Alhandal - Donde empieza el tiempo

Enviado por Alexrock el Vie, 01/04/2016 - 16:18
2881

1. Conjura
2. Perder el norte
3. Azul y sal
4. Jardín del sur
5. Ecos de un tiempo
6. La trampa del ayer
7. Mentiras de verdad

- La fábula de los tiempos

8. Ritual de la pena
9. Dueña de mi despertar (Terral)
10. Danza de los vientos
11. La última vez (Sirocco)
12.Canción del retorno (Éxodo)

Hablar de Alhandal es hablar de excelencia, de buen gusto. Es hablar de cosas bien hechas, de mimo en lo que se hace; es hablar de raíces, de belleza, de mil matices técnicos conjugados con sentimiento, es, en definitiva, hablar de una de las mejores bandas de rock progresivo que existe hoy en día en Europa.

Quienes no conozcan a estos malagueños, baste decir que su banda matriz fue Tyr, grabando un par de discos bajo ese nombre, aunque no fue hasta 2009 cuando pasaron a denominarse Alhandal. Han grabado cuatro discos, "Raíces", en 2009; un sublime "Rotta" en 2012 y, con anterioridad al que hoy nos ocupa, en 2014, otro magnífico trabajo de versiones al que titularon "Retales". También debo significar que esa progresividad de la que dan cuenta se manifiesta matizada, de forma magistral, por el rock andaluz, ya que como buenos malagueños, están influenciados de toda aquella amalgama de sonidos que tan exquisitamente supo transmitir el maestro Don Jesús de la Rosa Luque y sus Triana; pero no solo de matices andalusíes se nutren, pues como toda la cultura del sur de España, se alimentan de arabescos cambios de ritmo y moriscas pinceladas que hacen absolutamente maravillosa la escucha de todas y cada una de las notas que se desprenden de los surcos de este disco asombroso.

Es verdad que con Zagalaz y compañía no puedo ser objetivo, pues desde que me dejaron perplejo con "Rotta" todo aquello que he ido descubriendo de ellos me ha encantado, así que esperaba este nuevo trabajo con la expectación de saber si serían capaces de continuar con esa línea tan magistral que siempre han venido dibujando, y, desde luego, con esa subjetividad declarada, os aseguro que estamos ante una obra maestra.

Debemos dividir el disco en dos partes bien diferenciadas, la primera son siete temas que no guardan más relación entre sí que la calidad que atesoran y que es más progresiva, con partes más duras; la segunda, a la que han titulado "La fábula de los tiempos", es una especie de homenaje a su tierra andaluza, concebidos como un todo conceptual y en el que brillan más las partes quietas y las influencias flamencas (aunque estas están presentes, en mayor o menor medida en todo el disco). Y un nexo común entre ambas partes, cual es la excelente producción, el sonido cristalino, estando todo en su sitio, haciéndote disfrutar de una oda al virtuosismo del alma.

Se inicia el viaje con "Conjura" para, de forma dulce y parsimoniosa, usando tan solo (como si fuera poco) una guitarra andaluza y un teclado desafiarnos con "Perder el norte", Y digo desafiarnos porque estamos ante un tema potente, con una marcada progresividad, muy en la onda de "Rotta", conjugando momentos más duros, avalados por la guitarra de Zagalaz, con otros más tranquilos, y siempre arropados por la excelente forma de cantar de Yiyi, y ese tono tan particular que lo hace plenamente identificable. Por su parte, "Azul y sal", primero, si mal no recuerdo, de los anticipos que editó la banda es, preciosa, sin más. Siempre apoyada en un coro de palmas y con una letra realmente embaucadora que acaba por estremecerte en cuanto suenan las primeras notas de la enorme guitarra española de Zagalaz... ¡que forma de mezclar el flamenco con el sinfonismo, brillante!!.

En cuanto suenan las primeras notas de "Jardín del Sur", otra de las canciones que ya nos adelantaron, eres realmente consciente de lo que tienes entre manos, pues, ese inicio con una base impecable (que buenos son Francisco Nieto y Carlos Nuñez), Yiyi cantando como los ángeles y el piano de Germán abrazando todo lo que suena, hasta que llega de nuevo Zagalaz para darnos una muestra de lo que es realmente el mestizaje, de lo que significa aunar guitarra española con eléctrica y volver a introducir ese cuerpo de madera con curvas de dama que evoca a la bella mujer andaluza. Bella, sin duda como "Ecos de un tiempo" lo es, a la vez que íntima, en la que a toda la amalgama de sonidos se le une una fina mandolina y una flauta cuyo resultado final es realmente fabuloso.

Llegamos a "La trampa del ayer" con ciertos aires "funkies" en su inicio con las marcadas notas del bajo que nos conducen hasta pasajes matizados de jazz y de una esencial guitarra española que absorbe los mil matices de la música de Alhandal para, sin solución de continuidad, como anunciándonos el final de la primera parte de la obra mandarnos al heavy de "Mentiras de verdad", tercer single del disco; metal moderno, progresivo, cambios de ritmo excelente, letra contestaria contra el momento político y social que atraviesa, posiblemente, el mundo entero, no solo España.

A partir de aquí, las cinco partes de "La fábula de los tiempos", deben ser enlazados como un todo y que resultan un tanto más alejados del rock, aunque menos de lo que pudiera parecer, pero que son absolutamente alucinantes; mucha guitarra flamenca, mucho pasaje instrumental tranquilo, del que se degusta en la comodidad de un sillón, con una buena copa de vino tinto, prestando atención a cada una de las sonoridades que se desprenden de cada una de las notas, entremezcladas con piano; "Ritual de la pena"; "Dueña de mi despertar (Terral)"... una especie de bulerías, con palmas, coros rocieros, pero coño! con una guitarra eléctrica que desde un segundo plano se mezcla con una española y el bajo con un resultado final precioso, y que a cualquier amante de la buena música le debería poner la carne de gallina. Y eso que aún no ha entrado a jugar la flauta, porque en ese justo momento ya estás babeando.

Pero es que todo es destacable en este disco..., en la maravillosa "Danza de los vientos" introducen matices arabescos en una instrumental bestial, con reminiscencias a Ñu, a todo el rock progresivo andaluz de los setenta; una canción que rezuma Andalucía por los cuatro costados que huele a azahar, a jazmín, que evoca un patio, como el de los admirados Triana, que se siente, que duele cuando la guitarra española da paso sin dejar de sonar a una parte eléctrica contundente... ¡vaya siete minutos de orgía musical". Lo mejor que he escuchado en mucho tiempo.

Nos vamos despidiendo con "La última vez (Sirocco)", tema que va creciendo poco a poco, afianzándose, de forma lenta, pausada, oscura mediante la voz de Yiyi para desembocar en un claro luminoso compuesto una vez más por esa mezcla de guitarras que tan magistralmente ejecuta Zagalaz, de verdad, impagable, ese minuto y medio final con guitarra eléctricas, mandolina, palmas... Y como corolario, "Canción del retorno (Éxodo)", balada monumental en la que Yiyi susurra cantando, Germán Villen dibuja un colchón con sus teclas que parece arroparte... y llega Zagalaz con su eléctrica... imaginad un "Brothers in arms", tan íntimo, tan grande, tan sentimental que consigue emocionar al más rudo de los oyentes... no me quedan palabras, no... me he quedado sin ellas, que no es lo mismo... quiero volverlo a oír otra vez.

ALHANDAL han conseguido volver a emocionarme. Son muy grandes, mucho.

Yiyi Vega: Voz
Juan Zagalaz: Guitarras, mandolina, laúd
Francisco Nieto: Bajo
Carlos Núñez: Batería y percusiones
Germán Villén: Teclados.

Sello
Mox Records & CD Music