Anvil - Metal on Metal

Enviado por Rob Jalford el Mié, 24/08/2016 - 19:00
1656

1.Metal on Metal 3:56
2.Mothra 5:08
3.Stop Me 5:26
4.March of the Crabs 2:33
5.Jackhammer 3:33
6.Heat Sink 3:57
7.Tag Team 4:09
8.Scenery 4:42
9.Tease Me, Please Me 4:53
10.666 4:46

DISCO COMPLETO

¡¡Qué grande es el heavy metal queridos portalians!! cuánta variedad tenemos de grupos y estilos, desde lo suave y melódico con exceso de cheese como es el AOR hasta el Death metal mas cafre, pasamos por un amalgama de colores realmente exquisito, Hard, Heavy, Power, Speed, Thrash, Black, Groove,Progresivo, etc..etc… en la variedad esta el gusto y realmente tenemos por suerte mucho donde elegir para pasar grandes momentos.

Últimamente han salido subgéneros que ni se podían imaginar en 1982 cuando se grabó este álbum que hoy os traigo el aclamado “Metal on Metal” de los canadienses Anvil. Decir Avant garde metal,Djent, Black sinfónico o similares por aquellos años era como intentar explicarle a un marciano la actual situación política de nuestro país, se hubiera rascado la cabeza y levantando una ceja directamente nos hubiera disparado con su pistola láser.

Volviendo al punto de partida, nos metemos en el Delorean de Regreso al futuro y marcamos 1982, con una NWOBHM dando cera sin piedad desde finales de los 70, encontrando una cantidad de maravillosos grupos y discos, ¿nombro algunos? el Number of the Beast de Maiden, Screaming for Vengeance de mis Judas, un Restless and Wild de Accept, el Volumen Brutal de los Barones, las criaturas de la noche de los Kiss,el tigre negro de ayer y hoy, los santos y pecadores de la serpiente blanca, la ceguera temporal de los escorpiones, los himnos de batalla de Manowar, etc..etc…¡¡menuda cosecha colegas!! Junto con la de 1984 y 1987 tal vez las mejores. El destacar estaba complicado ante la presencia de tanta magnificencia, pero siempre hay hueco para los segundones (dicho desde el cariño) y es que no todo es oro en las Olimpiadas, también hay plata, bronce y diplomas olímpicos.

El campo estaba por sembrar todavía, ya teníamos magníficos grupos como Uriah Heep, Deep Purple, Led Zeppelin, Motörhead,Black Sabbath o Judas Priest que en los setenta habían editado material impresionante y ya contaban con millones de adeptos. Pero la cosa se iba a endurecer con el paso del tiempo, basándonos en un patrón (el rock and roll) surgirían muchas prendas distintas y cada una con sus características peculiares y únicas, con un sonido propio e identificable.
Subiendo la velocidad a tope (speed), endureciendo las guitarras y dando mayor protagonismo del bajo, inyectando carácter épico al conjunto (power), metiendo suciedad e ira a la mezcla (thrash), añadiendo laca, maquillaje y letras festeras y sexuales (Glam) o enrevesando ritmos con temas muy largos y plenos de técnica (progresivo)…etc..el heavy mutó generando los estilos que tanto amamos. Como un restaurante internacional con una carta que ofrece desde cocina italiana a pakistaní…tantas recetas y tan ricas.

Los Anvil son uno de tantos grupos de calidad que nunca acabaron de pegar el gran salto (tal vez por no contar con un genial vocalista y un guitarrista virtuoso), pero… ¿cuantas veces hemos hablado de las injusticias en la vida, peña que no ha tenido ese apoyo de una discográfica o no ha tenido la suerte de lograr llegar arriba, de dar el campanazo?. No hay que olvidarse de ellos, porque de tanto en tanto yo recupero bandas que sin vender mucho o ser famosas me dan alegrías pinchando sus trabajos y disfrutando sus canciones. En este portal además de conocer peña genial, he descubierto muchísimos discos guapos que ni remotamente me sonaban y ahora degusto sus platos con alegría. ¡Gracias a todos los que habéis logrado que mi colección crezca y sea tan variada! Y es que nunca dejas de aprender cosas en esta vida, eso es así, tengas la edad que tengas.

¿ROB, PERO VAS A HABLAR DEL DISCO O QUE? si si , a ello voy, perdonad estas divagaciones de viejo metalero chocho…jaja..

¡Atentos a la pedazo portada, con ese yunque marca de la casa echando chispas atacado por una radial! ¡muy buena! Se ve venir que el contenido será eso, incendiario, metal en vena, no hay dudas. Los Anvil se formaron en 1978 por el guitarrista y cantante Steve Kudlow, más conocido como Lips (que de hecho fue el primer nombre de la banda), el batería Robb Reiner, el guitarra Dave Allison y el bajista Ian Dickson,editando su primera obra en 1981 (“Hard’n’heavy”), pero sería con este segundo plástico con el que lograron captar la atención de la parroquia. Lo forman diez canciones, pasad, vamos a degustarlas…

Se abre el telón con todo un himno, el tema título entra como cuchillo caliente en mantequilla, guitarras que serpentean a medio tiempo, Lips cantando bien macarra, coros directos (¡Keep on rockin!) y una batería asesina y contundente, armas de los Anvil para cuajar un corte que sigue sonando de lujo pasados mas de 30 años, por supuesto no falta el sonido del martillo golpeando el yunque al final. Al mas puro estilo Bang your head (Metal Health) de los Quiet Riot, no te la sacas de la cabeza y la tarareas como poseso.

Mas rápida aparece Mothra con un riff Contagioso y ochentero (algo Schenker), atentos a la bataca de Robb en el estribillo repartiendo estopa. La guitarra nos regala muchos licks y detalles durante la pista, bien adictiva con cambio ritmo impagable en su mitad. Yo le hubiera recortado algo de duración ya que se va a cinco minutos y creo que sobra algo (atentos al épico final que me recuerda al de “Rapid Fire” o “Painkiller” de Judas con la batería como estrella total).

En un rollo mas amable se muestra Stop Me que esta enfocada para captar un público menos heavy, me resulta mas comercial y radiable (un poco onda Kiss/Def Leppard), con la voz del guitarra rítmico Dave Allison de tono melódico y relajado. Por suerte la cosa vuelve al carril de la caña con la instrumental March of the Crabs y aquí es donde se goza como gorrino en barro, guitarreo abrasivo bien arropado por la base rítmica poderosa, ¡¡Crom, como suenan esos platos, sabor Cozy Powell!! Tremendo Robb en esta, se gana el sueldo. A mi es que me metes un instrumental así y me ganas, al mas puro palo Into the Arena del rubio germano.

Jackhammer sigue dando leña al mono, es dinámica y consistente gracias también a la labor de Reiner tras su kit y el trabajo en las seis cuerdas de Lips tanto en riffs como en punteos. Adictivo corte.

Cierto aire al primer Gary Moore o los mas duros Thin Lizzy encuentro en la siguiente Heat Sink que mantiene muy bien el nivel de la obra, hard rock rápido sin aditivos y con pegada, aquí degustamos estupendos solos también.

Mas a medio tiempo está Tag Team que bajo mi punto de vista no está tan conseguida como las anteriores, aunque tiene puntos de interés en la guitarra, se hace algo monótona por su tempo y las líneas vocales algo simplonas. Esta descripción sirve para la novena pista Scenery con rascar de cuerda típico, en este punto de la escucha notamos que algo ha bajado en intensidad la obra. Esos cortes que podemos denominar como relleno son los que tal vez hayan influido en que Anvil no sean mas reconocidos.

Por suerte nos quedan dos canciones cojonudas, Tease Me, Please Me (nada que ver con la de Scorpions del “Crazy World”) que vuelve a la garra ochentera con solidez, sin descanso, como si no hubiera un mañana, rockeando fuerte y con ganas. La otra es 666 el número de la bestia, que tras sonido de alarma llega devastando todo lo que se le ponga por delante, como Panzer a toda máquina sin control, con ese sabor a los Saxon primerizos (Motorcycle man , 20.000 Fet) Lips escupe las frases y el grupo le sigue frenético. Seguro este tema lo petó en su momento y se sigue manteniendo bien fresco y agresivo, con esos ¡six six six! gritados a todo pulmón.

Mucho ojo, que esto se compuso antes que debutaran Metallica o Slayer, es un precursor del thrash metal, pocos grupos sonaban tan fuerte y rápido, Motör con su Ace of Spades o Steeler o Exciter de Judas, pero no muchos mas…puntazo de los canadienses.

Nuestro querido Marqués tiene una frase de este hit de Anvil en su whatsapp, reza así: “I’d rather be a King below than a servant above” que traducido sería “Mejor ser un rey caído que un sirviente encumbrado”. Interesante pensamiento, eh?

Os recomiendo la peli documental “Anvil! La historia de Anvil” me resultó divertida y entrañable, mostrando lo mucho que hay que pelear si eres rockero para sobrevivir. Una historia de amistad bonita que te toca la fibra, con su visionado descubres un grupo peleón que debió llegar mas lejos.

En resumen un estupendo disco de heavy metal con varios tracks auténticos y una labor tanto en la guitarra como en la batería muy destacada. Producido por Chris Tsangarides (Judas Priest,Yngwie, Thin Lizzy, Gary Moore, Loudness, Tygers of Pan Tang) y con una duración de menos de 45 minutos donde encontramos energía, sabor 80’s y autenticidad, con algún bajón pasable. Cuatro cuernos sin dudar para “Metal on Metal”, sobre 8 Jalfords.

Dedico esta reseña a todos los grupos infravalorados que lucharon con todas sus fuerzas para destacar y murieron en el intento.

¡¡QUE GRANDES FUERON LOS OCHENTA, QUERIDOS PORTALIANS!!

Steve "Lips" Kudlow :Voz, Guitarra
Dave Allison: Guitarra
Ian Dickson: Bajo
Robb Reiner :Batería

Sello
Attic