Amberian Dawn - River of Tuoni

Enviado por Marcapasos el Mar, 08/09/2015 - 14:13
3675

1. River of Tuoni (03:03)
2. My Wings Are My Eyes (03:16)
3. Lullaby (03:43)
4. Valkyries (03:30)
5. Fate of the Maiden (02:52)
6. My Only Star (04:25)
7. The Curse (04:07)
8. Passing Bells (04:04)
9. Sunrise (03:32)
10. The Evil Inside Me (03:48)

*Bonus track*

11. Dreamchaser (04:02)

¿Os imagináis cómo sería una banda que representase una interesante mezcla entre el buen Power Metal Neo-clásico de Sonata Arctica y el toque operístico y sinfónico de los Nightwish más clásicos?
Con estas características sólo podemos hablar de Amberian Dawn. Hagamos presentaciones.

Amberian Dawn es una banda de Power Metal Sinfónico fundada en la ciudad de Helsinki, en Finlandia, al igual que las dos bandas anteriormente mencionadas.
La banda se formó a partir de la disolución de la banda finesa de Heavy Metal Virtuocity, de la cual dos integrantes, Tuomas Seppälä (quien sería el compositor y letrista principal, además de teclista) y Tommi Kuri (R.I.P) unirían fuerzas por perseguir un nuevo proyecto musical, primeramente llamado Atheme one.

Tuomas y Tommi cogerían primero a Peter James Goodman como vocalista y letrista, aunque no duró demasiado, pues Tuomas llegó a la conclusión de que la banda necesitaba otro enfoque, uno completamente diferente al que inspiraba Goodman.
Una dura búsqueda les llevó hasta Heidi Parviainen, una joven mujer que había pertenecido a la banda Iconofear como teclista, y que asombró de sobremanera a Tuomas y a Tommi con sus dotes vocales como soprano.

Tras la grabación de algunos demos, maquetas y samples, la formación de la banda quedó concluida con la inclusión de Kasperi Heikkinen a la guitarra, Tom Sagar al teclado, y, finalmente, Joonas Pykälä-aho a la batería, todo justo a tiempo para que la banda pudiera ver editado su primer disco de estudio, ”River of Tuoni”, en el año 2008.

Quepa destacar cuán interesante resulta esta banda, no sólo por su exposición musical (la cual analizaremos a priori), si no por su lirismo y su poética, plasmado en este disco (y en el resto de su discografía, en general), pasando desde temas que ahondan lo más profundo y hermoso de la fantasía y la belleza natural, y otros aspectos relacionados con la cultura y el folklor de la tierra finesa, llegando a subrayar aquellas que narran retractos del Kalevala.

Ya la primera canción, "River of Tuoni" (un pequeño clásico del grupo), deja muy clara cuál será la propuesta de la banda: bases simples de un eficaz Power Metal Sinfónico, cuyo mayor fuerza reside en la magnífica voz de Heidi, más que capaz de hechizarnos al momento en que pronuncia los primeros versos.
El álbum es una recogida de grandes melodías, canciones de base minimalista, pero con mucho poder. Ejemplo de ello es "My Wings Are My Eyes", que se erige con la bella presencia digna de los más hermosos bosques invernales, una transmisión llena de mística y una interrogativa belleza que atrapa al oyente en la cápsula sonora.
"Lullaby" es, por su parte, una muestra musical del Power Metal más actual, no demasiado técnico o virtuoso, pero encantador y brillante, Heidi Parviainen no cesa de impresionar con sus capacidades vocales, desenlazando en el hecho de que no hay mayor ambientación en el compacto que su propia voz.

Una muy bonita sonata de piano abre las puertas a otro tema clásico de la banda, "Valkyries", una obligatoria en cada concierto de Amberian Dawn. Riffs potentes y cañeros, un Tom Sagar que suple excelsamente la ambientación con cada una de las tonalidades de su teclado, y un gran estribillo lleno de magia.
Con un estilo más heavy se nos presenta "Fate of the Maiden", con una Heidi Parviainen veloz y virtuosa en sus líneas, otorgando un toque fantasmagórico y oscuro en el coral estribillo.
"My Only Star" es un tema especial, una potente y dulce balada en la que el preciosismo nacido de la guitarra de Tuomas Seppälä será pieza clave en el invento.

El Power Metal ataca con fuerza y fiereza en "The Curse", cuyos riffs y atmósfera épica preparan el escenario para que Heidi, en el núcleo versal, alce la canción con porte grandilocuente, cuan ave fénix que despega al ígneo celésteo. Una de las composiciones más impresionantes del álbum.
Asimismo, "Passing Bells" es otra pieza exquisita, muy diferente a lo antes escuchado, un descenso de los tempos con el fin de exhibir una auténtica muestra de grandiosidad. Los pasajes de teclado y los redobles de batería conforman, en unión, una exótica pieza que nos transportará a la estructura gótica o románica más majestuosa que predispongan nuestra imaginación y el arte compositivo de Tuomas Seppälä.
El noveno track, "Sunrise", va a más, una canción llena de esplendor, un abanico multicolor de melodías y una Heidi Parviainen que alza su voz como los lirios extienden sus róseos pétalos al abrazo de la primavera.

Una tocata de órganos nos va comunicando con el desenlace del disco. "The Evil Inside Me" es un despliegue de sinfonía vertiginosa, una última demostración del notable buen hacer de los finlandeses.
A destacar, eso sí, la exquisita pieza instrumental que es "Dreamchaser", que viene en la edición Deluxe del disco, a modo de bonus track, muy recomendable.

“River of Tuoni” (así como los propios Amberian Dawn) es un trabajo cien por cien recomendable a todo fervoroso amante del Metal Sinfónico de la mejor factura.
A pesar de su calidad musical, su exposición simple y lineal alejan al LP de lo que podría haber sido una obra crucial en su estilo, de haber mostrado un invento, tal vez, algo más atrevido y aventurado de lo que de verdad es.

Tuomas Seppälä y los suyos caminan sobre seguro en su disco debut, canciones breves y poco enrevesadas, pero que consiguen contrastar con la hermosura y brillantez melódica de sus facetas, en cuya cual, Heidi Parviainen es absoluta responsable y protagonista, demostrando que, más allá de Tarja Turunen, hay muchísimas voces fantásticas que descubrir en toda la extensión artística que nos brinda la rica tierra de Finlandia.

La inventiva de la banda ganaría puntos con discos como “The Clouds of Northland Thunder” o “End of Eden”. Pese a ello, “River of Tuoni” es simplemente perfecto para zambullirse en la aún joven discografía de la banda, y espléndido para pasar una media hora fantástica (que, por cierto, dicha duración ajustada, impide la cercanía a la pesadumbre y la monotonía que pueden representar las canciones del álbum a primera vista).

"River of Tuoni" cosechó un considerable éxito en Finlandia, ganándose la banda el derecho a acompañar a los holandeses Epica durante la gira europea de verano y otoño de ese mismo año.

Cuatro cuernos queden otorgados para un disco que poco se aventura en la riqueza e imaginación de su compositor cabecilla, pero que suple perfectamente con su cometido, y de sobras.

Heidi Parviainen / Voz
Tuomas Seppälä / Guitarra, teclado
Kasperi Heikkinen / Guitarra
Tom Sagar / Teclado
Tommi Kuri (R.I.P.) / Bajo
Joonas Pykälä-aho / Batería

Sello
KHY Suomen Musiikki Oy