Avantasia - Ghostlights

Enviado por Marcapasos el Dom, 24/01/2016 - 15:09
544

1. Mystery of a Blood Red Rose (03:51)
2. Let the Storm Descend upon You (12:09)
3. The Haunting (04:42)
4. Seduction of Decay (07:18)
5. Ghostlights (05:43)
6. Draconian Love (04:58)
7. Master of the Pendulum (05:01)
8. Isle of Evermore (04:28)
9. Babylon Vampyres (07:09)
10. Lucifer (03:48)
11. Unchain the Light (05:03)
12. A Restless Heart and Obsidian Skies (05:53)

*Bonus track*

13. Wake Up to the Moon (04:43)

De alguna forma u otra, Tobias Sammet siempre consigue poner patas arriba el comercio musical germano con cada anuncio de su proyecto Avantasia. Sin embargo, el hecho de que lo que acontece este 29 de enero de 2016 suponga lo mejor que ha compuesto Tobi desde los Metal Opera, supone una gran señalación de que, aquí, nos encontramos con algo grande, muy grande.

Avantasia se prepara a dar a luz a su nuevo retoño, Ghostlights, el séptimo trabajo de toda su crianza, bien alimentado por el retorno de grandes conocidos de estas óperas, entre los que se encuentran Michael Kiske, Bob Catley o Jørn Lande. A su vez, nuevos invitados especiales también harán su aparición, entre los que acabarán por destacar en su labor vocalista Dee Snider (Twisted Sister), Geoff Tate (ex-Queensrÿche), Marco Hietala (Nightwish) o Sharon den Adel (Within Temptation) y los guitarristas Bruce Kulick y Oliver Hartmann apoyados por Sascha Paeth al sexteto de cuerdas.

Si bien The Mystery of Time marcó una nueva etapa para Avantasia (una bonita mirada hacia el destaque melódico de sus discos más Power), Ghostlights se yergue como el culmen de dicha evolución. Ojo, no se trata de un retorno a las raíces, ni una buena práctica de Power Sinfónico a la vieja usanza. Nones, Sammet seguirá, hasta que se diga lo contrario, postergando esa simpática propuesta entre los mundos del Power Metal y los del Hard Rock clásico y el Heavy Metal. Pero, qué curioso, nunca antes ello me había importado tan poco.

Sammet -bendito sea el susodicho- abrirá el telón de una forma tan diferente como encantadora. En lugar de empezar con un full theme de más de nueve minutos, el comienzo dado con Mystery of a Blood Red Rose nos pone en la piel de una bonita y sencilla ópera rock multitudinaria y con mucho encanto, una overtura perfecta para lo que será el disco en cuestión. A pesar de ser una canción escueta, deja a relucir todo el esmero y trabajo por parte de Sammet como productor. Bien cabe señalar que solamente los coros tardaron meses y meses en ser grabados.
Lo potente da comienzo poco después, al llegar Let the Storm Descend upon You, tema de doce minutos esplendorosos en los que Sammet, junto a Lande, Mason y Atkins, da rienda suelta a su imaginación entre grandes guitarras, enorme espectacularidad teatral por parte de los incansables teclados, el conjunto coral y ese estribillo cumbre y perfecto.

Dee Snider estrena su participación en The Haunting, otra de las fantasmagorías nocturnas y fabulísticas de Sammet, una romántica y madura continuación de Death Is Just a Feeling.
Seguimos aunando el paso raudo con Seduction of Decay, un avance destructor de riffs agigantados y marcados por una rítmica oscura y salvaje, acompañada por la voz de Geoff Tate y un estribillo, prácticamente, increíble, uno que deja en bolas lo visto anteriormente en Avantasia.

Seguimos con las sorpresas, una buena nueva para todo aquél que echara de menos la esencia del verdadero Power Metal en Avantasia, lo cual viene, ni más ni menos, que en el titular Ghostlights. Doble pedal, guitarras de vértigo, estribillo bañado en la luz de la fantasía y, como no podía ser de otra manera, Sammet se dispone a sacar su arma más fidedigna, Michael Kiske y su timbre inmortal, disponiéndose un dúo de caracteres de magnificencia alucinantes, sobre todo en el momento en que bajo y guitarras anuncian el crescendo final.
A continuación, es en Draconian Love donde Tobias nos dirige hacia un tema más alejado de lo tradicional, un tempo ralentizado cuya principal novedad es la grandísima participación de Herbie Langhans, cuya voz es aprovechada de una manera totalmente diferente a lo que se podría escuchar en Sinbreed o Beyond the Bridge, produciéndose la faceta más extravagante del simpático germano, un singular hechizo cálido cuanto gélido.

¿Apetecen dosis de caña? Master of the Pendulum es desencadenada como una de las grandes propuestas, siendo una canción demoledora, heavy y poderosamente sinfónica, tocando el turno de Marco Hietala de pasar a la acción, y es que le viene que ni pintado, pues podría perfectamente tratarse de un tema de Nightwish. Desde las estrofas hasta los puentes y estribillo, las melodías son totalmente Imaginaerum, aunque no abandonamos el terreno puramente Avantasia.
A su vez, Isle of Evermore desempeña el papel de balada del álbum, en la que Sammet actuará en dueto con Sharon den Adel, extracto genial de una canción, tal vez, algo plana, pero marcada por una profundidad atmosférica exquisita.

La novena pista, Babylon Vampyres, nos devuelve las guitarras danzantes y electrizantes en un track que suena a Avantasia al ciento por ciento, trayendo su lado más melódico por parte de trabajos como The Scarecrow o The Wicked Symphony, coronado por unos Kulick y Hartmann sobresalientes.
Por otra parte, Lucifer es una de las composiciones más distintivas del supergrupo, ante todo por su interesante apuesta estructural. Empieza como una balada en toda regla, con un Jørn Lande dulce y prestando muchísimo sentimiento. Contra todo pronóstico, su último minuto y medio desenlaza en un tramo de Metal rápido y veloz, sin perder el aporte melódico que ya otorgaba la parte lenta.

Atkins y Kiske retoman posiciones en Unchain the Light, track de rítmica suntuosa y mutable, con mucho protagonismo de los teclados y sintetizadores. Atención a este, uno de los estribillos más elaborados del disco, espectacular dotación por parte de Kiske, algo impresionante.
Y llegamos al final del disco. A Restless Heart and Obsidian Skies será el punto de despedida, una semibalada operística en la que el genuino Bob Catley recitará unas notas y líricas preciosas para marcar el fin del viaje, siendo el solo de guitarra de Kulick y la íntegra contribución vocal totalmente afín.

Entregar trabajos mediocres no es el estilo de Avantasia, tal vez no lo llegue a ser nunca. Lo que sí que no me esperaba es un álbum de la talla de este Ghostlights.
Si bien el proyecto sigue sin mirar por un Power Metal de solidez total, sí que consigue demostrar que no le hace falta alguna. Cual director de orquesta, Tobias Sammet dirige su batuta metálica por encima de todos los participantes del disco, llegando hasta el punto que parece haber creado un tema predilecto para cada uno de ellos. Igual hasta ha sido ese el caso, en cuestión. Ello ha concluido con la elaboración de un disco increíblemente diverso, rico y variado, visitando viejos métodos, y explorando y descubriendo otros nuevos. Y, cómo no, siempre encubierto bajo esa producción y masterización tan cuidada de la que siempre nos ha tenido acostumbrados.

Irónica situación, enero aún no se ha quedado sin hojas, pero parece que ya tenemos uno de los candidatos más poderosos para erigirse como uno de los grandes lanzamientos del 2016. ¿Exageraría al decir que se trata, de lejos, de lo mejor que ha pisado Sammet desde los Metal Opera? En lo absoluto.

Cinco cuernazos para los mejores Avantasia que cabría esperar, puntuación totalmente merecida ahora más que nunca.

Tobias Sammet / Teclados adicionales, voz, bajos adicionales
Sascha Paeth / Guitarra, teclado, bajo
Michael "Miro" Rodenberg / Teclado, orquestación

*Artistas invitados*

Herbie Langhans / Voz (Track 6)
Robert Mason / Voz (Track 2)
Bruce Kulick / Guitarra (Tracks 9, 10 & 12)
Oliver Hartmann / Guitarra(Tracks 2, 5, 9 & 11)
Felix Bohnke / Batería
Dee Snider / Voz (Track 3)
Geoff Tate / Voz (Track 4)
Marco Hietala / Voz (Track 7)
Sharon den Adel / Voz (Track 8)
Michael Kiske / Voz (Tracks 5 & 11)
Ronnie Atkins / Voz (Tracks 2 & 11)
Bob Catley / Voz (Track 12)
Jørn Lande / Voz (Track 2, 5 & 10)

Sello
Nuclear Blast