Bathory - Octagon

Enviado por Hawkmoon el Jue, 26/01/2012 - 22:44
98

1. Immaculate Pinetreeroad #930
2. Born to Die
3. Psychopath
4. Sociopath
5. Grey
6. Century
7. 33 Something
8. War Supply
9. Schizianity
10. Judgement of Posterity
11. Deuce (KISS cover)

Una mala broma, un mal sueño. Algo que no cuaja. Un soberano coñazo, colega.

Turno de "Octagon" de Bathory. Difícil disco, joder. No me entra. Ni con agua, ni con pan, ni con salsa. Y mira que lo intento.

El anterior trabajo de Quorthon, el poco inspirado "Requiem", ya nos enseñó que el poso épico, lo que hizo grande a la banda, se había destruido, se había hecho desaparecer. Se trataba, en la nueva tesitura, de darle cera a la caña parda, de convertirse en un ente salvaje, con cantidad de aporte Thrash y pegador. Eso era lo que Quorthon quería: volver a ser un perro loco, un maestro del salvajismo. Después del periplo como dios, como tio que nos abrió las puertas al reino del Black, el gurú iba de cañero. O eso creía, pobrete. Pues menudo rollazo nos soltó. Yo no sé que le pasaba por la cabeza a nuestro rey. Demasiada droga, imagino.

Si "Requiem" te aburrió, chato...bienvenido al infierno, bienvenido a "Octagon". O lo que es lo mismo, el peor disco en la carrera de Bathory. De amo del Metal épico, de señor del reino helado, a mindundis thrashero-groovielón. Qué pena, joder. Qué pena. Que no te engañe la portada (lo mejor de la obra entera), vas a sufrir. Bathory se hartaron de dar con la fórmula de las obras maestras. Ahora, por lo visto, tocaba aburrir al personal. Se acabaron las movidas fantasiosas, el derramamiento de sangre virginal, la pasión en las montañas, los campos de batalla plagaditos de cadáveres y el ambiente gélido. Bathory viajan a nuestro mundo, a nuestra era, para intentar convertirse en los nuevos Pantera o Slayer. Madre mía, lo que yo os diga...Quorthon iba hasta las cejas de coca. Mente frita, ideas eclécticas. A veces, eso sí, salen genialidades. Otras, como es el caso, salen movidas a lo "Octagon". Lamentables.

Al tajo, joder...

"Immaculate Pinetreeroad # 930", primer temita. Una batería (que aún no tengo claro si se trata de una batería o de un montón de cubos vacios de pintura) allana el camino para que la onda despegue. Guitarras crudotas, velocidad, intencionalidad (que ahí queda) de sonar a lo Slayer y un Quorthon con poco fuelle, como apagado aún dentro de querer aparentar que es puro fuego, pura solidez. Bravuconada mierdosa, joder. Tema Thrash pobretón. Desilusión total. La movida, que además suena a demo, no tiene cojones. Se los dejó en las montañas.

"Born to Die", "Psychopath", "Sociopath" (dedicada a Charles Manson), "Grey" y "Century", todas con su cierta suciedad, cosa que no negaremos que nos gusta, tratan de ser intensas, de sonar coléricas. Quorthon se alimenta de entes como Slayer, Sodom, Pantera o Machine Head para servirnos su nuevo platito. Pero, joder, se queda a medias en todo. Poca sal, carne cruda y una salsa con grumos de cojones y con un sabor manido, corriente. Thrash, Groove y un latido moderno en Bathory. Una pena. La onda no casa nada con el legado de la banda. Nada de nada. ¿Paso de valiente? Puede. Pero paso al vacio. Tortazo seguro.

"33 Something", "War Supply", "Schizianity" y "Judgment of Posterity" (quizás, la mejor de todo el disco, y tampoco es que sea una flipada total, algo que vayamos a recordar mañana) siguen apostando por el mismo tipo de esencias, de entrega. Ira desnuda, desprovista de buen sonido, que podría dar más de sí, que tiene algunos puntos enfermos, pero que no nos hace temblar de gusto. Lo que nos venden Bathory ahora ya está más sobado que las tetas de Sharon Stone. Puede que en 1990 la premisa tuviese su cierto interés. Ahora, en 1995, con otros tios vendiendo lo mismo, a mejor precio y con garantía, como que Quorthon está destinado a no encontrar clientes en éste nuevo sector en el que se nos ha metido. Metal desinflado. Ridículo intento de querer sonar crudos, casposos y poco determinados.

Una versión de Kiss, "Deuce", diseñada, supongo, para seguir enrareciendo el ambiente, para que ni ya les conozcamos, finiquita "Octagon" (menos mal, uffff). Menuda versión más cacharrera. Ni yo a los trece hacía sonar tan mal mi seis cuerdas. Ni con la versión han acertado, pobretes. Más sosería, lentitud y poco tino.

Soberano coñazo de disco, joder. No puedo ni creer que la movida la firme el mismo tipo que me ha regalado material por el que mataría. El punto más bajo de Bathory. Sin duda.

Únicamente para completistas de la obra del gran Quorthon. La portada es maja. Poco más puedo decir.

2 cuernos (bajos) para "Octagon". Desastre total. Aburrimiento letal. Material fecal.

Los dioses también cagan. La prueba, el disco del 95.

Quorthon: Voz y guitarra
Kothaar: Bajo
Vvornth: Batería

Sello
Black Mark Production