Ascension - Consolamentum

Enviado por MetalPriest el Jue, 03/06/2021 - 12:33
4765

1. Open Hearts
2. Grey Light Sibling
3. Rebellion Flesh
4. Grant Me Light
5. Fire and Faith
6. Amok
7. Angel of the Burning Sun
8. Consolamentum

Hoy vamos a hablar de un asunto sumamente importante en lo que concierne al Black Metal. Lógicamente a estas alturas de la película y teniendo plenamente cubiertas las escenas y obras más influyentes y clásicas del movimiento que nos ocupa, no voy a venir yo a descubrirle a nadie el Mar Mediterráneo o algo parecido. No vengo a traer nada que compita en importancia con un De Mysteriis Dom Sathanas o un A Blaze In The Northern Sky ni un In The Nightside Eclipse. De hecho, tampoco creo que lo pueda hacer con un Casus Luciferi o Dödens Evangelium. Ese tema está fuera de cuestión, ¿cierto?

Lo que sucede, es que además de los clásicos, hay que brindarle favores y elogios a aquellos que, habiendo llegado cuando todo el pescado estaba vendido (tanto para la segunda ola del Black Metal como para el pepinazo que fue el Orthodox Black Metal), se supieron hacer notar con obras sobresalientes y de una ambición rozando lo obsceno. Este es el caso de Ascension y su primer álbum (o segundo, como se mire) Consolamentum de 2010, sucesor de la enorme “demo” que fue With Burning Tongues y de la cual ya tuve tiempo de hablar largo y tendido. Pues bien: si bien es cierto que en el lanzamiento del 2009 (ya bajo el sello World Terror Committee) fue una sobrada, los alemanes irían más lejos para el que ellos consideran su verdadero debut. Y es que Ascension son una agrupación que mide al milímetro sus jugadas; no mueven un peón sobre el tablero sin haber contemplado todas las posibilidades humanamente perceptibles.

No sabremos a ciencia cierta quienes son o dejan de ser Ascension y es algo que en el fondo importa poco. Lo que sí importa de veras es su trabajo como músicos, compositores y artistas. Porque uno no se encuentra todos los días con un Consolamentum ¿sabes? Y… “¿Por qué?” te preguntarás, ¿Qué tiene de especial este álbum que lo haga destacar sobre los demás? El concepto amigo… además de todo lo demás (que te adelanto que no es moco de pavo), el concepto. Es de sobra conocido que en esta corriente del metal negro se suele recurrir a letras muy crípticas, sumamente ocultistas, profundas y (en muchos casos) exigentes para el lector. Tú lo sabes, yo lo sé y Ascension obviamente también. Por eso mismo dedicaron su opera prima al viaje del alma, un viaje hacia la salvación. Pero claro: Ascension no nos están hablando de las bondades de Jesús ni de la misericordia de YHWH… nos ofrecen a Satanás como redentor, y no de cualquier manera. Se trata de un octeto de canciones que conformarían cinco capítulos en este viaje iniciático, que comienza con el nacer y termina con el morir, y estos son: Learn How To Breath / Learn How To Lie / Learn How to Live / Learn How to Kill / Learn How to Die.

Ya desde Open Hearts el Consolamentum abre de manera gloriosa, alzándose con orgullo como una lanza o estandarte, portando el rojo y el blanco (los colores del álbum). Contrastes, amigo… se acerca una avalancha de contrastes y diabólicos embustes. Y es que en este álbum tienes que tener en cuenta que hay dos conceptos importantes: El primero es el corazón, que representa el alma humana, don que está en disputa entre dos entidades. Y el segundo es el dios al que Ascension tenderán a dirigir con devoción… que no te equivoques, no se trata de YHWH, sino de Lucifer, el portador de luz.

Grey Light Sibling al fin arrancará el álbum como una esperada explosión de adrenalina, utilizando palabras cargadas de poder, para la trama “You have learned how to breath…now learn how to lie”. La furia lo envuelve todo y los alemanes incluso se dedican la puñalada al Dios Padre Todopoderoso:

“I reveal you
I welcome you
From the depths of my heart I detest you
Oh aplha almighty
A thousand wounds to heal
Alpha almighty
A thousand hearts to steal”

Luego vendrá la más solemne y peligrosa todavía Rebellion Flesh, que lo mismo no desprenderá tanto fuego y azufre como Grey Light Sibling, pero sí que va cargada de veneno. Esta nos va metiendo más y más adentro del conjuro de Ascension y nos conduce a la que podría describirse como la mayor afrenta perpetrada por ellos hacia YHWH: Grant Me Light. Al loro con esto:

"God,
Grant me light
Light in my heart, light in my tomb,
Light in my speech, light in my seeing and light in my hearing
Light in my skin, light in my hair
Light in my flesh, light in my blood and light in my bones and light in my spirit,
Light before me, light behind me,
Light to the right of me, light to the left of me,
Light above me, light beneath me,
Increase my light"

¿No van los tipos estos y toman la letra de una oración musulmana? Y justo en esta parte estalla un solo de guitarra tan putamente apoteósico (sí, otra vez), tan putamente emotivo, que solo puede hacer pensar que una verdadera y sincera devoción es la que conduce esos dedos a través de ese mástil. Y la canción termina:

" O God, strenghten my light and give me the greatest light of all,
The light of your darkness,
Grant me light, God of night".

Increíble. Robándole un himno a Dios y ofreciéndoselo como presente a su más peligroso enemigo “el portador de luz”. Y… esta es la primera mitad del Consolamentum. La primera mitad tan solo. La segunda se ve inaugurada por un pasaje de la obra sinfónica “Alexander Nevsky, Op. 78: No. 3. The Crusaders in Pskov”, de Sergueï Prokofiev que nos introduce Fire And Faith. Claro, Ascension pretendieron crear su propia opus magnum y no escatimaron en recursos… pero por supuesto no vamos a estar desgranando todas y cada una de las canciones de este octeto que conforma Consolamentum. Solo decir que la segunda mitad si bien no es tan, tan, TAN sublime como la primera, no deja de ser menos cierto que resulta en una descarga de dimensiones igualmente colosales. Y lo mejor es cuando en el desenlace (coronado por la homónima Consolamentum) se cierra el círculo conceptualmente.

Musicalmente no se le puede echar en cara nada en absoluto a Ascension, y mucho menos en Consolamentum. Los alemanes demuestran ser seguidores de Watain, Ondskapt y, en menor medida, de otros como Funeral Mist u Ofermod. No se trata de un álbum de Black Metal centrado únicamente en crear grandes riffs… sino que cuida las melodías y solos de manera decisiva. Tanto como las letras y secciones vocales. Álbum de contrastes, engaños y palabras envenenadas. No en vano ya el título es el resultante de la combinación de “Consuelo” y “Lamento”. Nada más antitético. Incluso su fecha de salida tiene su significado, ya que se publicó en un 24 de Diciembre, la víspera de la celebración del nacimiento de Jesús.

Al igual que en el caso de la “demo”/debut With Burning Tongues, el álbum fue producido nuevamente por Michael Zech y en esta ocasión contó con la colaboración de LSK (Antaeus, Vorkreist Hell Militia), la cual colaboró en las voces y dos años después se quitaría la vida. Supongo que llegados a ese punto, uno puede sacar sus propias conclusiones.

Cinco cuernos.

9,5.

(Desconocido)

Músico de Estudio:

LSK: voz adicional (tracks 3, 7 y 8).

Sello
World Terror Committee