Angel Witch - Screamin' n' Bleedin'

Enviado por Witchfyre el Mié, 26/06/2019 - 19:19
Angel Witch

1. Who's to Blame (04:06)
2. Child of the Night (03:48)
3. Evil Games (04:18)
4. Afraid of the Dark (06:03)
5. Screamin' n' Bleedin' (04:43)
6. Reawakening (04:58)
7. Waltz the Night (05:59)
8. Goodbye (03:44)
9. Fatal Kiss (04:42)
10. U.X.V. (02:08)

Álbum completo

“Momentum". Latinismo frecuentemente usado en inglés que se puede definir como impulso o notoriedad que una persona o idea tiene en un momento determinado. A falta de un término más apropiado en nuestra lengua, utilizo este préstamo ya que esto fue justamente lo que Angel Witch perdieron al tardar nada menos que 5 años en publicar el sucesor de su mastodóntico debut. Eran tiempos aquellos de urgencia. A cada álbum de éxito, pronto le seguía otro para no perder el empuje generado, en ocasiones encajando dos LP’s en un mismo año. ¿Pero qué le pasó a los de Kevin Heybourne tras editar Angel Witch? Se los tragó la tierra. De hecho, se separaron sólo un año después, tras grabar el EP Loser, y siguieron diferentes, y menos afortunados, caminos. Kevin Heybourne y Dave Hogg, batería en el debut, formaron efímera parte de Blind Fury (Satan para los colegas), mientras que Kevin “Skids" Riddles montó Tytan junto a Dave Dufort, batería en el EP y hermano de Denise de Girlschool. Una vez fuera de Blind Fury, Heybourne y Hogg retomaron Angel Witch, pero lo que ocurrió fue precisamente eso, su momento ya había pasado.

No es fácil explicar qué es lo que no termina de funcionar en este LP. Ojo, me gusta. No está nada mal y, quien disfrute del debut, seguro que lo hará en esta ocasión, pero algo simplemente no encaja de la misma forma. El estilo, en realidad, no es que haya cambiado mucho. Sigue siendo el mismo heavy metal dinámico del debut, con un excelso gusto para los solos, siempre melódicos y no masturbatorios, cuidadas melodías y un toque sombrío. Pero no tanto, si cabe. Donde en el debut veía una profunda oscuridad que parecía hundir sus raíces en el rock ocultista y el proto doom de los 70, aquí veo algo de luz de neon ochentera. Si aquella apagada producción del LP homónimo contribuia a esa densidad y misciticsmo en 1980, en este 85 veo yo un interés por acercarse a los cánones ochenteros. Guitarras algo más potentes, batería con reverb, más nitidez, una voz más “cantarina”… pero algo de química parece faltar. O será cuestión de alquimia quizás, ya que lo que hacía funcionar al debut de forma tan misteriosa parece haberse desvanecido aquí de la misma manera.

Parte de la magia de Angel Witch se mantiene aquí, en cambio. Screamin’ n’ Bleedin’ es una delicia: rápida, pegadiza, oscura… todo lo que maravilló en su debut está aquí perfectamente reproducido. Sin dudarlo, la mejor. Afraid of the Dark, mucho más pausada y “sabatthiana”, tampoco habría estado fuera de lugar en el debut y el comienzo con Who’s to Blame suena más ochentero que puramente NWOBHM, pero sigue siendo una presentación de credenciales poderosa. Children of the Night es mucho más riffera y puede recordar a Angel of Death del primer álbum (sí que son ocurrentes con los títulos, ¡eh!). Waltz the Night es puramente doom en esencia y el novedoso Dave Tattum consigue una más que meritoria imitación de Kevin Heybourne a la voz. No es que Heybourne fuese mejor vocalista que Tattum, más bien es al contrario, sin embargo era su imperfección, en parte, la que dotaba de cierta personalidad a sus anteriores esfuerzos. Parte de esa esencia se pierde en esta ocasión y entramos en terrenos de mayor dominio técnico, pero menos singularidad, ya que el nuevo “crooner” sigue fielmente la pulcra estela de otros británicos como Ian Swift, Kal Swan, Brian Ross, Russ North…

Desgraciadamente no todas son dignas sucesoras de las perlas ofrecidas en su debut ya que, de ser ese el caso, estaríamos hablando de otra obra magna. Evil Games no es efectivamente mala, pero tiene unos coros infantiles a lo They Want War que se me antojan totalmente innecesarios. Reawakening me parece un arranque de poca entidad para toda una cara B, que habría empezado mucho mejor con el tema título. Goodbye es lo más soso que uno se puede encontrar en un disco que se precie de desplegarar buen heavy metal y Fatal Kiss, a pesar de sus bienvenidos acelerones, suena como un insuficiente cierre antes de la clausura oficial con la instrumental U.X.V. . El final de un LP es lo que debe inducirte a volver a darle la vuelta, poner la aguja y pincharlo de nuevo y Screamin’ n’ Bleedin’ no termina en ascenso ni invita precisamente a hacerlo.

Como dije al principio, me gusta este trabajo, de verdad, lo escucho con mucho agrado. Sin embargo, Angel Witch se convirtió desde el mismo instante de su edición en la vara según la que se medirían los, escasos, trabajos futuros de la banda y ninguno de ellos ha cumplido las expectativas generadas con su puesta de largo. Este creo que es un sucesor digno, pero una cara B más floja debilita lo que había sido un comienzo muy poderoso y que podría haber acercado mucho más este LP a su debut. Eso, y el abismo temporal que media entre ambos, lastra un poco un disco que ya para 1985 sonaba un poquito desfasado (me gusta mucho mas el adjetivo “dated” en inglés). Por esta razón, desde lo más profundo de mi corazón, siento dejar su valoración en tres cuernos (altos eso sí) que palidecen ante los cinco que, sin duda, otorgaría a su debut. Igual tu crees que merece alguno más, y es posible, pero yo no me atrevo a dárselo por agravio comparativo.

7/10

- Dave Tattum: voces
- Kevin Heybourne: guitarras
- Pete Gordellier: bajo
- Dave Hogg: batería

Sello
Killerwatt Records