Aethyrick - Gnosis

Enviado por Mendoza M. el Dom, 15/03/2020 - 06:07
4466

1. Will Embodied
2. Oneiric Portals
3. Stellar Flesh
4. Your Mysteries
5. Blood Acre
6. Anointed Bones
7. Golden Suffering

Disco Completo

Aethyrick nos presenta con este "Gnosis" un hermoso trabajo que da continuación a lo realizado anteriormente en su debut, el brillante "Praxis" del 2018, obra que recomiendo encarecidamente si eres afín al Black tan elegante y esotérico que practica este misterioso dúo finlandés.

A diferencia de otros grupos que prefieren ni acreditarse, estos muchachos por lo menos tienen la delicadeza de arrojarnos sus seudónimos: Gall y Exile, aunque no sabemos qué instrumento toca cada quien y por ende es poco lo que puedo hablar de ello. De lo que sí puedo opinar es del agraciado trabajo que se mandaron este año. Y es que "Gnosis", sin ser tan melódico o sutil como el debut, sí que lleva a cabo un Black Metal, podría decirse, sofisticado y refinado, pero que no rehúsa del todo a abandonar la entereza, la firmeza y la robustez típica del estilo. Pero sí deseo hacer énfasis en cómo el disco sabe conmover y entretener sin la necesidad de entablar un conflicto encarnizado con el oyente, sino que opta más bien por intercalar estos momentos de tensión y sosiego sin muchos aprietos.

Con una temática basada en la magia, la hechicería y otras arcaicas artes enraizadas al folclore de ciertos lugares boscosos de Europa, Aethyrick desenvuelve siete temas trepidantes, melódicos, brillantes a grandes rasgos y que siguen un sendero común. El modo de componer las escenas es cuanto menos evocador. De entrada destacará una eficaz guitarra que se contorsiona de distinta manera según sea su propósito ante el oyente. Está el punteo taciturno clavado a mitad de "Will Embodied" o el riff desasosegado que resquebraja el clímax de "Your Mysteries". En concreto, esta facilidad casi arácnida de los finlandeses para entretejer y conectar las diferentes capas de melodía será un elemento crucial y brutalmente dramático, ya que sabe atraer nuestra atención como si de un foco se tratase, destacándose así en el marco de una producción más que correcta.

Más allá de esto encontramos en los envolventes teclados otro factor a destacar, ya que corresponden de buena manera con la naturaleza de los temas y les potencia, mostrando suma prestancia a la hora de dotarlos de épica y músculo. Este factor atmosférico de a poco irá adquiriendo cada vez más importancia en la composición, llegando al punto en que el sus intervenciones se convertirán en elementos casi autónomos, como bien se puede apreciar en grandes tramos de "Anointed Bones" por ejemplo. La batería es protocolar y sin mucho truco, pero la grimosa voz asume el rol que le corresponde y demuestra personalidad, insertando así el contrapunto de agresividad que no tiende a predominar especialmente en ningún otro instrumento.

El disco gira en espiral con mucha soltura, con temazos como "Oneiric Portals" y "Stellar Flesh" que conjugan excelentemente la potencia y la melancolía. La colección de riffs es profunda, con despliegues precisos y un conjunto seguro de sí mismo que nos permite apreciar cada matiz en su totalidad. Esta precisión a la hora de introducir todos los instrumentos en el mismo bol no deja de mostrar formas artesanales. Todo suena totalmente orgánico y se nota hasta en los elementos mas anecdóticos del trabajo, lo que dará como resultado una obra que fluye por sí misma y que desparrama una variedad más que interesante

Sin duda a medida que transcurre el minutaje los temas se van integrando de manera más acertada. "Blood Acre" catapulta el lado más sinfónico del álbum con leves pinceladas de guitarra acústica de por medio, mientras que "Golden Suffering" osa a desarrollar una exhibición de agresividad de corte clásico tan contundente como melódica. Y aunque de a ratos compactos, el dúo nos presenta una interpretación limpia y sólida en líneas generales que destapa capa tras capa de un Black pulcro y moderno, muy acorde a los estándares de calidad de los tiempos que corren.

El aglomerado de composiciones resultan adecuadamente equilibradas, mostrando una exquisita finura para las melodías con la excusa de tratar temas espiritistas o misteriosos. La portada es espectacular, con un trasfondo muy ligado a la esencia de las letras lo cual nos otorga una sensación de conceptualidad que deja buen sabor de boca. En sí, Aethyrick acierta y nos otorga un trabajo lleno de buenas ideas y de imaginación. En mi opinión no supera lo conseguido en el debut, pero se puede considerar como una buena reafirmación de intenciones y que me hace presagiar un progreso lento pero seguro. Cuatro cuernos.

Exile: Desconocido
Gall: Desconcido

Sello
The Sinister Flame