Anaal Nathrakh - The Codex Necro

Enviado por xJhellfire7x el Dom, 21/04/2013 - 10:53
2752

Que distintos suelen ser los comienzos de una banda con lo que hoy en día profesan, o al menos así suele ser en la mayoría de los casos, y el dúo apocalíptico de Birmingham no iba a ser la excepción a la regla. Muy lejos de esa pulida y perfecta mezcla de caos y melodía se encuentran uno de los inicios más salvajes y oscuros de los que tenga conocimiento, aunque la tralla huraña que persiste en sus actuales obras no vino así de la nada ¿O si? Por supuesto que no, y es que los primeros discos de Anaal Nathrakh son todo un reto de paciencia y perseverancia para todo aquel que quiera poseer un oído de hierro tolerante a casi todo lo que se le venga encima, y precisamente este “The Codex Necro” es la prueba de fuego definitiva para todo aquel malaventurado que quiera descender hasta los mismísimos y oscuros avernos para presenciar con sus propios ojos el más vivido y caótico Armagedón.

Se puede decir que “The Codex Necro” es una mezcla entre Grindcore y Black Metal, pero eso si, del Black Metal más rancio y amargo cosechado en los 90’s (Marca Mayhem), sí, ese Black Metal que practicaban aquellos zumbados mal pintados que quemaban iglesias y se montaban en los arboles de los bosques noruegos a escupir fuego con antorchas, aunque por supuesto, con el distintivo sello caótico y destructivo de Anaal Nathrakh, haciendo de la propuesta un hueso duro de roer hasta para aquel con el oído más privilegiado y resistente, y no solo es por las extremas y agobiantes notas que masacran al oyente constantemente durante todo el disco sin descanso, sino también por esa cruda producción estilo “lo-fi” tan usada por gente como Darkthrone, aunque no todo es ruido sin sentido como algunos habrán pensando hasta este momento, pues aquí hay mucho más que eso, por ejemplo en “The Supreme Necrotic Audnance” podremos rescatar un puñado de buenos riffs que no dejan a ningún fan del Black Metal indiferente, en incluso en el (01:55) hace presencia un riff con cierta melodía y gancho, y al contrario de quitarle atmosfera al tema le suma. El frenazo del (04:01) ciertamente es una burrada como pocas, sientes como si un camión lleno de concreto cayera sobre tu cabeza crujiendo tu cráneo en miles de pedazos, y es que V.I.T.R.I.O.L es una bestia como pocas.

“When Humanity is Cancer” da la estocada definitiva para que el 50% de los valientes y chiflados que se atrevieron a mandarse este inclemente ladrillazo sónico sin anestesia caigan uno tras otros como viles fichas de domino ante el mortal guantazo de oscuridad e ira que supone una de los temas más icónicos de la banda, y es que solo el principio es para aferrarse fuertemente de la silla para no desfallecer ante ese impenetrable muro de sonido que avanza lentamente hasta que estalla en nuestras caras sin previo aviso. El tema es bastante dinámico pues no se queda estático en un solo ritmo, sino lo contrario, cuenta con varios cambios de tiempo como en (02:18) o lo mismo en (03:06) donde ese trote lento pero demoledor entra en juego de nuevo para no dejar títere sin cabeza, pero la cosa no se queda ahí, pues la selección de riffs y el solo del tema son para enmarcar (aunque la difusa producción haga que sea difícil percibirlo).

“Submission is for the Weak” es otra de las más icónicas joyitas de la banda, en donde también contamos con un comienzo de antología con ese riff que se te queda grabado a fuego en el subconsciente, y del resto del tema ya no hace falta decirlo, otra muestra más de brutalidad y oscuridad digna de una mente perturbada que destila odio por la humanidad, y es que a pesar de no contar liricas en un libreto, los integrantes de Anaal Nathrakh han expresado que sus letras se basan en el Armagedón, en el nihilismo y el odio a la humanidad.

El nivel del disco no desfallece ni un por un segundo, pues cada tema es burrada tras otra. Cuando piensas que ya haz escuchado el tema más salvaje, oscuro y brutal del disco llega el siguiente haciéndote cuestionar si en realidad existe un tema más brutal y salvaje que otro, pero con temas como “Pandemonic Hyperblast” (caos total) o “Paradigm Shift – Annihilation” (Guitarras más gordas que 100 luchadores de sumo) llegas a la conclusión de que no existe “tema mejor que otro”, simplemente todo es una sucesión de carnicería y brutalidad creada con el objetivo de arruinarle las tardes a los pobres incautos que brindan felices con una fanta de naranja por todo lo alto, y es que es así, porque cuando Anaal Nathrakh y más en concreto este “The Codex Necro” entran en juego solo es para hacer reinar la más terrible oscuridad en el lugar, infectando con odio e ira a todo aquel que se encuentre dentro de un radio de 500 m2, pues la música de este disco no transmite buenos sentimientos ni mucho menos, es música opresiva, brutal, oscura, y todo aquel sensible a emociones fuertes debería mantenerse alejado de este disco y hacer como si nunca hubiera existido, pues la verdad no lo veo aguantando un martillazo en el cráneo como “The Technogoat” y sus pasajes vertiginosos a la velocidad de la luz en donde no se le da ni un solo segundo al enemigo.

“Incipid Flock” es el tema más lento del disco en donde se manejan ritmos más variados dejando de lado los Blast-beats a la velocidad de la luz creando con ello un tema que posee a su haber un puñado de riffs que no tienen desperdicio alguno para los amantes de estas propuestas (los cuales son pocos por estos lares). Un tema más que todo atmosférico para dejarse llevar por la oscuridad que emanan cada una de sus notas, cada guitarrazo de Irrumator, los cuales a pesar de esa producción de cafetera se hacen notar por todo lo alto del disco.

“Human, All Too Fucking Human” y “The Codex Necro” son más de lo mismo, la misma oscuridad y caña huraña que nos martillo los tímpanos a lo largo de todo el disco, ofreciendo con ello un disco sin concesiones ni fisuras, sin voces limpias ni momentos de calma, haciendo del disco una experiencia bastante difícil y casi imposible para los oídos sensibles que no están acostumbrados a esta cantidad de tralla por un tubo, y es que incluso ya veo asomarse en el horizonte aquellos sujetos que vendrán sin contemplaciones a aseverar que esto no es música y a poner en tela de juicio el talento de estos dos muchachos de Birmingham, los cuales a mis ojos son una de las mejores bandas de la escena extrema actual, por ende cualquier otra calificación me trae sin cuidado.

Lo que tenemos aquí es un excelente ítem de música extrema, acto para todos aquellos que quieran explorar más allá de los límites conocidos y quieran probar su resistencia auditiva ante barbaries auditivas como estas. Yo por mi parte lo he disfrutado bastante, y creo que si tuviera una producción más pulcra la experiencia sería más amena, aunque pensándolo bien la producción calza perfectamente con el tipo de música que encierra el disco.

Excelente debut y colosal adelanto para lo que serían sus futuras y demoledoras obras que caerán con el pasar de los días.

Puntuación Final: 8/10

Irrumator: Todos los instrumentos
V.I.T.R.I.O.L: Voz

Sello
Mordgrimm