Atheist - Jupiter

Enviado por MetalPriest el Mié, 13/08/2014 - 16:03
2057

1. Second to Sun
2. Fictitious Glide
3. Fraudulent Cloth
4. Live and Live Again
5. Faux King Christ
6. Tortoise the Titan
7. When the Beast
8. Third Person

Llegado el momento, los mesías del progresivo, aquellos que tranquilamente pudieron influenciar a los mismísimos Death, regresaban al frente de combate. Lejos quedaba ya el Elements con su enormérrimo derroche de arte y musicalidad con el que Atheist arrasaron con todas las barreras del death metal (una vez más). Así que los chicos de Florida, tras tomarse un descanso después de publicar ese ampuloso y menospreciado Elements, no se animaron a soltar al mundo nuevo material hasta el tardío 2010. Eran Steve Flynn (batera), Kelly Shaefer (voz), Chris Baker (hacha) y Jonathan Thompson, en el bajo y la guitarra; sustituyendo al insustituible Roger Patterson (y a Tony Choy).

Si bien la alineación de Atheist no destaca precisamente por su constancia, lo que sí que se puede tener por seguro (hasta día de hoy) es la presencia de Flynn y Kelly Shaefer, los cuales aportan un sonido muy característico a la música de Atheist. Las imposibles y cambiantes percusiones de Flynn y la arrogante voz de Shaefer, un maestro de los cantos rasgados y guturales imponentes; característico incluso entre los vocalistas del death y el thrash. La única pega de este LP que nos ocupa hoy, es la ausencia de los guitarras de los anteriores trabajos, a los cuales les debemos otra parte fundamental del sonido Atheist. Este cambio se hace notar bastante aunque Baker y Thompson se las apañaron bastante bien para que tal carencia se note lo menos posible.

Caballeros: he aquí el cuarto álbum de Atheist, el furibundo Jupiter. Hermano pequeño del Piece Of Time y el Unquestionable Presence, un regreso a las raíces con todas las de la ley. No hay trampa, no hay cartón, solo metal del técnico y machacón. Cualquier seguidor de los Atheist sabe a lo que se enfrenta cuando se nombra su era 89-91, y es exactamente eso lo que se conserva en este Jupiter, que aunque parezca estar un poco forzado posee unas buenas cuerdas, repletas de cambios de ritmo y riffs crujientes, baterías imposibles que desafían lo habitual en la música moderna y el bueno de Kelly, que como ya comenté más arriba es el símbolo de Atheist por su característica técnica de canto y su timbre vocal. Ya os digo: no es un Piece Of Time o un Unquestionable Presence pero se le acerca lo suficiente como para que un simpatizante de los clásicos Atheist se vicie unas cuantas semanas al trabajo de marras, que ya es algo.

Jupiter engancha desde su comienzo con los intrincados jugueteos y cambios de ritmo de Second To Sun, tema demuestra un feeling bastante juvenil, como digno de unos veinteañeros que acaban de comenzar. Fictitious Glide desafía con sus pulsaciones percusivas y consecuentes pedaleos a todas las bandas noveles del movimiento, mientras las guitarras, si en un comienzo parecían querer sonar más perezosas que en Second To Sun al final acaban machacando nuestras cabezas con los caracoleos rigurosos del género. Más espinosa en su contra se muestra la tercera Fraudulent Cloth, pieza más cargada de furor atheístico, del que inspiró y todavía sigue inspirando a nuevas generaciones de deathers tecnicosos. Sin tapujos: lo más complejo que se puede escuchar en el Jupiter.

Cuidando el equilibrio tenemos Live and Live Again, iniciada con unos chelos que dan paso a una atmósfera guitarrera bien lóbrega. Esto permite al oyente relajar el oído con unas composiciones que aunque difíciles, siguen siendo bastante más sencillas que las anteriores, más hipnóticas si se quiere, aunque ya saben ustedes... Steve Flynn y sus baquetas van por libre. Aseguramos un desarrollo llevadero con la cromática Faux King Christ, plagada de detalles y virguerías dignas de unas atentas escuchas.

Tortoise the Titan prosigue, desbordando vitalidad por todas partes, en especial en las guitarras, que lucen una textura singular y cambiante como la mar. When the Beast saca a relucir el lado más enfermizo de Atheist, con ciertos sonidos y licencias que me hacen recordar tímidamente a grandes músicos de black metal. Pero bueno, esto sigue siendo death metal, e incluso es más reseñable el deje a lo Gorguts que parece tener también. Third Person trae sabores reminiscentes a otros tracks de este Jupiter, sobre todo al primero; Second To Sun, por los cantos de Kelly, los pronuncian ese título.

Y este era el track final del álbum, y a decir verdad solo han sido unos escasos 32 minutos en total, muy en la línea de los dos primeros LPs de Atheist. Y es que los tíos son así; les gusta lanzar descargas cortas e intensas, que no aburran pero que a su vez arramplen con todo mientras resuenen. En 2010 Atheist lo volvieron a conseguir, después de casi veinte años de parón los chavales fueron capaces de raspar con la punta de sus dedos los mismos límites musicales que los inmortalizaron tiempo atrás. Claro, en este Jupiter la cosa no cogió desprevenido a nadie, y obviamente tampoco se reinventó el género como antaño se hizo, por esa razón no estamos hablando de una masterpiece sino de un muy buen disco, un regreso por todo lo alto.

Atheist difícilmente van a traer un disco malo al mundo con toda la calidad que desprenden en sus partituras, y siempre serán por ello una apuesta segura para los amantes del death técnico-progresivo. Es el don de los grupos que poseen un sonido tan genuino, tan jodidamente único, y es que aunque no den del todo en la diana en sus nuevas obras... de nota perfectamente su sello y por supuesto su buen hacer.

También es menester amigos míos el analizar el sonido final con el que este Jupiter vio la luz, porque si nos ponemos muy sibaritas al respecto, llegaremos a la conclusión de que en esta ocasión Atheist optaron por un trabajo de sonido más orgánico, imperfecto y visceral. Lejos quedan los arreglos homogéneos e impolutos de sus tres previos discos, ahora Atheist parecen querer demostrar su virtuosismo con una producción más honesta (si se quiere) que aunque no entre tan bien como la de las de antes... bastante buena demuestra ser. Y es que a veces engancha con solo el crujir de las guitarras en los pasajes de palm-mute o los gritos de Kelly, más variados y humanos. Hay diferencias sin duda, porque tantos años... no pasan en vano.

Mi calificación personal es de cuatro cuernos sólidos, un 7,75. En las primeras escuchas me pareció incluso insípido el disco de marras, pero con las vueltas y la agudización del oído uno acaba dándose cuenta de la grandeza de las composiciones, la fuerza con la que Atheist llevan los ocho tracks que lo conforman... son detalles que solo puedes notar con las reiteradas escuchas y una mente tolerante, al menos esa es mi opinión...

Jonathan Thompson: guitarras, bajo.
Chris Baker: guitarra.
Steve Flynn: batería.
Kelly Shaefer: voz.

Artistas invitados:

Timmy St. John: chelo (track 4).
Jason Suecof: guitarras solistas (tracks 2, 5 y 7).

Sello
Season of Mist