Akphaezya - Anthology II: Links from the Dead Trinity

Enviado por BlackStorm el Jue, 15/11/2018 - 17:10
4231

1. Preface - 01:59
2. Chrysalis - 06:09
3. Beyond the Sky - 05:19
4. Khamsin - 03:24
5. Reflections - 04:50
6. Awake - 01:56
7. The Golden Vortex of Kaltaz - 06:42
8. The Secret of Time - 07:15
9. Stolen Tears - 01:50
10. Trance: H.L.4 - 02:01
11. The Bottle of Lie - 08:06

Álbum completo

Me he embarcado en un ejercicio interesante últimamente. Cosas que hace uno para lidiar con el aburrimiento que supone el estar trasladándose constantemente de un punto a otro. ¿En qué consiste? Bueno en ver caras... Sí, solo ver el rostro de esas personas aleatorias que por alguna razón desconocida se cruzan en mi camino diariamente para desaparecer en escasos minutos para siempre de mi vida. Nunca serán recordados por mi persona, no más que el ínfimo tiempo que me quedo yo reflexionando al verlos, preguntándome: ¿qué hay detrás de esa carta de presentación? Todas las personas tienen una historia, tienen algún combustible que los ha llevado a estar ahí parados al lado mío en el mismo vagón del metro. ¿Estará esa persona sufriendo? ¿Es feliz? ¿Cuáles son sus preocupaciones? ¿Qué estudia? ¿Tiene familia o alguien que lo quiera?

Es increíblemente entretenido para mí intentar predecir esas cosas con tan solo ver un rostro y una vestimenta. ¿Qué tanto puede uno deducir con tan poca información? Haciendo un paralelismo, ha sido igual de entretenido hacer lo propio con un disco que ha llegado a mí, con una portada raruna que contiene un par de bosquejos de un anciano que parece proveniente de algún reino místico, un nombre peculiar (“Anthology II: Links from the Dead Trinity”) contando –al parecer- la segunda parte de una historia cuando curiosamente es el primer trabajo de la banda y buscando entre su discografía no aparece ninguna primera pieza; encima a todo eso la firma que tiene la placa es de un nombre cuanto menos llamativo: “Akphaezya”.

Posibilidades varias pasaron por mi cabeza al intentar descifrar cuál era la historia detrás de tan curioso disco, el mensaje que buscaba transmitir o cómo sería el tono de las guitarras y el resto de los instrumentos. Lo único que sabía del susodicho es que es del controvertido género Avant-Garde Metal del que si algo he aprendido es que ni siquiera esperar lo inesperado es preciso y esto no hace más que confirmarse cuando suena Preface con un intro de trip-hop acompañado de unos susurros en el trasfondo que parecieran estar puestos al azar, pero que en realidad están contándote una historia dentro de un álbum enteramente conceptual.

“El siglo 13 nace en el estrangulamiento. El estrangulamiento de los bosques y mares de Akphaezya. Los desiertos humanos, el más grande de los 14 reinos, se convirtieron, con la cara de la nueva reina, en una maldición para su gente. Sus ejércitos, conquistando los últimos bosques en el noreste, extendieron una ardiente arena muerta sobre los elfos y las civilizaciones fantasma de los centauros. Era como si la ambición de Shyrya hubiera crecido con los últimos ciclos de los soles gemelos...”

El prefacio ya nos adelanta que aquí hay una obvia insistencia por crear música teatral, por expresar junto con palabras los sentimientos de cada personaje, de contar una historia, la que está de detrás de ese extraño nombre y portada, contar la historia de Akphaezya sin demasiadas pretensiones.

Así mismo como la crónica expresa muchas emociones, teatralidad y cambios constantes, la música, que es el medio que se utiliza para materializar todo eso, sigue exactamente el mismo ritmo. Desde la blacker-gótico-progresiva Chrysalis que resalta con un muy buen uso de pianos y el amplio registro vocal de Nehl Aëlin que –debo decir- es una señorita que destaca bastante bien en sus labores dentro de la banda, siendo el núcleo y la razón principal por la que las composiciones tienen tanta expresividad al compás de la historia que cuentan, pudiendo cambiar de guturales a voces limpias casi operísticas dentro del mismo track; hasta la sacada de una de las películas de Disney (reiterando con el dramatismo que se siente a lo largo de esta obra) Beyond The Sky (tristona pero con hermosos pianos. Las voces –nuevamente- son espectaculares y ojo a ese tramo final cambiando inesperadamente con guitarras... ¿españolas?), se percibe un anhelo por hacer de esta música -e insisto- igual de calurosa, dramática y épica que la historia de Akphaezya.

Pendiente a Reflections, introduciendo buenas guitarras que convergen con el piano dando cierto saborcillo smoothjazzero, las voces caricaturescas son simplemente geniales, pero cuando el tema crece y se acerca al clímax cerca del minuto 4, es cuando ya se me han puesto los pelos de punta, un solo melódico, cargado de feeling, que suena espectacular encima del piano que aún sigue dándose vida, crean un ambiente en verdad muy elegante y encantador. Los teclados no hacen más que darle mucha vitalidad a esta música, eso se nota en el inicio de The Golden Vortex Of Kaltaz justo antes de partirnos en seco con riffs que parecen sacados de Arch Enemy, por otro lado, The Secret Of Time toma recursos un tanto diferentes, se va por los punteos arábicos, junto con elementos sinfónicos.

Desde el jazz al reggae, rifss punzantes y growls; a voces limpias encima de un piano con acústicas pasando por registros vocales rarísimos junto con influencias orientales y tribales, hasta por el uso de acordeones en el metal, Akphaezya en su disco debut se han marcado una entrega variada y redonda que a pesar de no ser la quinta esencia del avant-garde, sí que debería captar la atención de quien guste de la música vanguardista y las mezclas que desafían la corriente. Una pieza hermosa, dramática, con un ritmo excelente, unas voces de encanto, buenas guitarras y una base rítmica que a pesar de que no puede catalogárseles de virtuosos, hacen un trabajo notable. Un punto negativo podría ser que entre tanta mixtura se les va la mano en ocasiones puntuales que lo hacen sentir un poco forzado, pero fuera de eso es debut que será recordado en venideras generaciones.

«Frágil como un diamante de cristal ... Chrysalis, ¡te convertirás en una mariposa!»

Nota final: 8,5

Stéphane Béguier: Bajo
Loïc Moussaoui: Batería
Stephan H: Guitarras
Nehl Aëlin: Voces, Teclados

Sello
Ascendance Records