Artillery - Fear of Tomorrow

Enviado por el richard de … el Mié, 07/02/2018 - 00:21
569

Si eres fanático del thrash metal probablemente hayas al menos oído hablar de Artillery. Los daneses fueron los culpables de darle forma a una bestia como By Inheritance en el año 1990, una de las joyas más increíbles del género. Su objetivo era el fusionar el estilo de su banda favorita, Metallica, con el de los grupos de heavy metal tradicional, con guitarras dobladas y melodías por doquier al más puro estilo Iron Maiden. Y es que los hermanos Stützer y compañía se habían criado con la NWOBHM (de hecho, su nombre proviene de una canción de una banda del movimiento, “Heavy Artillery” de Tank) al igual que sus adorados Metallica, y ellos también querían pisar el acelerador y recoger su trozo del pastel.

Lo que no tanta gente sabe es que aquel magno By Inheritance tiene dos hermanos mayores, que se permitían eliminar esa sofisticación melódica y suplir su falta con más velocidad y fiereza. Si en By Inheritance habían jugado a ser Metallica, en Fear Of Tomorrow y Terror Squad podrían hacerse pasar por los Slayer más burrotes de la era Show No Mercy. Y es que, como he dicho antes, estos chicos crecieron con la NWOBHM y bautizaron a su pequeño engendro gracias a un tema de Tank, una de las bandas más influenciadas por el punk de todo el movimiento. Además, no debemos olvidar que provenían de Dinamarca, lugar de origen de una de las bandas de heavy metal más oscuras de comienzos de los ochenta, Mercyful Fate. Por lo tanto, se podría decir que nos encontramos ante un híbrido entre el heavy inglés más punkarra y agresivo, la maldad y oscuridad de las huestes de King Diamond y la agresividad y fiereza de los primeros Slayer. Sin duda muy diferente al estilo que cosecharían más adelante y por el cual aún son recordados, pero que eso no os eche para atrás, pues el talento y las ganas de comerse el mundo ya están presentes en estos dos pequeños hermanos mayores.

Un elemento definitorio del sonido de Artillery es la voz del gran Flemming Rönsdorf, el cual escupe cada sílaba y te acuchilla con ellas como si de navajas se trataran. Agudos afilados por doquier, los cuales son mezclados con un estilo más grave y rasgado para darle variedad al asunto. Es como una especie de Udo en esteroides, pero con más ganas aún de gritar si cabe que el pequeño hombre alemán.

Pero si de verdad conoces a Artillery sabes de lo que hemos venido a hablar, y no puede ser de otra cosa que del monumento riffero que crean Michael Stutzer y Jørgen Sandau. La voz es sublime, no cabe duda, pero es que lo de las guitarras es algo ya demencial, solo al alcance de un pequeño grupo de genios. Da igual que el tempo del tema sea rápido o lento, que estén acompañando a la voz o a un solo, que sea para introducir la canción, para terminarla… Todo eso da absolutamente igual, porque nos encontremos en el momento en el que nos encontremos estos dos titanes te arrojaran un riff a la cara que poseerá tu cuerpo cual espíritu diabólico para hacerte mover la cabeza al son de su ritmo. Mucha gente prefiere los riffs de By Inheritance (me incluyo), pero si alguien me dijera que los de Fear Of Tomorrow los superan no me extrañaría en absoluto, porque aún siendo menos melódicos e intrincados ya poseían un nivel que muy poca gente en este mundillo podía llegar a alcanzar, y mucho menos aún en su debut.

Comenzamos con “Time Has Come”, la cual abre con unas melodías de guitarra acústica, simples pero muy tétricas, y que funcionan como aviso de lo que se nos viene encima. Y es que desde el primer momento Artillery pisan a fondo el acelerador, logrando crear un tema veloz, potente, oscuro y eficaz. Aunque lo mejor aún está por llegar, y las siguientes “The Almighty” y “Show Your Hate” se presentan como dos de los platos fuertes del disco. En la primera podemos comenzar a intuir a los Artillery que vendrían más adelante, con una voz algo más melódica, pero con unas guitarras y una batería que no paran de subir en intensidad hasta llegar a el estribillo, que revienta con todo y nos permite apreciar al cien por cien la capacidad compositiva de estos muchachos. “Show Your Hate” por su parte se presenta como un tema algo más comedido, y permite que ambos guitarras se explayen con una sección intermedia de riffs magnífica.

Por desgracia, los daneses aún estaban empezando en esto de la música, y a pesar de contar con un talento para la composición brutal esto se ve reflejado en “King, Thy Name Is Slayer”, que sin ser un mal tema del todo se nota bastante menos inspirado. Pero rápidamente recogen la buena senda y el disco no vuelve a bajar en cuanto a calidad. “Out Of The Sky” es una verdadera masacre, de los temas más agresivos y rápidos del disco, en contraposición a la siguiente “Into The Universe”, la cual es sin duda el tema más melódico de todos, y también un himno total (a ver quien tiene narices a sacarse esas melodías vocales de la cabeza en una buena temporada). El trio final continúa con la misma tónica, y sería tontería continuar desmenuzando estos temas uno a uno (aunque quiero resaltar dos cosas, esos gritos esquizofrénicos, cuasi disonantes, que aparecen en “The Eternal War” en el minuto 2:45 y “Deeds Of Darkness” en su totalidad, el cual es mi tema preferido del disco y una verdadera demostración de cómo se debe tocar thrash metal), ya que al final todo se resume en lo mismo: Oscuridad, velocidad, potencia y riffs de infarto.

Después de haber estado sopesándolo mucho solo puedo ponerle dos pegas a este disco. La primera es “King, Thy Name Is Slayer”, que me parece un tema a medio acabar y poco inspirado, y hace que el disco no tenga esa constancia absoluta que poseen todas las obras magnas. Y la segunda es ser el hermanito (mayor en este caso, pero menor en cuanto calidad) de una joya como lo es By Inheritance, y aunque las comparaciones son odiosas y a veces algo injustas uno no puede evitar caer en la tentación de realizarlas.

Cuatro cuernos para un disco que gustará a todo amante del thrash clásico, en especial a los fans de los primeros Slayer. Prestadle atención también a Terror Squad, si este os gusta el otro lo hará seguro también.

Flemmimg Rönsdorf: Voz
Michael Stützer: Guitarra
Jørgen Sandau: Guitarra
Morten Stützer: Bajo
Carsten Nielsen: Batería

Sello
Neat Records