Arcturus - Arcturian

Enviado por MetalPriest el Sáb, 09/05/2015 - 03:44
3359

1. The Arcturian Sign
2. Crashland
3. Angst
4. Warp
5. Game Over
6. Demon
7. Pale
8. The Journey
9. Archer
10. Bane

Uno de los regresos más esperados para los simpatizantes del progresivo y las movidas vanguardistas es el de Arcturus, sin lugar a dudas. Una de esas agrupaciones que hicieron leyenda a lo largo de los años y a pesar de su actividad tan irregular, y si algún despistado se pregunta: "¿y leyenda por qué? Si no son tan conocidos como lo pueden ser Dream Theater o Emperor" (por poner dos ejemplos un tanto aleatorios), pues porque los tíos supieron evolucionar drásticamente en cada uno de sus tres primeros álbumes: En el Aspera Hiemns Symfonia (1996) demostraron que podrían ser la mejor de las bandas del symphonic black metal noruego. En La Masquerade Infernale (1997) en cambio, revelaron un auténtico don para el vanguardismo que incluso se llegó a alejar bastante del metal (y no digamos del black, que en las antípodas quedaba). Y para rematar su enorme listado de gloriosos logros, ahí está el The Sham Mirrors (2002), que viene a ser su gran disco de progressive metal. Vale: los tíos supieron cambiar naturalmente de género sin perder la calidad, eso es admirable pero... ¿Y qué más? Pues la identidad. La capacidad de pasar por todas estas corrientes sin perder su sello de identidad, ese sonido tan marca de la casa que los caracteriza de cualquier otra banda del planeta.

Llegados al Sideshow Symphonies (2005), Arcturus patinaron un poco con la salida de Garm y la entrada de ICS Vortex, y sobre todo al no dejar sitio a su tradicional experimentación. Por todo esto, sus seguidores más sibaritas y amantes de lo pretencioso habían quedado un poco decepcionados, a pesar de la enorme calidad de progresivo que exudaba este Sideshow. Así que tras su consiguiente gira, Arcturus se arrastraron como pudieron hasta su nave espacial y dejaron su proyecto en hibernación. El regreso no se dio hasta unos seis años más tarde, cuando anunciaron su regreso, y no fue hasta pasados unos diez años desde el Sideshow Symphonies cuando al fin podemos catar algo nuevo de los noruegos... ¡DIEZ AÑAZOS de espera! casi nada para poder tener ante nosotros este quinto larga-duración que responde al nombre de Arcturian.

No hubieron entrevistas (que yo sepa) que adelantaran aunque fuera un poco los rumbos por los que Arcturus pensaban salir, el misterio era total, y el adelanto "The Arcturian Sign" no hizo otra cosa sino levantar suspicacias acerca de cómo demonios pensaban regresar ¿Sonarían algo más Black? ¿tal vez más Avant-Garde? ¿o seguirían por sus rumbos más puramente progresivos de los últimos lanzamientos? La moneda estaba en el aire, y solo ellos salían qué cara iba a quedar a la vista.

The Arcturian Sign, el adelanto en cuestión, se nos fue presentado con pequeños detalles electrónicos y los típicos violines intrépidos marca de la casa. Sorprende el juego de registros con el que Vortex se lanza sobre nosotros, así como la violencia de los parches de Hellhammer, que parece que todavía no se desquitó con su salvaje trabajo en el Exoteric Warfare de Mayhem. Como resumen de lo que nos depara no está mal, y tampoco funciona mal como obertura al Arcturian (que es lo que es). No es nada sobresaliente pero resulta una pieza efectiva a la par que oscura.

Personalmente, pienso que los mejores cortes son Angst, por su velocidad y pasajes tétricos cargados de furor blacker, bien conjuntados por los violines. The Journey es una de las grandes apuestas del Arcturian, con esos toques exótico-orientales, consiguiendo una atmósfera narcótica de lo más placentera para los sentidos. También la posterior Archer goza de bastante calidad, aunque al igual que Pale, suena bastante al estilo Sideshow Symphonies, aunque con más de originalidad pienso yo. Y por último, de entre las ganadoras está la pieza de despedida Bane, la cual posee cierto deje a The Chaos Path (La Masquerade). Su fuerte es ese aspecto grotesco que oscila entre lo onírico de algunos pasajes y burlesco en otros. Una despedida muy completa que no dejará insatisfecho a ningún fan de Arcturus.

Luego están los tracks más de notable, como por ejemplo Crashland, que solo falla por la voz de Vortex, el cual parece querer sonar a Serj Tankian (tiene huevos la cosa), o... Game Over, que al igual que Crashland se inicia genial pero pierde un en cuanto entra el rubio a cantar. Como curiosidad: los violines de esta canción hacen un buen guiño a Ad Astra (de La Masquerade también); aunque este tema es más heavy y cañero, no quepa duda. Warp y Demon son seguramente los tracks menos atractivos del Arcturian para el público medio; por un lado está Warp con unos teclados un poco fuera de lugar y ICS Vortex cantando... bueno: tirando a mal, seamos honestos. Menos mal que ahí están Sverd, Knut y Hellhammer levantando el nivel guapamente. Y en cuanto a Demon... como que va un poco en la misma onda que Warp, pero con el extra de unas percusiones, que flojean por momentos.

En resumidas cuentas: tenemos un disco imperfecto, que a pesar de ser a grandes rasgos un trabajo de notable, tiene momentos algo irregulares. En parte, estos fallos se deben a los experimentos que los propios Arcturus hacen para no caer en la monotonía, lo cual resulta un poco preocupante para un servidor. Porque poner pasajes electrónicos está bien, pero lo hicieron de un modo que en pocos momentos acaba de pegar con el conjunto musical... y respecto a los jugueteos de Vortex con la voz... a veces como que impresiona y queda bien, y otras... la cosa se va precisamente al traste a causa de eso. Que ojo: lo interesante de Arcturus son justamente esos surtidos de voces extravagantes que a veces resultan incluso risibles y grotescas. Pero no comparemos el trabajo hecho en temas como The Chaos Path, Master Of Disguise o Painting My Horror con lo "perpetrado" en Warp o Crashland, por ejemplo. Probar nuevos sonidos está guay, sobre todo si pretendes vender tu música como Avant-Garde Metal, pero con clase ¿eh? Que sin elegancia no se va a ningún sitio, sobre todo si te haces llamar Arcturus.

De todas formas, y a pesar de mi "recochineo" acerca de las equivocaciones de la banda en esta nueva placa, tengo que aclarar que el producto me parece muy bueno. Tiene la inconfundible personalidad de Arcturus, porte, unas orquestaciones fenomenales; sobre todo los efectos de violines y órganos (hechos con teclado), y las clásicas guitarras que siempre caracterizaron a la banda. Distorsionadas, reservadas y con cierta tendencia al let-ring. Los momentos de los arpegios muy bien escogidos también. Pero el oro entre todos los miembros del grupo recae sobre Hellhammer porque lo que el tío hizo con sus baquetas y pedales fue sencillamente magistral, digno de un aplauso. Bravo por él. La producción no es del todo perfecta pero creo que está así de conseguida totalmente adrede, para conseguir cierto toque "auténtico", y la portada... una de las mejores de la banda, junto a la de La Masquerade Infernale, tal vez la mejor.

Arcturus han regresado, y puede que no dieran en el centro de la diana, y que a grandes rasgos en cuestiones de calidad este Arcturian ande más o menos al mismo nivel que el Sideshow Symphonies, pero ¡ojo! Este cabronazo del 2015 se ha arriesgado intentando proponer cosas nuevas, tratando de sonar novedoso. Y eso es impagable... Cuatro cuernos y un 7,75.

¡Más suerte para la próxima vez, muchachos!

Hellhammer: batería y coros en track 8.
ICS Vortex: voz y teclados en track 4.
Sverd: guitarras, teclados.
Knut Magne Valle: guitarras, tuba (track 1), teclados (tracks 1, 2, 8 y 10), coros y voz en track 10.
Skoll: bajo y coros en track 8.

Sello
Prophecy Productions