Age of dust - Messenger in a soulness world

Enviado por Alexrock el Jue, 25/02/2016 - 14:23
3787

1. If to die is to sleep...
2. Genesis
3. Desires
4. Nichts
5. Moon for a poet
6. Someday
7. Queen of chaos
8. Trial
9. Angel dust
10. No shade of grey
11. Slaughter of insane (The fall)

En alguna ocasión he dado muestras por estos lares de gustar pinceladas gótico sinfónicas, es más, bandas como Theater of Tragedy, Therion o Diabulus in Música, por poner algún ejemplo, fueron en su momento de cabecera de quien suscribe; sin embargo el paso del tiempo y la búsqueda de nuevas sensaciones dejó un tanto apartado ese estilo musical. Y mira tú por dónde que en estos días en que parecía volver el frío a la península ibérica ha llegado a mis oídos una excelente banda, Age of dust, que como entenderéis y habida cuenta la introducción, practican metal gótico sinfónico, además lo hacen, muy, pero que muy bien.

Nacidos en la ciudad condal en el año 2010 debutan a nivel discográfico apenas hace unos meses y lo hacen, además, mezclando el estilo referido con elementos barrocos que dotan de mayor fuerza sus composiciones, hasta el punto de entroncar en ocasiones con los grandes Haggard, y eso que la banda está compuesta por apenas tres miembros, (se ha unido en noviembre de 2015 a las baquetas Pol) llenando, aún así, todos los espacios de una forma más que aceptable.

A mayor abundamiento, han conseguido una producción increíble, nítida como requiere el estilo y en el que esa mezcolanza entre las voces guturales de Sergio y las operísticas de María Rugo, soprano mexicana que me ha sorprendido gratamente, embasta tan bien que te invitan a escuchar el disco muy atentamente.

Y es que tras la atractiva portada nos encontramos de buenas a primeras con una épica intro "If to die is to sleep..." que sin solución de continuidad nos transporta hasta "Génesis", donde la ambientación y orquestación llevada a cabo por Marta, los coros constantes y esa disputa entre María y Sergio es sublime (que bien canta María), no obstante lo cual nos encontramos ante un tema duro y oscuro en ningún caso exento de fuerza.

"Desires" es mucho más apocalíptica, repleta de coros y en el que varios cambios de ritmo la dotan de cierta progresividad favoreciendo el lucimiento de María; por los mismos derroteros se mueve "Nichts", aunque aquí ganan protagonismo las voces guturales de Sergio y ese genial contrapunto que ofrece a la soprano.

Momento ahora para el lucimiento de la base de la banda, formada por las cuatro cuerdas de Marta y la batería (no he podido determinar quien se esconde tras las baquetas) en "Moon for a poet", tema rápido y contundente, aunque su inicio pausado nos pueda despistar al principio, pero también con pasajes orquestados, como todo el disco, en verdad. A continuación "Someday" se configura como la balada del disco, un tema cálido, cantado casi a capella por María (en realidad se hace acompañar de un bonito piano) y que supone uno de los momentos más emotivos del disco.

Vuelta a la caña, vuelta a la alternancia de guturales y voces limpias con "Queen of chaos" donde la complejidad, abrazada de mil matices oscuros vuelve a reinar, donde de nuevo nos acordamos de Haggard, de los primeros Therion, en contraste con "Trial", donde abandonando un tanto el barroquismo del que hablábamos al principio nos dejan un tema mucho más actual, con retazos de Nightwish que rompen un poco la tónica general del disco.

Y vamos finalizando la escucha del disco con un magnífico trío formado por "Angel dust", complicada y llena de matices, muy orquestada; Shade of Grey" en la que a esas mismas características debemos añadir cierto tono progresivo que aún engrandece más la calidad de la composición y "Slaughter of insane (The fall)" medio tiempo que sirve para despedirnos con un largo aplauso a la banda, y en especial a María Rugo que hace un trabajo excepcional.

No es el metal sinfónico sencillo de ejecutar, pero cuando tres músicos como los que nos ocupan muestran todas sus dotes y crean una obra como esta no cabe más que el alago y cuatro cuernos, bajitos, pero cuatro cuernos para una obra que será del agrado de los fans del género, y muy por encima de otras composiciones que se quedan a medio camino... esta desde luego no. Enhorabuena, Age of dust.

Voz: María Rugo
Guitarra y Voz: Sergio Ainoza
Bajo: Marta Coscu

Sello
Autoeditado