Ascète - Calamites & les calamités

Enviado por MeFuMo el Vie, 28/05/2021 - 23:21
4783

1. Les Causses s'en Gaussent
2. Danse de la Sénescence
3. Courroux du Lébérou
4. Sorlodais Huroux
5. Héritiers de l'Austérité
6. La Lanterne du Mort
7. Calamites & les Calamités

Aparecemos de nuevo por aquí con una novedad que ha captado la atención del que les escribe. Se trata del primer LP de los franceses Ascète, publicado por Antiq hoy mismo en vinilo y cd, y que es uno de esos discos que cambiará el gesto a los relativamente pocos puristas que quedan en esta merienda campestre en la que ha acabado desembocando el Black Metal en general.

La banda se formó en 2015 y lleva editadas dos demos y un split, que no me parecen excesivamente destacables más allá de Les causses s'en gaussent (2019) del que recuperan el primer corte para este nuevo disco. Alguno de estos trabajos fue editado en formato trve kvlt casete, por cierto.

En mi opinión, en sus demos el grupo no parecía dar con la tecla ni en su producción ni en cómo cohesionar unas influencias que les alejan del Black Metal canónico tanto como les mantienen al calor de su fuego. De hecho el single previo al lanzamiento de Calamites & les calamités, titulado Bruit blanc dans une nuit monochrome (2020), me suena como un pastiche poco inspirado, aunque con momentos rescatables. Pero bueno, hasta Dream Theater tiene momentos rescatables si te tomas unos cafés antes de darle al play. Es broma, es broma.

En ese rodaje la banda ha ido construyendo un estilo musical así como muy ecléctico, a base de apilar sin mucho miramiento Black melódico que llega a lo sinfónico, un poco de Suicidal, Shoegazing animado, Punk que se tuerce hacia el Oi y Folk acústico de manual. Son demasiados ingredientes para el potaje, así que Ascète eligió la vía del mestizaje poniendo una cosa detrás de la otra.

Pero, por supuesto, tienen algo más. Es un grupo de Black francés, y cualquier grupo de Black francés, sea por la loa a Satán o a las gallinas de Avignon, es garantía de concepto temático-emocional. En este caso pergeñado por su líder La Salle Fam... ah, no, no. Es L'Cul-Terreux Torve de Périgord Nègre, o Torve para acortar.

La cosa gira en torno al hastío y la decadencia emocional y vital de habitar en la región gala del Périgord Nègre. Resumiendo, el agro francés, que es muy bonito para pasar unas vacaciones pero donde el muchacho se ha ido pudriendo existencialmente hasta sentir la necesidad de expresar su oscuro cinismo y reflejar el atraso social y moral de su entorno.

Aunque la historieta recuerda bastante a Peste Noire, Ludovic lleva décadas de ventaja a Torve en la cuestión del hastío rural. Ascète no parece aspirar a convertirse un escuadrón paramilitar que libere a Francia de bajistas de origen asiático, sino que se contenta con canalizar una especie de desolación regional. Para ello se enfoca en las leyendas del folclore local y en escenas de tedio e inmovilidad, dibujando una población envejecida de campesinos ignorados por la maquinaria estatal, resignados o ignorantes de la insignificancia de sus vidas.

Pese ese transfondo tan profundo y pesimista, Calamites & les calamités es un disco de Black bastante moderno, que intenta ajustar los inevitables contrastes que provoca su mezcla de estilos y lo consigue en gran medida. Es inevitable y sencillo encontrar la influencia de grupos como Peste Noire, Deathspell Omega o Alcest, pero hay otros matices aquí y allá que no son tan evidentes a primera escucha. Además, por muy experimental que seas, si haces Black te vas a parecer a alguien.

El sonido me parece muy adecuado, algo cavernoso pero contundente, y beneficia mucho al grupo respecto a sus trabajos anteriores. Todos los instrumentos se oyen con claridad sin perder la guarrería, y las secciones menos cacharreras suenan limpias. Se utilizan algunos efectos ambient y de corte industrial, con acierto al no abusar, y tienen su protagonismo los coros femeninos de Ange, que fue miembro de la banda y colabora en el disco. Aunque hay un acusado componente Folk, no suena ni aparece ningún instrumento con forma de cuerno de bóvido, aunque sí tamboriles y campanillejas variadas.

Los siete temas dejan en general el mando a las construcciones melódicas del guitarrista Patrie Moine. Patrie va tirando una colección de riffs y arpegios sin mucho adorno pero que melódicamente me parecen muy estupendos y que incorporan algunos giros modernitos. Aparte de un trabajo muy folkie de guitarra acústica, la distorsión no tapa el mencionado trabajo melódico cuando la cosa se pone a carburar, aunque creo también que en ocasiones peca de falta de agresividad.

A ese tapiz se amolda Torve con un estilo de voz que me suena apegado a lo Suicidal Black Metal. Parece ser que grabó las voces a lo trve kvlt en un granero de su pueblo. Las líneas de Torve se desparraman por el repertorio y dan la sensación de ser un instrumento más, sirviendo de amalgama en algunos momentos de voluntariosa desgana del resto del grupo.

Esa variada propuesta de la guitarra y Torve escupiendo las clásicas letras kilométricas del Black francés protagonizan algunos de los momentos más brillantes e intensos a lo largo del disco. Bajo y batería cumplen y sus líneas están trabajadas. Hay que reconocer que el batería no parece técnicamente un virtuoso, pero gracias a la producción suena como un martillo pilón.

La inicial "Les Causses s'en Gaussent" es una regrabación de una demo anterior y saca la cabeza con el sonido actual. Tras disparar el riff inicial hay un breve pero destacable duo inicial entre Torve y Ange que prende la mecha a un tema de Black melódico modernito más que correcto con curiosos giros noventeros. Me gustaría destacar una parte, entre 2:15 y 3:30 aproximadamente, que podría pasar como uno de los mejores momentos de un disco de Peste Noire. A ver si le van a comer la tostada a Ludovic y va a acabar como Varg Vikernes, explicando cómo poner el anticongelante al Panda 4x4 en Youtube.

Tras un animado inicio, "Danse de la Sénescence" se va cortando en rodajas un tanto lisérgicas, como una breve sección jam ramplona o cantos chamánicos franceses. Pasado el momento modernito, me gusta especialmente cómo la línea vocal acaba oscureciendo las melodías de guitarra iniciales y, pese a no serlo realmente, la sensación que transmite es más cercana al Black ortodoxo.

"Courroux du Lébérou" me parece uno de los mejores temas del disco, con una actitud Pagan Metal que se adapta muy bien al repertorio melódico de Patrie Moine. Pese a insistir en algún breve delirio modernito jam, son en esencia casi siete minutos de ladrillo de manual a velocidad de crucero, incluída colaboración de amigos en un breve coro cervecero. La estructura y melodías me suenan a trozos bastante al Black belga y holandés, claro que el guitarrista es belga.

En contraste, "Sorlodais Huroux" sería la típica balada de todo disco de Black Metal. Se intenta meter con los dos pies en una suerte de pantano atmosférico, usando grabaciones de voz y efectos varios, y no acaba de remontar hasta su segunda mitad, en la que Torve aparece a poner orden y exprime algunas de las líneas de guitarra más cercanas al pop de todo el trabajo.

Tras las notas de piano al azar y discursos en magnetofón de "Héritiers de l'Austérité", quizá es el momento de prohibir los proyectos alternativos de Ambient, se presenta de forma acústica y con el detalle de gemidos femeninos (qué tiempos, Dani Filth) "La Lanterne du Mort", que juega en un buen inicio con la combinación de melodías Pagan y decadencia vocal. Tras un prometedor interludio acústico hacia 3:30, que acaban despreciando, el tema se encarama como una enredadera con una acertada selección de riffs, cierta pretensión dramática y un gran trabajo vocal. Toda esta sección final es desde mi punto de vista uno de los mejores momentos del disco.

Para terminar, el tema que da título al disco, "Calamites & les Calamités" es bastante más oscuro. Y modernito, para bien o para mal, con unos arpegios algo histriónicos y el consabido corte jammero. Largo me lo fiais para no caer en lo hipster. Es de nuevo en su segunda mitad cuando los devaneos Avantgarde se incorporan con mucho más acierto y sentido a lo que propone Ascète, cerrando el trabajo muy dignamente.

No diría que Calamites & les Calamités es un disco que proponga nada demasiado original visto así de primeras, pero me ha gustado la forma de encarar el Black en este trabajo. Aunque sus influencias son evidentes están asimiladas muy dignamente y presentadas con cierta clase, y es quizá el reflejo de cómo se puede interpretar el género de una forma moderna sin que pierda su inmediatez o incluso esencia pero incorporando otras hierbas que aporten cosas interesantes. Ascète no son tan creativos como Peste Noire, tan pequeños ponies como Alcest ni tan cabalísticos como Deathspell Omega, pero Torve es un mozalbete y dan un salto importante en cuanto a sonido y trabajo compositivo desde sus demos.

También hay algunos pasajes de confusión en este primer largo, o igual es que ya estoy viejo para jam sessions, pero personalmente les perdono porque por todo lo que he contado más arriba me han gustado especialmente estos franceses y hacía ya algún tiempo que no disfrutaba de alguna novedad blackmetalera. La evolución de la banda ha sido muy evidente en muy poco tiempo y, si no enloquecen y huyen como pollos sin cabeza hacia los fangos del Avantgarde, puede que la cosa sea como parece y los franceses no hagan sino mejorar en un segundo disco.

Aunque estoy tentado de concederle cuatro cuernos, creo que tres cuernos altos es una nota justa y me parece de lo más interesante del año y un disco que merece una escucha.

L'Cul-Terreux Torve: Voz
Patrie Moine: Guitarras
Olematus: Bajo
Ancien Temps: Batería

Sello
Antiq Records