Antichrist - Forbidden World

Enviado por stalker213 el Mié, 23/05/2012 - 15:33
2459

1. Dark Sorcery (4:37)
2. Militia of Death (2:41)
3. Torment In Hell (4:00)
4. Forbidden World (1:37)
5. Necropolis (8:10)
6. Victims of the Blade (3:25)
7. Death Rays (3:28)
8. Sign of the Beast (4:02)
9. Minotaur (8:00)
10. Terror Dimension (3:41)

Se cuentan por millones, os digo, los cretinos que no sin razón (malditos sean) se llenan la boca al afirmar vehemente como el Thrash Metal ha muerto. Bien por ellos, si el hecho los hace felices al constatar como un peligroso enemigo con el cual lidiaban tiempo atrás está liquidado, pero no sabéis cuanta pena más me dan todavía los pobres incautos que tras los últimos trabajos de METALLICA, MEGADETH, SLAYER y ANTHRAX, profieren a voces como eso es falso y que el Thrash está resurgiendo de sus cenizas cuando en realidad las últimas entregas de los cuatro grandes del género no sirven ni para envolver un triste bocata de calamares, a excepción –generoso que está uno- del servido por gracia de los esbirros del loco Scott.

Y poco más que añadir, os bien digo. Porque ni FORBIDDEN, OVERKILL (por más que no bajen la guardia), EXODUS o menos todavía los domingueros traga-paellas de TESTAMENT van a devolver el verde resplandeciente a unos laureles caducos que ni tan solo en la vieja Europa muestran visos de retornar, vista la gris y anodina decadencia en que se halla sumido el otrora inmortal triunvirato germano, la vieja gloria de sus años dorados. El yermo gana terreno a la salvaje e indomable espesura de los 80’s y quien no quiera verlo, buenas ópticas tiene a su disposición para corregir su grotesca miopía merced a unos jodidos cristales al aire y de diseño ¿Verdad?

No obstante, y muy de vez en cuando, nace todavía algún que otro rebelde tallo en medio de la nada absolutamente fuera de contexto, originando consigo un prodigioso milagro que ni tan solo los más viejos del lugar saben explicar; Y ahí, amigos, es donde entra en juego una pobre gentecilla como los suecos ANTICHRIST, que sin haberse enterado -pareciera- de lo que realmente es importante para triunfar en este asqueroso mercado en el cual han convertido al Metal, se pasean orgullosos por el arrasado solar haciendo gala sin reparos de los ancestrales y furibundos usos de antaño, imperantes e implacables cuando el Thrash no hacía prisioneros ni anhelaba siquiera hibridar su más pura esencia con ninguna otra mierda para vender un par de copias más.

Dicho lo cual, se antoja cuanto menos absurdo el poner sobre aviso al lector acerca de si realmente ANTICHRIST y su llameante ‘Forbidden World’ aportan o no algo nuevo a nada que no conociéramos de antemano, porque efectivamente la respuesta es NO. Ahora bien, cuando a pesar de que lo único que se ofrece no es sino más de lo mismo y por lo demás rematado con una producción tirando a discreta, pero tan exageradísimamente bueno, lo único que resta es clavarse de rodillas en el suelo y dar gracias al Metallian por brindarnos semejante banquete de tripa, vísceras y cabezas cortadas en pleno año de 2011. La portada tampoco engaña.

Lógicamente el sello que ha auspiciado a esta banda no es ninguna multinacional o siquiera un Big Label, pero creedme cuando os digo que el asunto queda en anécdota cuando uno definitivamente se expone a este rompe-cojones tornado de riffs, absolutamente plagado de todo lo bueno que debe poseer un clásico del Thrash, y ni qué decir tiene: Totalmente desprovisto de cualquier atisbo de diarrea o intento de simpatizar con nadie más que sea la parroquia de toda la vida. Negocio cero, lo más probable, pero TODO MI RESPETO para estos suecos y su mastodóntico pequeño milagro. Evidente que con mi admiración no van a comprarse mi medio rancho, pero qué queréis que os diga…

Las influencias no es necesario detallarlas, porque son tan obvias como que dos y dos son tres (¿O eran cuatro?), pero que se me pudran las bolas si esto no apesta por los cuatro flancos a mis KREATOR más clásicos, a aquellos SLAYER que me llenaban de orgullo como nadie, a los VOIVOD más feroces o hasta incluso a mis DESTRUCTION de siempre, antes de que jugarán a ser muñecos de feria. Eso sí, si ya es que tuviéramos que extrapolar ‘Forbidden World’ a algún otro álbum perteneciente al período clásico, sin duda mi elegido sería el maníaco y furioso ‘The Awakening’ de los igualmente suecos MERCILESS, si bien la carga melódica del primero rebasa y con creces a la del segundo, a pesar de no perderle la cara por ni tan solo un segundo en cuanto a lo que se refiere a actitud, velocidad y filo cortante de ese que te eriza hasta el último pelo de la bolsa que recubre a las pelotas. ¿Suena esto más a acero teutón o a jodida Bay Arena? A mí no me pidas explicaciones, chico.

De los cuarenta-y-tres minutos que integran a este acribillante compendio de nefarias injurias no deberías perderte ni uno solo a menos que seas un jodido sucio polizonte de esos que gustan de mezclar cosas que jamás debieran ser mezcladas; Caso contrario, bienvenido a casa, aunque ¿Por cuánto tiempo? Nadie sabe, ciertamente, pero lo bueno si breve, dos veces bueno. De verdad os lo digo: No pongo de relieve a ningún corte por encima de otro, porque sencillamente el genio rebosa sin freno desde el primer segundo hasta el postrero.

¡Si a alguien le pica que se joda! El Thrash ha vuelto a reírse en la cara del sistema ¿Ah?

Patada en mitad de los huevos a las modas ¡Sí señor!

Valoración: 9.4

Anton Sunesson: Voz
Gabbe Forslund: Guitarras
Filip Runesson: Guitarras
Gobbe Henningsson: Bajo
Sven Nilsson: Percusiones

Sello
High Roller