Avenged Sevenfold - City of evil

Enviado por Metzger el Dom, 20/10/2013 - 03:42
1371

1. Beast And The Harlot
2. Burn It Down
3. Blinded In Chains
4. Bat Country
5. Trashed and Scattered
6. Seize The Day
7. Sidewinder
8. The Wicked End
9. Strength Of The World
10. Betrayed
11. M.I.A.

Bueno, vamos a aprovechar el “tirón publicitario” de las recientes polémicas Avenged Sevenfold v/s Machine Head, y a reseñar un disco al cual hace ya un tiempo le tenía ganas: City Of Evil. Primer disco que lograron (si, no fue de propia voluntad) que escuchara de esta banda. Primera impresión? Mucho corito suave (en serio, mucho), mucha melodía…ahí quedo hasta el momento en que tuve que tocar un tema de dicho disco, “Bat Country”. Y vuelta a rebuscar, y en esta ocasión encontré un poco más de lo que había visto en primer lugar.

Este disco, aparecido en 2005 (penúltimo con su baterista “The Rev”, quien fallecería en 2009), se alejó del sonido directamente metalcore de sus primeros dos discos, y se acercaría a un heavy metal más relajado, fórmula que explorarían más a posteriori. La portada, con el polémico “Deathbat”, muestra al bicho en cuestión a bordo de un caballo con “the city of evil” a sus espaldas. Mal no se ve. Aunque de entrada, quien busque caña dura, brutalidad o incluso rudeza, ya puede despedirse aquí. Sobran los coros melosos y las melodías así que, van advertidos.

Entrando ya en materia: “Beast and the Harlot” y “Burn It Down”, originalmente un solo tema, son los encargados de abrir el disco. Sobre el primero, muy, muy melódico, con unos solos y melodías entre los coros realmente buenas por parte de la pareja de guitarristas. Mucha referencia bíblica, como es frecuente en la carrera de la banda (se infiere que la Ciudad del Mal de la que toma nombre el disco es Babilonia, por aquello de la Bestia y la Prostituta, etc). Se me hace curiosa la entrada de la voz, muy a lo “Painkiller”, salvando las distancias, obviamente. Buen tema, que pese a lo meloso de algunas partes, tiene calidad.

Su contraparte, a su vez, comienza con unas melodías que personalmente me dejan mucho aire a power metal. En si el tema va en la misma onda que el primero (se supone que fueron uno solo), un poco más directo y pegadizo, eso sí. Hacia el minuto 3, tras un buen “breakdown” se desata una parte muy, muy melódica y suave, pero que me parece realmente destacable, rompiendo con una base más bruta y un solo a toda velocidad. Buen tema, que termina justo en el momento correcto.

“Blinded In Chains” pese a empezar con unos redobles de caja de aire militar, termina desembocando en la dosis melódica que se hará costumbre en el disco, y que eventualmente lo hacen bastante pegajoso y comercial. A destacar las buenas maneras del baterista en este tema, el tipo realmente era una bestia del doble bombo, y no solo eso, sino que despejaba unos artilugios rítmicos y una creatividad realmente geniales. Fuera de eso, el tema pasa un poco desapercibido, además de ser excesivamente largo para lo que ofrece (tiene un final de bajo, que realmente, es innecesario)

Cuarto tema, “Bat Country”. Tema odiado y amado a partes iguales, personalmente no es mi favorito, pero me atrae particularmente el ritmo que lleva, alternando velocidad con calma, y con el soberbio trabajo del batero, “The Rev”. Además con un tremendo solo de guitarra en el medio de la canción, y un trabajo vocal que resulta muy adecuado y muy deudor también de Axl Rose, todo hay que decirlo.

“Trashed and Scattered”, desde principio a fin , es uno de los dos mejores temas del disco. Velocidad por un tubo, melodías inspiradas y un cantante que en este caso se escucha un tanto más cómodo que en los temas anteriores. Y vaya, la mitad de este disco son las guitarras y la batería, aportando vitalidad y dinamismo al conjunto. Quizás un poco más cercano al metal convencional, también.

Ahora toca balada, “Seise the day”, otro tema que alcanzó gran popularidad. Muy, muy deudor de los Guns n’ Roses, me trae muchos aires al “Dont’cry”, pero un tanto más energético, por raro que parezca. El típico lento, llegarían a componer un par mucho mejores y más originales, la verdad. Ese solo es clavado al estilo de Slash…pero no. Al menos dan un final con estilo.

“Sidewinder”, llega con aires un tanto más exóticos en su riff principal, aunque con la dosis melódica marca de la casa. Peca de nuevo en su excesivo metraje, para lo que tiene que ofrecer, con unas guitarras y coros demasiado protagonistas. A mi gusto no la peor, pero sí la más sosa del conjunto. Inexplicable el jugueteo con guitarras acústicas y percusión latina al final. Malo no es, de hecho los solos acústicos son buenísimos, pero, ¿qué demonios hacen ahí metidos?

“The Wicked End”, comienza dando un poco más de espacio al bajista, que pese a no ser un Jason Newsted en la mezcla, tampoco destaca sobremanera su sonido a través del disco. El tema ilusiona, pero termina cayendo en el mismo patrón “estrofa-solo-estrofa-solo-solo-solo”. Demasiado fuego artificial, poca solidez. Hacia el ecuador del tema hay una parada entre guitarras, orquesta y coros bastante épica que en este caso queda un poco más adecuada, aunque sin pasarse. De cualquier forma, persiste el exceso instrumental.

Suerte que ahora viene el que es para mí el mejor tema del disco “Strength Of The World”. Una intro acústica, muy a lo Morricone, prepara un ambiente épico que es roto por la entrada del distorsionado riff principal. El cantante, M. Shadows, se porta bastante bien a lo largo del tema (de hecho, las letras del disco le suman varios enteros al mismo), los coros melosos se contienen, al igual que los artificios guitarreros, dejando mucho más espacio para el efecto global del tema. Por fin todo está bien acompasado, los solos donde corresponden, con emoción y técnica más equilibradas esta vez, las partes lentas de la misma forma.

Un tema quizás más “metalcore” que el resto del disco, pero vaya, sorprende luego de la secuencia “Seize the Day”-“Sidewinder”-“The Wicked End”. Muy a destacar el final, con la orquestación del principio fundiéndose con las últimos momentos del tema. Épico.

Luego de esto, llega “Betrayed”, otro buen tema más riffero y que curiosamente, parece estar inspirado en la muerte de Dimebag Darrell. Bastante más lenta y emocional de lo que parece al principio, es una buena canción, entretenida, con muchos, muchos cambios, bien hechos y coherentes. (no como ese exabrupto en Sidewinder).

Y llega el cierre de disco con “M.I.A”. Un comienzo realmente dulce, calmado, que desemboca en un poderoso riff en galopas. El tema es buenísimo, muy en la onda de “Beast and the Harlot”, con un final excelente: luego de una sección coral bastante emotiva, recae en la dulce melodía del principio para rematar con un tranquilo solo acústico el disco. Excelente.

Conclusión? Si, saben hacer música, si, tienen su toque, al menos aquí. El disco en sí es bueno, pero al pasar del 5to track se produce un bajón que termina por bajar la calidad general. Sin embargo, tiene algunos temazos remarcables y otras canciones muy buenas, si te gusta el estilo, claro. Como dije al principio, aquí no hay que buscar caña bruta ni ira desatada, mejor escucharlo con los oídos abiertos y si gusta…tanto bien. Sino, pues no.

Pese a contener un par de temas excelentes, el abuso guitarrero hace muy mal en ocasiones, y una de las mayores virtudes del álbum puede llegar a ser su mayor némesis: su gran cantidad de melodías y arreglos vocales que, llegado cierto punto, saturan. Además, ya entrando en lo personal, la producción me parece horriblemente desequilibrada y en exceso plástica. En fin, 3 cuernos, ni más, ni menos.

M. Shadows: Voz
Synyster Gates: Guitarra líder, piano, coros.
Zacky Vengeance: Guitarra rítmica, coros.
Johnny Christ: Bajo, coros en "Strength Of The World"
The Rev: Batería, coros, voz y piano en "Seize the Day"

Sello
Warner Bros.