempre oculto teclista Geoff Nicholls, con unos teclados y sintetizadores de película de terror espacial, lo que hacen a este disco siniestro, obsesivo, demente, esperpéntico, bizarro y único.

No voy a valorar en que posición sale este disco. De acuerdo. Hasta ahora los Sabbath habían tenido su época dorada, la de Ozzy y la de Dio, y de hecho este disco no tenía que haber salido bajo el nombre de Black Sabbath. Pero no se puede negar que esto es Sabbath en esencia. Mucho más Sabbath que aquel Seventh Star que el pobre Iommi tampoco pudo sacar como disco en solitario, o incluso más Sabbath que algunos temas de la etapa Tony Martin, que en ocasiones también parecen discos en solitario de Iommi.

Trashed, se abre enérgica y con los grititos de Gillan (no lo he dicho pero todos sabemos que hablamos del cantante de Deep Purple). Sería la respuesta a un Neon Knights por ejemplo, con un puente melódico antes del solo (bastante dinámico e inspirado, por cierto) muy atractivo. Gran tema.

Stonehenge. Y ahí nació Spinal Tap. Me explico. Stonhenge , el tema, no es más que una extraña intro de sintetizador, aunque a mi me encanta. Pero supongo que fue lo que hizo que el mánager de la banda pensara en que era una buena idea construir un gran Stonhenge (el famoso monumento megalítico situado en U.K.) para decorar el escenario durante la gira del disco. Al parecer, al medirlo, confundieron metros con pies, y no había manera de que el inmenso decorado cupiera en ningún escenario. De ahí la famosa escena paródica de la peli This is Spinal Tap.

Con más chillidos y risas (influencia directa para Bruce Dickinson)empieza y acaba otro tema hard rockero oscurísimo llamado Disturbing the Priest. Gillan canta de maravilla y construye buenísimas melodías a través de las oscuras ideas de Iommi y Butler. Otro de los mejores temas del disco. The Dark es otro experimento tenebroso que da paso a Zero the Hero, terrorífica canción que pone los pelos de punta. El riff principal tiene un gran parecido con el de Paradise City de los Guns'n'Roses. Pero en este, la canción no da ninguna concesión a la alegría en el esribillo. Tremendo el desarrollo de solos de Iommi a través del obsesivo y cafre riff.

Digital Bitch, es otra canción dinámica y rápida al estilo de la NWOBHM, con un estribillo de influencia casi punk, con más gritos bestiales de Gillan y solos desenfrenados de Iommi. Born Again es la extraña balada, cuyo título da nombre al disco. La melodía vocal de Gillan es tan buena como se puede esperar, aunque un tanto desajustada con el arpegio, que es un tanto plano, para explotar en electricidad. Ciertamente el resultado es extraño y un tanto cómico, la verdad. Perdonad mi extraño sentido del humor.

Volvemos a derroteros más heavy-metal con Hot Line. Riff central super rockero y standard de la época. En temas así, menos especiales y extraños, por decirlo de alguna manera, es donde se echa de menos una buena producción. Y para terminar otro tema hard-bluesero a lo Sabbath en Keep at warm. Me vuelve a fascinar el contraste de la maquinaria Black Sabbath con las melodías vocales de Gillan. Y el solo es estupendo, con la aceleración de tempo, a lo Maiden, por ejemplo.

El repertorio de gira debió ser para disfrutarlo (o para sufrirlo) con Gillan obligando a Black Sabbath a tocar Smoke on the Water antes de terminar con Paranoid. Esto ha hecho que los bootlegs de diecto de esta época sean de los más buscados por coleccionistas y fans de la banda.

Tony Iommi: Guitarras y Flauta
Geezer Butler: Bajo
Ian Gillan: Voz
Bill Ward: Batería

Sello
Vertigo