Ad Nauseam - Nihil Quam Vacuitas Ordinatum Est

Enviado por MetalPriest el Vie, 12/07/2019 - 17:42
4325

1. My Buried Dream
2. Key to Timeless Laws
3. La maison Diev
4. Into The Void Eye
5. Terror Haze
6. Lost in the Antiverse
7. The Black Veil of Original Flaw
8. Superimposing Mere Will and Sheer Need

Allá por 2015, uno iba curioseando las novedades del momento cuando se encontró con algo fascinante: lo nuevo de Gorguts, solo que no eran Gorguts… de hecho ni canadienses eran. Los mendas resultaban ser italianos. Los “Gorguts” de marras se resultaban llamar Ad Nauseam y realmente, aunque pequen de poco originales, hay que reconocer que saben emular el estilo de sus iconos incontestables. Porque verán ustedes: cuando yo me puse por primera vez este Nihil Quam Vacuitas Ordinatum Est, supe que tarde o temprano (más tarde que otra cosa, visto lo visto) iba a traer esta opus para aquí. No es que esto sea un disco rompedor ni algo que haya cambiado el paisaje del Death Metal disonante/caótico, pero sí que es de los mejores trabajos del estilo que he escuchado en… toda mi vida. Que ya van siendo bastantes años a lo tonto... y esa clase de cosas merece respeto. Porque esto no es punk o un puñado de canciones de rock’n’roll hecho con dos o tres acordes y con el mismo esquema metido una y otra y otra vez. Esto es mierda jodida de componer, y más jodida todavía de hacer sonar guay, “digerible” y fluída. Y eso es precisamente lo que tenemos aquí.

Como veis, hoy no estoy para muchas gaitas. Lo que traigo lo llevo en la mano, al descubierto y te lo quiero enchufar en la oreja a la de “ya” si realmente comulgas con esta raza de desvaríos; porque sé que si comulgas, si te arrodillas, esto lo disfrutas fijo. No creo que te cambie la vida porque opus magnas como el Obscura salieron ya hace la folla de años, pero sí que soy consciente de la cantidad de horas de escucha que pueden seguir a la primera de prueba (55 minutos dura este chisme). Por lo que… es casi como un deber para mí el hacer que esto pase, amigo… en tanto en cuanto no los conozcas ya, claro. Porque si algo he aprendido que detesto con el paso de los años, es que odio venirle a papá mono con bananas verdes.

Total, que estos tipos de Schio, Veneto (Norte de Italia para medio-ubicarnos), vienen preparándose para asestar este “primer golpe” desde hace mucho tiempo. Desde 2002 se remonta realmente su historia, cuando arrancaron llamándose Kaos para al año re-bautizarse como Death Heaven y parir en 2007 su verdadero primer larga-duración; un más que apetecible disco de Death Metal. Pero ¿qué pasa? Que la peña madura, tanto personal como musicalmente, y Death Heaven acabaron por mutar en 2011 a Ad Nauseam, y es así como llegamos a este Nihil Quam Vacuitas Ordinatum Est, que viene siendo su “nuevo debut” y además un álbum cojonudo lo agarres por donde lo agarres (y aquí me apuesto los pulgares).

Lo que vendrían a ofrecer Ad Nauseam con este Nihil Quam Vacuitas Ordinatum Est, es precisamente lo que llevan trayendo Gorguts desde el Obscura (1998), sí… pero aún más concretamente en el estilo del Colored Sands (2013). Y también iría añadiendo a la ecuación otros elementos a tener en cuenta como los neozelandeses Ulcerate (muy fuerte su influencia) y demás bandas que tiran por el conocido como “Avant-Garde Death Metal” o el “death disonante”. Incluso sería justo recordar el Avant Black de Deathspell Omega... por ahí van los tiros. Y creo que no van en mala dirección, al menos en un sentido creativo o musical, ¿no? Aquí se conjunta el opaco e impenetrable death disonante del que vengo hablando con ligeros elementos de piano, y alguna que otra orquestación que dan el toque elegantón que esta música pide a gritos en su extrema complejidad. Después de todo Nihil Quam Vacuitas Ordinatum Est es un material fuertemente progresivo, técnico, oscuro, anarmónico y rugoso.

Ponerse a narrar temas sobra, podría destacar alguno para los curiosos, para que vean de qué va el asunto y hasta dónde son capaces de llegar Ad Nauseam, pero que quede claro que no son más que muestras, aquí todo es un conjunto musical que cae sobre nosotros como un ente unificado y global de gran tonelaje. Por mi parte, ejemplificaría de este Nihil Quam Vacuitas Ordinatum Est las siguientes piezas: My Buried Dream, Into The Void Eye y The Black Veil Of Original Flaw.

Voy a repetir que está claro que Ad Nauseam no re-inventan la rueda, que sí… que ya… Pero me come un poco las bolas a estas alturas de la película ¿por qué? Porque estos tipos son capaces de emular a auténticos iconos del metal extremo más refinado y complejo aportando además excelentes composiciones y progresiones. Detalle que… por mucho que comience a trillarse en esta música (que pienso que no lo suficiente todavía), tiene su valor e interés… sobre todo para aquellos que consideran el valor de todos los elementos musicales, su conjunto, el trabajo de sonido que hay detrás y las virguerías compositivas que hay por el camino.

Álbum prácticamente redondo. Puede que su única pega sea la duración, que viene siendo algo exagerada, a pesar de que no existe ni una sola nota o compás catalogable como relleno. Un 8,75 le doy yo. Ad Nauseam son una banda que vale la pena seguir con detenimiento, no sea que vuelvan a construir un zigurat de estas dimensiones (o mayores) y nos perdamos semejante obra arquitectónica del metal ¿no? Cuatro cuernos enormes. Cinco incluso si se quiere.

Matteo B.: bajo.
Andrea S.: batería.
Matteo G.: guitarras y coros.
Andrea P.: guitarras, orquestación, piano y voz.

Sello
Lavadome Productions