Amadeüs - Caminos del alma

Enviado por Alexrock el Dom, 02/10/2011 - 21:36
2212

1. Caminos Del Alma
2. Por El Rio Olvidado
3. La Cruzada Del Miserable
4. Héroe
5. El Pastor Y La Luna
6. Árbol Viejo
7. La Última Canción
8. VI
9. Anochecer
10. Fausto
11. Sobre Las Hojas

El power metal – sinfónico – progresivo - neoclásico o como narices queramos llamarle (que hartura de etiquetas!!) nos presenta, a veces, a músicos que pretenden emular, en muchas ocasiones sin demasiado éxito, a sus artistas favoritos, gentes muy grandes como Angra, Symphony X, Kamelot o a nivel nacional Avalanch, por citar algún ejemplo.

Ocurre que ese tipo de bandas de metal muy buenas han de ser para propiciar el halago, y que el mismo no sea producto de los enfervorizados fans que para aquellas no demasiado conocidas son los familiares y los colegas del garito donde se toman las birras, y por lo general, desafortunadamente, tienen una efímera carrera.

Con Amadeüs, sin embargo, no creo que esto último ocurra.Nos encontramos con unos músicos de calidad asombrosa, con unas ideas frescas (lo que dentro de este estilo no es demasiado frecuente dada la sobresaturación que en épocas no demasiado lejanas sufrió), que desarrollan un heavy metal muy bien elaborado, elegante, con unos arreglos orquestales imponentes y un toque de progresividad que hacen de este disco de debut, un trabajo altamente recomendable para todos aquellos seguidores del metal mas orquestal.

En efecto, “Caminos del alma” supuso, hace apenas un par de años el disco debut de esta banda barcelonesa, Amadeüs, compuesta por músicos como la copa de un pino, jóvenes, con buena formación y con ganas de darse a conocer y con un futuro, si no se tuerce, que va a dar mucho que hablar. Muestra de ello es la producción de este disco, que corre a cargo de Alberto Rionda, el “alma mater” de Avalanch, y eso, es algo que se nota en todo el trabajo, independientemente de las colaboraciones que tanto el propio Alberto como Ramón Lage prestaron en algunos temas.

Tras una breve intro, nos descargan “Por el río olvidado”, y enseguida nos viene a la cabeza Avalanch, pero no una copia barata no, nada de eso, guitarras dobladas, un trabajo a las baquetas mencionable y un cantante, Israel Ramos que sigue la escuela de Ramon Lage (Avalanch) e incluso de Alfred Romero (Dark Moor). Tema intenso, con partes bien heavies, cambios de ritmo molones y en general un inicio prometedor al que incluso se suman unos solos de guitarra aceptables. Le sigue “La cruzada del miserable”, tema 100% “Avalanch” en el que además colabora el propio Lage en los coros; es un buen tema, quizá demasiado similar a los temas mas recientes de los asturianos, pero en definitiva con calidad aceptable.

Pudiera parecer que a estas alturas ya lo tenemos todo dicho de Amadeüs, otra copia de Avalanch…., suenan bien, pero todo el disco así se nos va a hacer aburridillo. Pero no, amigos, a partir de aquí, comienzan a caer los mejores temas del disco, que, si bien el tufillo a Rionda no desaparece del todo, nos muestran a una banda, como decía anteriormente, muy profesional, que hace unas canciones… bonitas… esa es la definición que creo más se acerca al sentimiento que transmiten estas bellas melodías. Así, “Héroe” es una verdadera pasada, con un inicio al piano de Sergi precioso, y una continuación que ya nos muestra alguna orquestación, un estribillo pegadizo y con Israel que desgarra un ápice su voz.

Y llega la orquestación pura y dura, aquí si ya Amadeüs nos dicen que son genuinos, que son buenos y que vienen para quedarse en nuestras estanterías para CD. “El pastor y la luna” grandilocuente en su inicio, con otro estribillo cantable y detalles de las guitarras de Rubén y David, con puentes y cambios de ritmo de Sergi Camps nada despreciables.

“Árbol viejo” es una balada muy emotiva, preciosa, que te envuelve. Acústicas de Alberto Rionda, la flauta de Roberto Junquera, suena increible y la bella voz de Xenia López, acompañada con ese piano que habla….. emocionante.

“La última canción” nos muestra unos violines fabulosos, que temazo!!!, sólo ese comienzo es bestial, y que bonitos son los violines mezclados con el metal, un poco mas de piano y casi a capela Israel, coros, vamos prototipo de sinfonismo; orquestación exquisita, y a medida que la escuchas te gusta mas la canción, y de nuevo el piano y los violines que lo envuelven todo. Mágica, esta canción es mágica; creo que esta es la mejor canción del disco (ya hablaremos después de “Fausto”), que es un mundo aparte.

“VI” y “Anochecer” son quizá las mas cañeras y progresivas del disco, las que más se acercan al patrón de bandas como Symphony X, y si bien es cierto que son buenas tal vez sean las mas “normalitas” del disco, más que nada porque son las menos sorprendentes, no porque estén exentas de calidad.

“Sobre las hojas” es un tema instrumetal mas bien lento, muy orquestado, como una banda sonora de peli, que tampoco está nada mal. Y no, no me he dejado “Fausto”, pero es que “Fausto” es mucho “Fausto”.

De repente las guitarras se hacen heavies para dar inicio a una orquestación acojonante, Israel baja hasta agudos que en todo el disco no hemos oído, progresividad por los cuatro costados, joder!!, creo incluso encontrar algún matiz arabesco, mas violines por allá en el fondo, ahora Israel vuelve a sus tonos más “rasgados”, espera, coros por aquí, guitarras heavies, el doble bombo a todo leche, se para, vuelve a empezar. Minuto tres, dios mío, esto es música clásica, pura y dura, perfecto. Este tema es perfecto, y acaba. De verdad, amig@s, no os dejéis guiar por prejuicios vanos, escuchad este tema, es magnánimo, es perfecto, grandioso.

En fin, vaya discazo se marcaron en su debut Amadeüs, belleza, melodía y energía que hacen un todo realmente interesante y recomendable, y solo “Fausto” merece tener en la agenda a estos chicos que darán que hablar.

Israel Ramos: Vocal
Rubén Lanuza: Guitarra
David García: Guitarra
Gonzalo Moldes: Batería
Sergi Camps: Teclados
Raúl Sousa: Bajo

Sello
Santo Grial