Aethyrick - Apotheosis

Enviado por Mendoza M. el Dom, 24/01/2021 - 19:40
4466

1. The Starlit Altar
2. Rosary of Midnights
3. Flesh Once Divided
4. In Blood Wisdom
5. With Determined Steps
6. Path of Ordeal

Álbum completo

A sólo un año de su anterior lanzamiento, el dúo finlandés Aethyrick nos entrega el capitulo final de su trilogía con "Apotheosis", un álbum que reúne las características propias e inconfundibles de su sonido a la vez que nos presenta un personaje que por fin parece haber alcanzado ese plano elevado y monumental de conciencia. Un viaje que dio inicio con la muerte terrenal en "Praxis", que siguió con el arduo aprendizaje en "Gnosis" y que ahora, finalmente, desemboca en esta especie de culmen triunfal y divino. El ser uno con el firmamento.

Musicalmente hablando, vemos como nuevamente se le concede una importancia extraordinaria a la captación de la atmósfera, exaltando la fuerza que yace entre la guitarra y el insistente teclado para bosquejar un resultado final que, como de costumbre, se palpa sumamente orgánico. Se emplea un acentuado gusto por la armonía, encuadrándola entre murallones de distorsión que nos ofrecen una mirada a la bóveda celeste, a ese plano superior que el grupo busca construir mediante una temática conceptual perfectamente hilada que se entrega a la brazos del precioso simbolismo de su portada. Estamos quizás ante la última obra del gran Timo Ketola, la cual nos muestra cómo el sátiro apunta con su flecha a las catorce estrellas de la constelación de Draco, las mismas que vemos en la portada del "Praxis", pero que ahora yacen acomodadas para encarnar un poco ese sentimiento de clímax, de apoteosis total.

El trabajo se impulsa mediante las virtudes que ofrece un Black Metal atmosférico de buen calibre como este, con temas que bien saben representar la melancolía más pura y llena de perspectivas gracias a esta perenne colisión de instrumentos. Se introduce el misterio mediante la voz, la cual ejerce una destacada influencia sobre la capacidad del conjunto instrumental. Y a lo largo de todo el minutaje, el álbum se desenvuelve a gusto en esa aura dramática y cósmica, dando a entender el triunfo del mensaje artístico por encima de la mera técnica compositiva. Y es que la pasión con la que el dúo descerraja sus temas le permiten retratar de forma acertada sus idealismos pasados de rosca con una soltura admirable, sin caer nunca en excesos.

En canciones como "The Starlit Altar" y "Flesh Once Divided" aparecen elementos de gran poderío, con notas alargadas y riffs alucinantes que saben como envolver al oyente atento, mostrándonos a un conjunto que se despacha a gusto pese a revolcarse en una simpleza de a ratos descarada. Con mucha naturalidad, las interpretaciones priman la mirada personal del dúo, alejándose un poco de los esquemas típicos del subgénero salvo en momentos puntuales de enorme carga dramática, en los que la cólera blacker se deja entrever por medio de fúricos blast beats que se llevan todo por delante. A su vez, a medida que las canciones alcancen su plenitud, nos toparemos con escenarios un tanto dispersos; de melodías inquietas, mucho teclado y de vehemencia vocal que fijan un modelo de composición un tanto proclive al caos y a la confusión generalizada.

Sin duda la propuesta de Aethyrick se beneficia enormemente de este componente emocional, arraigado a un buen dominio de los ambientes y de los matices que yacen escondidos tras capas y capas de guitarrazos que demandan cierta predisposición por parte del oyente. Las alusiones a los lanzamientos anteriores serán constantes y ejercen de pivote central para todo lo que aquí se desenvuelve. Y sin embargo, pese a no lograrlo del todo, esa confesa intención de alejarse del Black Metal convencional por medio de ese estudiado y enrevesado trasfondo místico y esotérico les concede una fuerte y meritoria seña de identidad. O por lo menos lo suficiente para que su chiste no sea tan personal como para que sólo ellos puedan entenderlo.

Hay muchos momentos álgidos a destacar, pero sin duda los temas con más colmillo y quilates son aquellos que pueden presumir de un porte triunfal y esplendido, por cuanto su convulsionado andar desempeña un papel crucial en el disco. En "Rosary of Midnights" y "In Blood Wisdom" se llevan a cabo, quizás, los momentos de mayor expresividad en la carrera del grupo. La unión de los instrumentos es precisa, con una guitarra autoritaria que se impone a su voluntad, despachándose largos y cíclicos devaneos melódicos que toman a la imaginación por los pelos y la impulsan directo al insondable infinito. Nuevamente se demuestra que el combo no es prodigioso ni exuberante a la hora de componer, pero parece que logran gambetear todo tipo de carencias gracias a esos evocadores arrebatos colmados de belleza y sentimiento.

Con este disco Aethyrick demuestra una total madurez en su propuesta. Y pese a la notable frecuencia de sus lanzamientos, cada trabajo parece superar al anterior al menos en algo, por más pequeño que sea. Esto sólo habla a claras de un proyecto comprometido, capaz de reinventarse haciendo uso de sus herramientas y mantenerse en boga gracias a su gran capacidad para hacer mucho con aparentemente tan poco. "Apotheosis" viene a cerrar este viaje por medio de un Black Metal de corte atmosférico sumamente accesible para los afines al estilo. Un álbum correcto, emocionante, solidísimo y que tiende a ensancharse con las escuchas. Cuatro cuernos.

Exile
Gall

Sello
The Sinister Flame