Behemoth - I Loved You At Your Darkest

Enviado por MetalPriest el Mar, 16/10/2018 - 22:05
377

1. Solve
2. Wolves ov Siberia
3. God = Dog
4. Ecclesia Diabolica Catholica
5. Bartzabel
6. If Crucifixion Was Not Enough…
7. Angelvs XIII
8. Sabbath Mater
9. Havohej Pantocrator
10. Rom 5:8
11. We Are the Next 1000 Years
12. Coagvla

Los que más le seguíamos la pista a Behemoth desde The Satanist hasta este mes de octubre de 2018 nos olíamos la tostada. Se notaba que se avecinaba un trabajo distanciado de los esquemas a los que nos tienen acostumbrados los polacos. Todavía recuerdo que, poco después de que saliese The Satanist y que Nergal se pusiera a trabajar en su proyecto de rock Me And That Man, nuestro frontman salió en una entrevista diciendo que no descartaba implantar influencias de post-punk en su próximo vástago de Behemoth. Al final no se dio el caso, pero sí que se acabó notando una suavización del sonido de la banda en forma de un leve deje gótico. A lo que voy, es que era un secreto a gritos que el disco que hoy nos acontece comentar (I Loved You At Your Darkest) iba a ser algo más light de lo habitual. Aunque… me gustaría utilizar el eufemismo “elegante” en este caso, que queda más cool.

Ya el nombre del álbum parece salido de una canción de Theater Of Tragedy o Lacrimosa (por ejemplo), y los adelantos, todos ellos con su videoclip mazo currado en onda hereje, nos seguían ubicando en un black metal con tendencias más hacia lo majestuoso o elegante en detrimento de la crudeza y la técnica. Eso sí: de los videoclips tengo que decir que nunca le perdonaré a Nergal ese rollo estético en plan drag queen / virgen satánica / viuda negra. Todo lo demás está de puta madre, de verdad, a la altura de siempre. Pero esas vestimentas… no tío. No molan. Cojones Nergal, que sabemos que Behemoth es tu navío y tú eres su indiscutible capitán y señor, que te gusta el vodevil, vigilar la estética, sorprender y todo eso, pero… ¿No podías mantener el fondo de armario del Satanist? Aquello sí tenía clase e infundía respeto. Pero vaya, que esta reseña no va de moda o sastrería ¿cierto? Va de música, y ya con ese tema podemos tirarnos largo rato charlando.

Para ir condensando (aunque me pienso alargar igual), si me preguntan cómo explicar este ILYAYD de Behemoth, lo tendría claro: es The Satanist con un poco de los actuales Tribulation y una pizca extra de sinfónico. Porque… alguna trompeta, fanfarria y cuerda habían metido ya en Satanist. Tracks como Blow Your Trumpets Gabriel y O Father O Satan o Sun! por ejemplo, habían mostrado un manejo tremendo de las orquestaciones, dejándolas siempre en un segundo plano para proporcionar intensidad en ciertos pasajes, para recalcar los momentos apoteósicos. En otras palabras: Behemoth jugaban con la épica y el drama. Al ver que el invento funcionó, se conoce que en este ILYAYD tiran mucho más de ese recurso (que por cierto me sigue encantando cómo lo utilizan). Lo que no me acaba de convencer es la faceta el plan Tribulation, abusando de arpegios suaves para introducir las canciones y 3/4s de lo mismo con los medio-tiempos. En una o dos canciones… estaría ok, son elementos utilizados frecuentemente en el black, pero cuando se hace en exceso… se cruza la difusa línea entre el black y el gótico (que por muy digno que se ponga el metal-head de turno, hay zonas musicales donde comparten frontera). Entonces aquí tenemos a Behemoth, tratando de contarnos una película distinta para variar. Pasamos de mensajes directos y tajantes como “Apostasy”, “Evangelion” o “Satanist” a esta movida de “Te amé en tu momento más oscuro”. Cita bíblica, creo que de Jesús (no estoy seguro).

Con todo, quiero aclarar antes de continuar que el disco me ha gustado, pero también me ha cabreado ¿Nunca os pasó con un disco, película o libro que veis un montón de buenas ideas y recursos pero que no están bien utilizados o equilibrados? Pues así me siento yo. Hay un huevo de cosas en este ILYAYD que me parecen cojonudas, elementos de categoría suficientes para parir una obra maestra. En serio. Pero… también hay otros de los que se abusó, como los comentados más arriba o... los coros. No voy a entrar en los coros infantiles de Solve y God = Dog porque… igual me pongo faltón, y no sin razón. Pero leñes, los demás coros y estribillos (los perpetrados por Nergal y Orion) no quedan muy allá tampoco. Y hablemos claro: si le das protagonismo a esos elementos, qué menos que hacerlos cuadrar perfecto ¿no? Los alaridos de Orion en Wolves ov Siberia por ejemplo… para mí ensucian una canción que de por sí es de diez. Es más: le bajan enteros esos “Let it be forever heard! / Let it be forever known!” con ese tono. Lo mismo pasa un poco con los de Ecclesia Diabolica Catholica (que esta es otra: menudos títulos vas sembrando, Nergal, te has lucido); que son coritos de iglesia forzados que afean. En el caso de Bartbazel, aún quedan bien y se hacen pegadizos, a parte que quedan mejor en esa atmósfera tan pausada. Que oye, igual Bartbazel es tal vez lo último que un fan de Behemoth espera oír, pero al menos la canción es buena y coherente como unidad individual aún dentro de lo gótica que resulta.

Pero ahora, centrémonos en cosas positivas, que parece que le voy a meter un 'cerapio' al disco de marras o utilizarlo como frisbee y tampoco es así: Me parece un acierto tremendo que conserven el sonido del Satanist en las guitarras y en buena parte de las baterías, porque cuando se ponen cañeros o marciales… es una pasada. Y como demostración, ahí están Wolves ov Siberia, Sabbath Master, Havohej Pantocrator o We Are the Next 1000 Years, todas ellas de alta factura y con mucha pasión en sus partituras. Lo mismo opino del canto de Nergal, que sigue manteniéndose fuerte y brutal a pesar de la suavización de la propuesta; es un factor que influye mucho en la identidad de la banda. Y… hablando de identidad: sí que impresiona que ILYAYD, con todos los nuevos elementos que incorpora siga manteniendo la identidad de la banda. Siguen sonando a Behemoth, por mucho que le pese a los truetas. También añadiría como un pro el toque conceptual que pretende tener el artefacto al tener prácticamente hiladas todas las canciones, como continuadas. Eso brinda mucho feeling y facilita la escucha.

En mi modesta opinión, aquí Nergal abrió una (nueva) brecha entre sus fans: a un lado, están los culturetas, trves y seguidores de la caña burra, y al otro, los “recién llegados”, los fans-die-hard y seguidores del metal más mainstream. Esto es, a fin de cuentas, la enésima ocasión en la que sucede esta eventualidad en el metal. Pasó con Metallica, Emperor, Sepultura, Cynic… te enumero a los que quieras. Pero lo que queda claro, es que I Loved You At Your Darkest no va a dejar a la peña indiferente, no al menos a los fans de la apisonadora polaca. Para algunos, será la cúspide de su carrera, su opus magnum, para otros, su Illud Divinum Insanus, el último clavo de su ataúd. Pero… la verdad es que Behemoth van a expandirse en popularidad y ventas como el Imperio Mongol en este tiempo que se nos viene encima. Los veremos hasta en la sopa y… creo que tiene toda la lógica del mundo. Después de todo, acaban de sacar un álbum muy útil para cazar nuevos fans.

Cuando The Satanist iba a salir, Nergal dijo algo así como “he puesto todas mis ideas en el asador, no se si habrá un nuevo álbum de Behemoth”. Son ello, se refería a que habría utilizado todos sus bosquejos para el álbum del 2014. A alturas de 2018, nos damos cuenta de que en definitiva, la banda necesitaba re-inventarse y expandir sus fronteras para encontrar inspiración para lograr sacar un nuevo trabajo. El resultado hoy día es de sobra conocido, es I Loved You at Your Darkest. Ni más ni menos. Las reacciones de los seguidores y curiosos… están en disposición del libre albedrío de cada individuo.

Yo honestamente, no se todavía qué opinar. Depende mucho del momento y mi estado de ánimo la sensación que me suscita este trabajo. Pero lo que está claro es que lo disfruto. Me gustaría que estuviera planteado de otra manera, que hubiera canciones con más desarrollo o más metraje (hay mucho tema corto), que prescindiesen de los coros infantiles… de ciertas fórmulas explicadas arriba, vaya. Pero es lo que hay, y siendo el producto final… considero que aún así es un trabajo bueno y recomendable. Yo le daría un 6,75. Tres cuernos mega-altos. Casi un 7. Tal vez los meses (o años) me hagan cambiar de percepción. Después de todo somos seres humanos ¿no? Y Nergal y cía queda claro que también.

Nergal: voz, guitarras, teclados y bajo.
Inferno: batería y percusión.
Orion: bajo y coros.

Músicos de Estudio:

Dziablas: coros.
Michał Łapaj: órgano hammond.
Krzysztof "Siegmar" Oloś: samples.
Seth: guitarras.

Sello
Mystic Production