Aria - Play With Fire

Enviado por stalker213 el Dom, 23/06/2013 - 21:16
1832

1. Что вы сделали с вашей мечтой? / What Have You Done With Your Dream? (5:18)
2. Раскачаем этот мир / Let's Rock This World (5:55)
3. Раб страха / Slave of Fear (4:32)
4. Искушение / Temptation (3:57)
5. Игра с огнём / Play With Fire(9:00)
6. Бой продолжается / Fight Is Going On (6:02)
7. Дай жару! / Kick Some Ass! The Fight Continues (4:23)

Hace ya bastante tiempo que nos metimos entre pecho y espalda el tercer y justamente anterior álbum de los rusos ARIA, cuando os decía que no minusvaloraseis por ni tan solo un segundo su calidad, pero es que lo de su cuarto es ya algo que de verdad hay que someter a profundo estudio. Y ya que estamos, pues que tampoco se le olvidara a nadie que estamos hablando de la gris y cuadriculada URSS cuando todavía no había saltado en añicos antes de su desmembración en 1991, luego el inhumano mérito es mayor, porque ni tú, ni yo, ni absolutamente nadie por aquí podría llegar a hacerse idea jamás de la dificultades que debió presentar el dedicarse a una música como ésta en un régimen político comunista como el soviético.

Y bueno, ya si eso, pues tiramos por los suelos todos los esfuerzos de los moscovitas en tanto en cuanto no fueron sino un clon de MAIDEN en las antípodas de aquello que pudiéramos llegar a convenir como ORIGINAL. Parcialmente de acuerdo, sí. Pero si acaso, nos apuntamos también el cómo muy, pero muy pocas bandas han llegado a impresionarme como ésta, ya que lo de los ARIA tiene una tela que para despachártela tienes que estar pero un rato largo.

Nuevamente (es gracioso ¿verdad?) volvemos a comprobar como si la música emula a MAIDEN sin el menor sonrojo, la portada una vez más vuelve a servirse de las clásicas de JUDAS, dado que la anterior recordaba y no poco a la del ‘Killing Machine’ y la presente a la del ‘Defenders’, pero qué coño… Lo que realmente importa es la música contenida en el paquete, y si evaluamos la que aquí nos sirven los rusos, hablar de algo espectacular es quedarse corto.

Porque a diferencia de su anterior ‘Hero of Asphalt’, donde igual flaqueaban un par o tres de temas (el resto era brutal), aquí únicamente lo hace la simple y tontorrona ‘Fight Is Going On’ (con un estribillo horroroso) porque el resto es simplemente oro puro con algún que otro repunte de calidad que sencillamente es para mojarse. A tales efectos, el opener ‘What Have You Done With Your Dream?’ entra ya en liza con las espadas en todo lo alto y es que cuando ARIA funcionan, funcionan y no quieras tú saber cómo. Empieza tranquila, la muy cabrona, pero es lanzarse a cuchillo Kipelov y es tenerla liada, pero de una manera que ni te imaginas. Las guitarras son estelares se miren por dónde se miren; Y que no, que Dubinin no la toca como el Esteban, pero no veas cómo trabaja las cuerdas, el muy cuco. Festín del cagarse.

Eso sí, ‘Let's Rock This World’ se la come con una mano en la espalda. Por la sencilla razón de que además que empieza mejor, transcurre y estalla finalmente con galones de jefazo que no hacen sino atronar justo en (03:11). ¿Copia, dices? ¡Sí, copia! Pero COPIA MIS HUEVOS también, porque si el break en (03:49) no es para llorar, que venga quien quiera y me coma todo el bolshoi, que tiene para rato. No obstante, el asunto sigue crujiendo sin cesar, porque una vez más ‘Slave of Fear’ triunfa con estrepito. ¿La fórmula? Versos metódicamente incrustados, un corito muy sabroso y el Kipelov volviéndotela a liar. Ojo, ojito, ojete a (02:41) y sus violentas ínfulas a lo ‘Alexander The Great’, pero que tampoco te olvides de la masacre de guitarrazos que se viene justo a continuación, porque te lo repito: Lo de ARIA es para…

¿Y sabes qué? Pues que la siguiente, ‘Temptation’, todavía mejora más lo exhibido hasta la presente. Otro corito, con su puente ganador, y seguimos para bingo. Porque además de la abrasiva calidad, el feeling es demoledor. Y que no digo que no: Efectivamente hay que trabajarlo, porque de buenas a primeras no es fácil ver lo buenos que son, pero cuando los rusos te pillan de las bolas, ya no hay vuelta atrás. Sin embargo, todo lo que haya podido escribir hasta este punto, no va a quedar sino en papel mojado al lado de la barbaridad de tema que los hijos de puta se despachan con el tema título. Sin duda el mejor que jamás parieron los de Moscú, y así por añadidura, un exótico primo lejano de ‘Seventh Son of A Seventh Son’ (aunque las letras van del mítico violinista Paganini), como marcan los cánones: Con su parte central rollo etéreo-trascendental y su inolvidable lluvia torrencial de solos que, me lo perdonaréis, pero no la firman más de diez parejas de hachas en toda la historia del Heavy Metal. Atroz, atroz y atroz. MAIDEN son MAIDEN y no se tocan en la puta vida, pero lo que hizo esta gente en este corte es para conservarlo criogenizado para los restos y poder mostrarlo a las generaciones venideras para que sepan cuál fue el Heavy metal más cafre que jamás se escribió.

Inexplicablemente, la banda se descuelga justo a renglón seguido con la absolutamente sobrante ‘Fight Is Going On’, aunque al fin y al cabo ‘Kick Some Ass!’ vuelve a restituir lo que inequívocamente es una auténtica salvajada de álbum. Nuevamente las galopaditas “Made in MAIDEN” vuelven a resurgir con fiereza, y es que ya os lo he dicho antes: Cuando estos cabrones metían la quinta, no los frena ni su puta madre. Cantan en ruso ¡Qué sino! Y no pillas una mierda, obvio, pero ya sea silbando o ladrando, te tienes que arrancar de la manera que sea para acompañarlos, porque es que son tan exageradamente buenos que ni te lo crees. Nos apuntamos el enésimo momentazo de 40,000 quilates en (04:03) y yo es que ya no tengo nada más que añadir, oye…

Heavy Metal interplanetario de proporciones abusivas, os digo. Inexplicable. Monstruoso. Apabullante y cualquier apelativo que se os venga a la cabeza. Si esta gente hubiera tenido más medios, yo creo que o hubieran sido infinitamente peores (las adversidades siempre te hacen mejor) o sencillamente hubieran estado a rueda con los GRANDES.

¿Alguien puede creerse que los tipos tuvieron que autoproducirse porque no tenían sello? Pffff... No jodas, hombre... Si no es por la cagada de la sexta pista, esto son cinco cuernos con la gorra. ¡Con la puta gorra, os digo!

Valoración: 9.2

Valeriy Kipelov: Voz
Sergey Mavrin: Guitarra
Vladimir Holstinin: Guitarra
Vitaliy Dubinin: Bajo
Alexander Manyakin: Percusiones

Sello
Autoproducido