Aerosmith - Honkin' on Bobo

Enviado por House el Mié, 20/06/2012 - 09:30
833

La década de los 2000 no fue precisamente el mejor momento para Aerosmith. Al menos no desde el punto de vista compositivo, creativo o como quiera uno referirse al hecho de escribir buenos temas de rock and roll. Aerosmith venían de editar los que posiblemente son los dos peores álbumes de su carrera de la mano del mediocre Nine Lives y el absolutamente desastroso Just Push Play sobre el que el propio Joe Perry llego a comentar en un momento de sinceridad como la grabación de este último había sido para él toda una lección de como no se debe grabar un disco de Aerosmith al mismo tiempo que reconocía como bajo su punto de vista la banda no había sacado un buen álbum en años.

Y quizá porque no tenían muy claro en que dirección enfocar su siguiente trabajo o siendo plenamente conscientes de la falta de inspiración que arrastraban desde hace bastante tiempo Aerosmith decidieron dejar a un lado las tareas compositivas, reunirse los cinco en el estudio y pasar un buen rato rescatando un puñado de clásicos y favoritos de blues. Por otro lado y desde el comienzo de su carrera Joe Perry y compañía habían demostrado tener un gusto especial a la hora de escoger viejas reliquias de blues y similares para versionar, caso de piezas como Walkin' the Dog, Big Ten Inch Record, Milk Cow Blues o Reefer Head Woman entre otras. Así que en cierto modo no es de extrañar que cuando Aerosmith entraron en el estudio para grabar Honkin' on Bobo acabaran entregando el que quizá sea el álbum que más se acerca en espíritu y esencia a esas primeras obras de los '70s así como el mejor momento de estudio por parte de la banda en más de una década.

Road Runner abre el disco con un desenfadado y divertido rock and roll en donde a través de las enérgicas guitarras de Whitford y Perry la banda se encarga de llevar a su terreno el clásico de Bo Diddley mientras las vocales de Steven Tyler con su habitual desparpajo se desenvuelven con la misma naturalidad con la que lo harían en un tema propio de Aerosmith coreadas por esos “beep-beep” en claro homenaje a los cartoon de finales de los '40s: Wile E. Coyote and the Road Runner.

Después de la dinámica y bailable Shame, Shame, Shame de Jimmy Reed nos encontramos con Eyesight to the Blind que cuenta con una vacilona interpretación de Steven Tyler y un piano empapado en whiskey al ritmo de boogie woogie capaz de hacernos sentir como si estuviéramos en algún honky tonk tomando unos tragos mientras disfrutamos de la banda sobre la tarima en una época en que la música y los músicos eran auténticos. Porque en ese entonces no habían correctores de voz, exageradas distorsiones para camuflar los errores o vergonzosos playback y el que valía se ganaba a la audiencia con su talento y al que no valía lo bajaban de la tarima a jodidos botellazos.

Baby, Please Don't Go es un tema que no necesita presentación. Ha sido versionado tantas veces que representa incuestionablemente uno de los mayores clásicos de blues y por extensión de blues rock de la historia. Quizá por eso y a pesar de la soberbia interpretación que se marca la banda yo hubiera preferido que entre tantos clásicos de blues para escoger nos hubieran sorprendido con algo menos trillado que este Baby, Please Don't Go en donde por otro lado Perry y compañía se ciñen más a la versión que grabaron Them en el '64 con esa sublime línea melódica inicial que al delta blues original de Big Joe Williams.

La cautivadora I Never Loved a Man (The Way I Loved You) de Aretha Franklin y que Steven y compañía rebautizan como Never Loved a Girl por motivos obvios nos ofrece una arrebatadora y sutil versión de aquella pieza de soul que en el '67 llevo a lo más alto a la incomparable voz femenina de Memphis. En manos de Aerosmith el tema cede un mayor protagonismo a las guitarras a la vez que la sección de vientos se queda en un plano mucho más secundario que en la original.

Back Back Train contiene el que para mí es el mejor momento de todo el álbum de la mano de una sublime pieza de country blues cuyos pasajes de armónica, coros femeninos y sobre todo la guitarra slide y la voz repleta de feeling de Joe Perry se encargan de trasladarnos a alguna desértica estación de ferrocarril con el sonido de campanadas de iglesia de fondo mientras esperamos el tren de regreso a casa en algún de lugar de Rossville, Tennessee.

You Gotta Move nos trae el clásico de Mississippi Fred McDowell, que The Rolling Stones popularizaron en su memorable Sticky Fingers del '71 y cuyos royalties permitieron a su autor jubilarse e incluso abrir una gasolinera luego de toda una vida como granjero y tocando a cambio de misérrimas propinas aunque injusticias de la vida McDowell fallecía poco después de cobrar los derechos de autor. Por otro lado la versión que Aerosmith nos entregan se aleja notablemente de la original o la que grabaron Jagger y Richards, lo cual se agradece bastante, e incluso Tyler se permite colar alguna frase de cosecha propia como ese: “Yeah... I was hangin' with the Devil when we made a pact... I'm drinkin' welfare whiskey smokin' food stamp crack...” que exclama hacia la mitad del tema y que queda que ni pintado.

The Grind nos presenta en forma de una muy inspirada balada el único corte original del álbum firmado por los gemelos tóxicos además de ser la mejor balada que Aerosmith han escrito desde aquella memorable Crazy del '93 y en lo que a mí respecta lo mejor que la banda ha compuesto en la última década. Asimismo, el tema constituye todo un acierto y un punto a favor para la banda ya que The Grind para nada desentona o rompe con la dinámica del resto del álbum e incluso a primera vista y si uno no echa mano de los créditos la canción podría pasar fácilmente como una versión más.

El disco continua con la explosiva I'm Ready de Willie Dixon en donde a pesar del buen hacer de la banda que deja su sello en la sensacional canción y del encanto de la voz de Steven Tyler este no consigue emocionar ni por asomo del modo en el que lo hacía sobre un par de acordes el gran Muddy "Mississippi" Waters cuando decía con su grave e intimidadora voz aquello de: “I got an axe handle pistol on a graveyard frame that shoot tombstone bullets, wearin' balls and chain. I'm drinkin' TNT, I'm smokin' dynamite, I hope some screwball start a fight. 'Cause I'm ready, ready as anybody can be. I'm ready for you, I hope you're ready for me.”

Luego de la caliente e irresistible Temperature de Little Walter en donde Steven Tyler nos regala uno de los mejores momentos a la armónica de todo el álbum llega Stop Messin' Around de los Fleetwood Mac de Peter Green. Un tema cuya presencia ha sido habitual en los shows de Aerosmith y en donde Joe Perry liderando de nuevo a la banda tras el micrófono y a las seis cuerdas nos entrega otro de los momentos estelares del álbum con la incendiaria y omnipresente armónica de Steven, los entregados punteos del propio Perry e incluso ese inspirado solo alrededor del minuto 1:32 firmado por Brad Whitford.

El punto final al álbum lo pone ese delicioso gospel con guitarra slide, coros y voces femeninas de Jesus Is on the Main Line que se encarga de recrear esa atmosfera de campos de algodón en donde los explotados trabajadores afroamericanos cantaban el blues para evadirse de sus penas y miserias.

Un 7/10 para Honkin' on Bobo, aquí no vais a encontrar absurdas atmosferas de efectos electrónicos como los que predominaban en el anterior Just Push Play y que nunca deberían formar parte del sonido de una banda como Aerosmith ni tampoco desechables e insípidas baladas de la índole de Hole in My Soul o Fly Away from Here, de esas que hoy arrasan en la radios de todo el mundo y en veinte años no las recuerda ni la propia banda. No, nada de eso, lo que vais a encontrar aquí son alrededor de 45 minutos de clásicos que se van sucediendo uno tras otro interpretados por la que en algún momento de los últimos cuarenta años fue la banda más grande de rock and roll americano.

p.d: Ahhh... por cierto... antes de que se me olvide... y por si alguien se lo está preguntando... ¡¡¿qué coño significa Honkin' on Bobo?!!... bueno, en principio el extraño titulo vendría a referirse a una expresión que Steven Tyler apadrino durante las sesiones de grabación del álbum para referirse a soplar la armónica aunque los términos aquí utilizados se asemejan bastante a los utilizados también en ciertas expresiones de determinadas jergas para referirse a encender un cigarrillo o que le hagan a uno una buena mamada... dos cosas por otro lado estrechamente relacionadas con los ideales del rock and roll y Aerosmith.

Steven Tyler: Voz, Armónica
Joe Perry: Guitarra
Brad Whitford: Guitarra
Tom Hamilton: Bajo
Joey Kramer: Batería

Sello
Columbia Records