Atomic Rooster - In Hearing of...

Enviado por ChrisJiménez el Mar, 20/07/2021 - 01:03
4010

1. "Breakthrough" - 6:16
2. "Break the Ice" - 4:57
3. "Decision, Indecision" - 3:50
4. "A Spoonful of Bromide Helps the Pulse rate Go Down" - 4:38
5. "Black Snake" - 5:57
6. "Head in the Sky" - 5:39
7. "The Rock" - 4:30
8. "The Price" - 5:13

(9. "Devil's Answer" - 3:28
temas adicionales
)

[Full album]

Como ya desgrané parte de la historia del nacimiento y los primeros años de existencia de Atomic Rooster (léase https://www.elportaldelmetal.com/critica/hard-stuff-bulletproof), no me demoraré mucho en volver a recordar aquella etapa del trío británico.
No obstante es preciso señalar cómo pasarían de ser un grupo de cuarta categoría que jugaban con los devaneos más grandilocuentes del rock progresivo a ocupar puestos de éxitos en los "charts" y los lugares más altos del panorama musical de 1970 a nivel creativo.

Responsable de ello fue el plástico "DEATH WALKS BEHIND YOU", auténtica obra maestra de su género que revela la unión mística alcanzada por el teclista Vincent Crane, el batería Paul Hammond y el guitarrista John Cann, cuya entrada resulta decisiva para completar el sonido ampuloso del debut, lanzado poco antes; estos tres genios terminaron conformando un estilo donde se combinaba equilibradamente el virtuosismo del progresivo con la energía y la contundencia de un rock pesado, denso y agresivo no demasiado alejado de los patrones que por ejemplo seguían Black Sabbath o Lucifer's Friend en el momento.
Pues gracias a él se coronan en el 12.º puesto de las listas inglesas, pero lo que les catapulta a la fama (a nivel nacional, pues aún no habían marchado a EE.UU.) son los "singles" "Tomorrow Night" y "Devil's Answer"; éste último, en concreto, será compuesto por Cann y publicado tras la salida del álbum, quedando 4.º en los "hit singles"...pero también es la antesala de un cambio drástico en el seno de la banda que trastocaría para siempre su futuro. Porque empiezan a chocar egos, los de Crane y Cann, pues cada uno desea proseguir por caminos diferentes y explorar terrenos musicales más proclives a sus instrumentos...

El caso es que entran en el estudio y tras grabar algunas canciones, el teclista y fundador no se encuentra cómodo viendo los maníacos "riffs" de su compañero ahogando las composiciones, por no hablar de lo mucho que desprecia su poca habilidad como vocalista; manipula entonces las pistas y reduce la aparición de la guitarra hasta casi hacerla desaparecer del espectro sonoro (primer error); para rematar contrata en el último momento a un cantante con no mucha suerte, Peter French, que acaba de separarse de Leaf Hound, formación cuya seña de identidad es el acid rock descarnado y crudo (y también muy maltratados por las nada beneficiosas comparaciones surgidas con Led Zeppelin...).
Cann se pone furioso y Crane termina por mandarle a paseo (segundo error y el mayor de todos), perdiendo a Hammond de rebote (la cronología de estos sucesos puede variar, sin embargo ya es tarde para averiguar la verdad, pues los responsables (salvo French) hace tiempo que fallecieron). Volviendo a aquel pretérito presente, el recién llegado asimila su entrada con algo de escepticismo, sobre todo por la actitud controladora y huraña (pero no poco honesta) de Crane, que ejerce de productor y le insta a cantar en todos los temas donde lo hizo Cann, con poca decisión en el proceso. Así, dos elementos determinan que el próximo LP se desmarque radicalmente del anterior.

Y son: el carácter del líder y la fama cosechada por "Devil's Answer", en cuyos dejes se aprecia lo importante de la aparición del funk en el sonido del ahora (virtual) cuarteto; esto arrastra sin piedad a "IN HEARING OF ATOMIC ROOSTER" (o "IN HEARING OF..." a secas), que explota dichos derroteros. Siguiendo de cerca al "single", el cual volverá a interpretar French (incluido en la versión americana, no en la británica), tenemos "Break the Ice" como modelo de los parámetros estilísticos que abraza Crane, centrándose en el perfecto matrimonio de los teclados y la batería, brindándonos una sección melódica tan repetitiva como su estribillo, para crear un corte adictivo y disfrutable...quizás muy extenso, por desgracia, pero sin duda de lo mejor del disco en estos términos.
Las orientaciones menos barrocas y salvajes y más acusadas hacia las partes melódicas, el funk, el jazz y el blues, sobresalen en la inicial "Breakthrough", conducida primordialmente por el órgano, y donde junto a lo mencionado todavía reposan coletazos de ese progresivo al que Crane, en mayor o menor medida, siempre intenta hacer homenaje, como demuestran las instrumentales: por un lado la pesada "The Rock", con mayor intervención de la afilada guitarra de Cann, quien da rienda suelta a su gusto por el blues acercándose a los sonidos de CREAM, Chicken Shack o FREE; por otro la trepidante, y de psicodélico título, "A Spoonful of Bromide Helps the Pulse rate Go Down".

Admirable en su ejecución pero monótona por su ritmo constante y poco arriesgado, éste es un ejemplo del gran abismo que separa a la técnica y el virtuosismo de "IN HEARING OF..." y "DEATH WALKS BEHIND YOU", pero eso pretende el líder: sacrificar parte de la grandilocuencia de antaño para lograr una amalgama musical fresca y atractiva. Tal versatilidad se pone de manifiesto en el medio-tiempo/balada "Decision, Indecision", dominado por el piano y un ambiente melancólico diferente del resto de temas, o "The Price", cuyos teclados y la rabia de la sección rítmica en la línea de Gentle Giant se cruzan en una pieza pesada y al mismo tiempo depurada en lo melódico gracias a sus devenires "funkies"; y en especial "Black Snake".
Esta hipnótica composición, sin dejar de ser un vehículo para el lucimiento individual de Crane, transmite entre sus atmósferas tenues y perversas líricas la esencia clásica del progresivo que practicaban los ingleses en sus primeros trabajos (aunque sin la misma espectacularidad, claro...). "Head in the Sky" es, al contrario, el punto culminante de la compenetración entre los miembros antes de su ruptura; batería y órgano en perfecta armonía escoltados por una guitarra embravecida para un corte veloz, de progresión desquiciada, que pone a Rooster en directa competencia con Uriah Heep o los mismísimos Deep Purple (desde luego si se hubiera hecho hincapié en la energía del instrumento de Cann podría haber salido un disco muy distinto...).

Por su parte, French, que exhibía unas dotes vocales arrolladoras en su único LP con Leaf Hound, se halla más limitado y sujeto a exigencias musicales, por lo que no podemos disfrutar de todo el potencial de su abrasiva y portentosa garganta; como curiosidad indicar que parte de las canciones están compuestas y escritas por Pat, esposa de Crane. El plástico, que sale con una portada y contraportada la mar de graciosas, está impulsado por los "singles".
No queda, por tanto, en una mala posición en las listas (británicas), algo por debajo del anterior, siendo éste el último trabajo del "Gallo Atómico" en figurar en ellas. Luego se realiza la consecuente gira, exitosa y aclamada, por Europa y EE.UU., con nuevo personal...pero el carácter del líder fuera del escenario es introvertido, reservado y depresivo, lo cual desagrada profundamente a French, quien no tardará en irse a las filas de CACTUS.

Los cambios de integrantes siguen siendo parte de la dinámica de la banda, y así otro vendrá a ocupar el puesto del cantante en el siguiente trabajo: "MADE IN ENGLAND"...

Canción favorita: "Head in the Sky"

Peter French: Voz
John Cann: Guitarras
Paul Hammond: Batería/percusión
Vincent Crane: Teclados/piano/órgano/voz

Sello
Pegasus/Elektra