Acrimonious - Sunyata

Enviado por MetalPriest el Vie, 06/08/2021 - 16:51
4741

1. Nexus Aosoth
2. Lykania Hecate
3. Adharma
4. Glory Crowned Son of the Thousand Petalled Lotus
5. The Hollow Wedjat
6. The Sloughed Scales of Seperation
7. Vitalising the Red-Purple in Ishet-Zenunim
8. Black Kundalini

Al escuchar una opening como Nexus Aosoth a un servidor se le vienen muchas cosas a la cabeza, desde determinados soundtracks épicos de películas, pasando por bandas como Apocalyptica, A Forest Of Stars u otras que emplean instrumentos de cuerda tradicionales de manera maravillosa. Son esa clase de intros las que te seducen e inducen a segundas escuchas y a quedarte cada vez más y más con la propuesta de los fulanos que toca. Y en este caso, resulta que son Acrimonious los que están detrás de la “broma”.

Acrimonious, que proceden de la cuna de la democracia y la filosofía (Atenas) y se fundaron en 2003, pertenecen a esa raza de agrupaciones que comenzaron un poco dando palos de ciego (meritorios, pero sin una trayectoria fija) y que con los años terminaron asentándose en un sonido concreto. Todo sucedió cuando tras un debut bien curiosón como Purulence, Cain Letifer, fundador de la banda, unió fuerzas con Semjaza, con quien formaría una alianza sinérgica que terminaría por llevar a Acrimonious a otro nivel. Otro. Puto. Nivel. Por supuesto, a colación de esta eventualidad, los helenos acudieron por última vez a Agonia Records para materializar sus planes de la mejor manera materializable en base a sus posibilidades.

A estos sinvergüenzas los conocí cuando por fin me decidí a escuchar su maravilloso Eleven Dragons (2017), que podría definirse como el Lawless Darkness de los Acrimonious y de la pasada década. Por supuesto la cosa no quedó ahí; una vez probado el pastel… si está rico, hay que terminarlo. Era menester ir de ahí hacia atrás a sabiendas de la perita en dulce con la que habíamos topado, y ahí aparecieron Sunyata, el antes mentado Purulence y Perdition Gospels… Pues bien: si bien puedo decir que Eleven Dragons es el Lawless Darkness de los griegos… ya me costaría más decir que Sunyata equivale a Casus Luciferi. Básicamente porque no llega a esas cotas de genialidad u originalidad. Pero eso sí: que no se me levante del asiento el curioso porque aquí hay materia prima. Ya comentaba que habiendo escuchado Nexus Aosoth uno sabe que lo que vendrá inmediatamente después va a ser como mínimo de interés y es la verdad: lo que albergan los 55 minutos de Sunyata (dedicado principalmente a la Diosa Hécate) son una jugosa descarga de Orthodox Black Metal que el más acérrimo seguidor del género no debe perderse.

No me pararé a hablar de las letras porque a mí personalmente se me hace demasiado complicado de entender las pajas cabalísticas de Acrimonious y… tampoco dedicaré demasiados elogios al artwork, que… si bien es llamativo e interesantón, lo mismo es demasiado “colorinchis” para ser el estandarte de semejante esfuerzo de black ortodoxo. A lo que sí haré hincapié es al excelente manejo de las cuerdas de Cain y Semjaza, y también al valioso labor de este último en la grabación y mesa de mezclas. Detalle que no se puede despreciar, sobre todo cuando ya entró Lykania Hekate y te azotan esas guitarras como las olas al acantilado. Y todavía mejor se pone la cosa llegados al break del minuto cinco, hilando un poco con Nexus Aosoth. De aquí en adelante se nos presenta un nutrido elenco de canciones llenas de melodías y riffs llamativos, voces tanto blackers como ritualistas (aquí tenemos tres vocalistas) y un bajo que ofrece el ”final touch of evil” a la mezcla ganadora. Tal vez lo menos llamativo sea el apartado rítmico de Docre (ex-Acherontas), que no ofrece quizá demasiada versatilidad con su tendencia de ir folladísimo a las baterías.

Se podría hacer hincapié en determinadas canciones como Glory crowned Son of the Thousand Petalled Lotus o The Hollow Wedjat, pero creo que me conformaré haciendo especial mención a The Sloughted Scales of Seperation, la cual desde la primera escucha hechiza con su impertérrito riff acompañado de voces fantasmagóricas. Un trance total. Esta The Sloughted Scales está sin duda hecha de esa materia con la que se forjan las masterpieces de este culto musical. Una pasada, vamos.

Claro está que Acrimonious no son ni la mitad de la mitad de famosos que peña como Ofermod, Funeral Mist, sus homólogos Watain u Ondskapt (ventajas de ser suecos también, hasta cierto punto), pero no cabe duda que desde su Perdition Gospel de 2006 crecieron poderosamente y además siempre superando su esfuerzo inmediatamente interior. En el caso de este Sunyata de 2012, se puede percibir una mejora evidente que se acentuaría todavía más en Eleven Dragons cinco años más adelante. La cosa es darles la oportunidad que merecen como banda. No serán los cabezas del culto ortodoxo… lo mismo que otros como Ascension o (en menor medida) Fides Inversa, Chaos Invocation o Tortorum, pero ahí están: haciéndose discretamente con su nicho en una escena quizás excesivamente saturada a estas alturas de la película. No se puede olvidar tampoco que el Black Metal Ortodoxo es un género que emplea prolíficamente las melodías y las producciones limpias, cosa que a muchos puristas les chirriará demasiado, pero… ¡Es que no todo el Black Metal puede (ni debe) ser invariablemente raw!

Cuatro cuernos. Un 8,25.

C. Docre: batería.
Semjaza 218: guitarras, bajo, grabación, mezcla y master.
Cain Letifer: voz y guitarras.
ar-Ra'd al-Iblis: voz y letras.

Músico de Estudio:

Acherontas: voz.

Sello
Agonia Records