Aura - Shattered Dawnbreak

Enviado por Kaleidoscope el Vie, 30/10/2020 - 23:35
4649

1. Your Ignorant Ways (04:55)
2. This Shattered Dawnbreak (04:18)
3. Moonsymmetry XXI: Empires Ablaze (05:49)
4. (An Ode to) the Autumnlands (04:25)

Full EP

Hay tesoros que suelo se encuentran en las profundidades más recónditas del océano, en donde los alrededores son familiares, pero con un aura elegíaca y formas extrañas, donde la magia no es algo estrictamente nuevo, mas te da esa sensación por estar compuesto de varias partes que en un principio no parecieran pegar demasiado pariendo una peculiarmente criatura quimérica.

A veces uno baja y baja, sin mirar hacia arriba ni un instante, bajas hasta no llegar a sentir nada, tus sentidos quedan anulados, ahogado en y suspendido en fría agua sin saber cómo has llegado ahí pensando que lo mismo en un momento debiste parar a pensar para qué bajabas tanto sin tener la mínima perspectiva de lo que había a tu alrededor hasta que te topas con un “algo” milagroso que te hace replantearte qué has estado haciendo y por qué has caído en este remolino sin salida que te arrastra al fondo medio muerto. Antes buceando veías los arrecifes corales, los peces, las algas y de pronto no ves más nada que oscuridad ¿Qué pasó?

Hoy en día es muy difícil perderse en las aguas y a veces nadas y nadas tanto que llega un punto que parece carecer de sentido ¿Para qué tanto nadar sin ton ni son? Pues cuando te topas con ese “algo” te da como una patada en el estómago, como una cachetada para que espabiles y en mi caso esa “cosa” fueron los holandeses Aura (que de holandeses tienen la nacionalidad, nada tienen que ver con lo cultivado por Asphyx, Pestilence, Sinister o Gorefest) con su místico y profundamente sentido “Shattered Dawnbreak”.

Así de primeras puede parecer un “disco más” de montones que yacen olvidados en las profundidades, pero en el momento que te sientas a escucharlo recuperas el norte y dices te dices a ti mismo “de qué sirve tanto nadar si no te paras a apreciar milagros como este”.

Aura son una banda de una vida fugaz, tan increíblemente efímera que si no te dejas llevar y flotas por su superficie pasan inadvertidos como unos curiosos 19 minutos con 27 segundos más en tu vida, y digo 19 minutos con 27 segundos porque a pesar de haber sacado un álbum de estudio y continuado bajo el nombre de Scenario II (tocando Thrash/Death melódico sobre-procesado) para mí nacieron y murieron con su primer EP.

Y es que lo que gestaron Aura en el 96 es algo especial, dentro y fuera de su carrera. No volvieron a sonar así y tampoco hace falta pudiendo ponerse su verdadera música, de estado inalterado, sin otras intenciones más allá de sacarse las espinas de la garganta porque seguramente sospechaban que no los iban a escuchar si no tres pelagatos y si acaso.

Ya desde los primeros segundos “Shattered Dawnbreak” te recibe con unos ahogados lamentos materializados en esas sangrantes guitarras y un atormentado grito, retrayendo inmediatamente a los primeros Katatonia de aquel irrepetible “Dance of December Souls”, pero es cuando suenan unas reposadas acústicas que dibujan círculos en el centro de un lago que te dejan desarmado, y cuando suena el tarareo murmurado de Brinkman completamente fusionado con el bajo es cuando terminas de soltar una lágrima, pero lo mejor del asunto es que dicho momento te lo rompen sin mucho pensar para arrasar con riffs Maidenescos acelerados que te tiran para atrás, que luego mutan en energéticos trémolos para volver de nuevo a aquellas acústicas que habían abandonado, esta vez con una voz rota que claramente no sabe cantar y ni falta le hace, porque cuando te hacen sentir una punzada en el pecho lo demás es secundario.

Después del melancólico opener van los muchachos con “This Shattered Dawnbreak” con unos blast beats desenfrenados y unos riffs que van y vienen que suenan como un intento raquítico de imitar a los más feroces Morbid Angel ¿En qué estaban pensando estos chicos? Da igual, porque al rato van y vuelven las acústicas, unas baterías que admiran por igual el trabajo de Nicko Mcbrain en “Piece of Mind” como el de Erlandsson en “The Red in the Sky is Ours”, riffs arrastrados con el “momentum” de una vida entera y unas voces dan todo lo que tienen y no tienen. Y si tú aquí no ves la magia, pues no hay nada qué hacer, se sigue para otro lado y no pasa nada, pero si llegas a sentir aquellas “cosquillas” ya no te podrás ir aunque quieras.

“Moonsymmetry XXI: Empires Ablaze” y “(An Ode to) the Autumnlands” ya ni valen la pena describirlas, no porque sean malas ni mucho menos, sino porque ahí la magia sigue virgen e intacta: con su bajo azulado, místico, elástico y protagonista, sus guitarras etéreas que se expanden indiscriminadamente, su voz errática que grita, se desgarra, pero que también se desnuda y su batería vigorosamente brillante.

“Shattered Dawnbreak” no es revelación oculta, ni un eslabón perdido, ni un clásico ignorado, no, “Shattered Dawnbreak” es una pequeña, polvorienta y abandonada dimensión que para quien sepa sentirla es un tesoro de gran belleza; una experiencia íntima, reservada y personal.

Valoración: un personal y totalmente emocional 9.4 que si no corona el quinto cuerno es por mero capricho y por ser un “poquito” (por no decir casi nada) comedido ¿Exagerado? Lo mismo sí, lo mismo no, lo mismo soy de los pocos o el único que le tiene en tanta estima, pero en eso también hay su magia ¿A que no?

Martyn Luppens: Bajo
Peter Brinkman: Voces, Guitarras
Ruby Soffner: Guitarras
Sander van Baalen: Batería

Sello
Hammerheart Records